El acuerdo, más cerca que nunca

¿Y ahora qué? Las próximas claves para Grecia

El pacto desbloquearía los 7.200 millones pendientes del rescate

El BCE podría elevar el tope de emisiones de letras del Tesoro griego

Guardias helenos frente al edificio del Parlamento griego
Guardias helenos frente al edificio del Parlamento griego

El drama en varios actos en el que se han convertido las negociaciones entre Grecia y sus acreedores podría estar a punto de bajar el telón. La función continúa y ninguno de los actores ha dicho aún su última palabra, pero el guión suena a acuerdo y no a discrepancias como hasta ahora. La reunión de ayer del Eurogrupo desatascó las negociaciones y ahora parece probable que esta misma semana un nuevo encuentro de los ministros de Finanzas de la zona euro cierre un pacto definitivo.

¿Puede darse por hecho el acuerdo entre Grecia y sus acreedores?

No, pero prácticamente. El mensaje del presidente del Eurogrupo,Jeroem Dijsselbloem, fue ayer claro.Aún no hay pacto, pero la propuesta griega es una base para seguir negociando y se podría sellar el acuerdo final en una reunión extraordinaria del Eurogrupo esta misma semana.Las instituciones que forman parte de la troika de acreedores de Grecia (BCE,FMI y ComisiónEuropea) necesitan estudiar la última propuesta helena.

Por tanto, es más una cuestión formal y técnica que política lo que impide hablar de un acuerdo definitivo.Como dijo ayer Angela Merkel, hasta que no den el visto bueno las tres instituciones, los líderes europeos no podrán sellar un acuerdo cerrado. La decisión política de mantener al país heleno dentro de la zona euro y la precaria situación financiera de Grecia parecen haber prevalecido.

¿En qué cede Grecia?

ElGobierno de Alexis Tsipras está dispuesto a cruzar algunas de sus líneas rojas, como reformar en parte el sistema de pensiones o aprobar una subida de impuestos.A cambio del acuerdo que sirva para recibir la parte del rescate que aún no ha sido desembolsado, Grecia podría elevar el IVA aplicado a algunos alimentos o a los hoteles, por ejemplo.En materia de pensiones, otro de los grandes caballos de batalla de las negociaciones con sus acreedores, aceptaría eliminar a partir del próximo año las prejubilaciones, lo que aportaría un ahorro de unos 200 millones. También estaría abierto a reducir las pensiones de unos 800.000 funcionarios.

¿Significa esto que Grecia recibirá ayuda de forma inmediata?

En principio sí, aunque faltan por conocerse todos los detalles de cómo se desembolsaría el dinero. El país heleno y sus acreedores firmaron una extensión del rescate hasta finales de junio. Cuando se firme un acuerdo, elGobierno griego recibirá parte del último tramo del segundo programa de asistencia a Grecia de 7.200 millones de euros. No se sabe aún cuánto importe se embolsará elEjecutivo de Alexis Tsipras, cuyas maltrechas arcas han menguado hasta extremos alarmantes en las últimas semanas.

¿Cuáles son los próximos compromisos de pago de Atenas?

El 30 de junio no era solo la fecha límite para la extensión del segundo rescate a Grecia.Ese día está marcado en rojo en el calendario delGobierno heleno porque debe pagar 1.600 millones de euros alFMI. El país decidió agrupar todos sus pagos de este mes a finales de junio, para ganar así tiempo y avanzar en pos de un acuerdo que le permita cumplir con sus obligaciones de pago. El 20 de julio, el país debe devolver al BCE un tramo del rescate en un pago que da inicio al intenso calendario de compromisos de Grecia en verano.

¿Qué dice del hipotético acuerdo el FMI?

RLa institución presidida por Christine Lagarde ha sido hasta ahora la institución acreedora más exigente con Grecia y también la más díscola conBruselas. De ahí que sea tan importante la opinión delFMI, cuyos delegados se levantaron de la mesa de negociación conGrecia hace un par de semanas debido a la falta de avances. Este organismo, presente también en la cumbre extraordinaria de ayer enBruselas, solo dijo que está estudiando las nuevas propuestas de Atenas.

¿Cómo podría cambiar la actitud del BCE?

La decisión del BCE de elevar el importe de la línea de liquidez de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés) para la banca griega ha sido crucial para evitar el corralito en el país, en particular en las últimas semanas, cuando se ha acelerado la salida de depósitos. Ayer mismo el BCE incrementó esta ayuda. En caso de que se hubieran truncado las negociaciones, el organismo presidido por MarioDraghi podría haber decidido aplicar un recorte mayor a los colaterales de la banca griega, lo que habría asfixiado a sus entidades financieras.

Ahora, en caso de que se alcance un acuerdo, el BCE podría abrir la mano con las emisiones permitidas alTesoro griego. Hoy poy hoy ese tope se sitúa en los 15.000 millones de euros y los mayores compradores son los propios bancos griegos. Para más adelante quedaría la opción de que el organismo central comprara deuda soberana helena. Para ello debería volver a aceptar estos bonos como colaterales (haciendo así una excepción a pesar de ser bonos basura) y dejar de contar con más del 33% de la deuda griega en su balance, algo que no sucederá hasta el próximo mes de julio.

Normas
Entra en El País para participar