"Es importante que los bancos sean rentables"

Goirigolzarri replica a Podemos: la banca pública es insostenible

Defiende que solo se puede dar crédito cuando se hace de forma estrictamente profesional

Asegura no tener ningún apego al cargo y que su puesto está a disponsición de los accionistas

El cambio político en gran parte de los ayuntamientos y autonomías de España protagonizado por Gobiernos encabezados por Podemos y el PSOE, ambos proclives a crear bancos públicos o de retrasar la privatización del nacionalizado Bankia, ha abierto un debate que para los banqueros parece totalmente estéril. Consideran que no es necesario la creación de estas entidades, que estarían vinculadas a los Gobiernos de turno. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, fue ayer uno de los más críticos. Su opinión sobre este debate era una de las que más morbo despertaba, al ser el primer ejecutivo de un banco nacionalizado y sobre el que giran gran parte de los posibles embriones de estas potenciales entidades públicas. “Llevo casi 40 años trabajando en banca. He trabajado directamente en muchos países y no conozco ningún banco público en banca comercial de tamaño significativo que, conducido como instrumento de política económica, sea sostenible en el tiempo”, sentenció.

El número uno de Bankia defendió que la solución es que las entidades con capital del Estado se privaticen y puedan así desarrollar su actividad y ser rentables. Y ese es el destino que espera a Bankia, cuya privatización según el calendario fijado por el Gobierno español es 2017, aunque para Bruselas no existe ninguna fecha para que el Estado salga de su capital, según explicó ayer Joaquín Almunia, excomisario de la Competencia de la UE. Almunia recordó que en el caso de Bankia solo existía un calendario para su reestructuración, no para su privatización.

Goirigolzarri reconoció ayer, de hecho, que este plazo podría alargarse. El PSOE, de hecho, tiene sobre la mesa si llega al Gobierno en las próximas elecciones generales ampliar el plazo de la privatización del banco hasta que se pueda vender a un precio que permita recuperar los 22.424 millones de euros de ayudas públicas recibidos.

El presidente de la AEB, José María Roldán, también consideró complicado e innecesario su creación. “No es fácil mantener un banco público sometido a todos los parámetros de regulación actual”, afirmó.

Tenemos una memoria frágil. Pensemos qué era Bankia y cuál era su gobierno corporativo hace tres años

Ambos ejecutivos, que participaron ayer en un curso en la UIMP organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y patrocinado por BBVA, tampoco creen necesario la creación de un nuevo banco similar al ICO, que permita a las pymes, sobre todo, obtener financiación más barata y fácilmente. Con tipos de interés casi en el 0% y con todos los bancos deseando dar crédito ahora, la función de un banco público parece menor, según la opinión de varios banqueros. “Todos queremos dar más crédito ahora”, argumentó Goirigolzarri. Dicho esto, el presidente de Bankia reconoció que la banca aún no ha recuperado la confianza de la sociedad y aseguró que los bancos tienen que escuchar a la sociedad. Goirigolzarri alertó que las entidades financieras no rentables o con rentabilidad “insuficiente” como para atraer capital son una “rémora” para una sociedad. La rentabilidad, precisamente, es una de las asignaturas pendientes de la banca española. La rentabilidad media ahora es del 5% (del 8,7% en el caso de Bankia), porcentaje que parece que no cubre el coste de capital, que está, según el banquero entre el 10% y el 12%. Goirigolzarri, que negó ayer apego a la presidencia de Bankia, cree que incrementar la rentabilidad en un entorno de tipos históricamente bajos y de desendeudamiento de la economía no es una tarea “fácil”.

Roldán alertó sobre el riesgo que supone que se prolongue mucho tiempo la actual situación de tipos de interés ultrabajos. Consideró que “a medio plazo” podrían hacer que surgieran burbujas en algún sector de la economía. “Hace poco teníamos miedo a un credit crunch (contracción súbita del crédito) y a que no hubiera capacidad de financiar la recuperación económica y ahora vemos que el crédito crecerá a finales de este año o principios de 2016”, dijo.

Normas