II Cumbre Hispano-Árabe

El desafío de adaptarse al visitante árabe

España quiere atraer turistas de los países del norte de África y el Golfo, así como exportar allí su experiencia

A la izquierda, Eduardo López Busquets director general de Casa Árabe. A la derecha, Marta Blanco, directora general de Turespaña.
A la izquierda, Eduardo López Busquets director general de Casa Árabe. A la derecha, Marta Blanco, directora general de Turespaña.

El turismo se suele definir como el mejor medio para acercar culturas, una explicación de la que echó mano la directora general de Turespaña, Marta Blanco, durante su intervención en el II Foro Hispano-Árabe. Blanco abogó por el turismo como un medio de acercar a los ciudadanos y aseguró que, aunque las instituciones como la que dirige intentan poner todos los elementos para promoverlo, las empresas deben ser igualmente protagonistas para propiciar esa proximidad.

En el caso de los países árabes, la directora general del instituto de turismo español consideró que estos componen una zona con una gran capacidad de emitir visitantes, en la que un destino tradicional como España debe poner el foco, más aún si se tiene en cuenta el gasto que realizan estos durante sus viajes, ya que según señalan las estadísticas citadas por Blanco, este se ha incrementado en los últimos tiempos en un 40% en el caso de los visitantes árabes. “Por estas razones, Turespaña ha querido multiplicar los esfuerzos con medidas como la apertura de una oficina en Emiratos Árabes Unidos, para atender sobre el terreno la promoción de nuestro país como destino turístico”, expuso.

Y es que la responsable de Turespaña advirtió de que las buenas perspectivas del sector –la Organización Mundial de Turismo (OMT) prevé un incremento en el número de visitantes internacionales hasta alcanzar los 1.800 millones en 2030 (el año pasado se registraron 1.138 millones)– representan más oportunidades de negocio, pero también un incremento de la competencia.

Las empresas del sector deben pensar más en los clientes musulmanes

Para que la oferta española destaque entre todos esos destinos que pretenden atraer a los turistas de los países del norte de África, el Magreb y la península arábiga, Eduardo López Busquets, director general de Casa Árabe, subrayó en el evento la necesidad de que las empresas que se dedican a esta área se conviertan en muslim friendly, es decir, que piensen en los clientes musulmanes y en sus preferencias a la hora de desarrollar sus productos.

“Hay que hacer un esfuerzo en materia de sensibilidad, especialmente teniendo en cuenta nuestra vinculación con esta zona por nuestro pasado y legado histórico”, aseguró López Busquets, que mencionó el ejemplo de Nueva Zelanda. “Este país está intentando exportar una marca de gran sensibilidad hacia el visitante musulmán y atraer así una gran cantidad de turistas de países como Malasia o Indonesia”, recalcó. Entre los posibles desafíos a los que consideró que pueden responder las empresas españolas, señaló el de ofrecer una alimentación halal (es decir, que siga los preceptos del islam) que resulte atractiva y divertida.

“No podemos esperar a que vengan los turistas sin que nosotros hagamos un esfuerzo”, comentó también Marta Blanco, que coincidió en la necesidad de que Administraciones públicas y empresas entiendan qué es lo que estos viajeros esperan cuando llegan a España para poder así responder a sus expectativas.

Además de la importancia de atraer visitantes, la responsable de Turespaña y el de Casa Árabe apuntaron durante el foro a las posibilidades de acercamiento entre España y los Estados del mundo árabe gracias al turismo, pero en otro sentido: trasladar el conocimiento de nuestro país como destino líder en esta materia a los que están emergiendo en esa zona.

“Trasladar todo el liderazgo y la experiencia acumulada por España a lo largo de los años resulta especialmente fácil con los países árabes debido a que existen unas relaciones económicas, comerciales e institucionales que ayudan a aumentar esa cooperación”, aseveró Blanco, que explicó cómo desde nuestro país se está impulsando la exportación de modelos de éxito como el de Paradores.

“Se está trabajando en este sentido con algunos países en concreto que pueden tener también un efecto arrastre en materia de consultoría o de nuevas tecnologías”, relató la directora del instituto de turismo.

Precisamente, la aplicación de la tecnología al turismo fue otro de los frentes mencionados por Marta Blanco. “La experiencia de España en el desarrollo de destinos inteligentes y el aprovechamiento del entorno digital también está despertando interés de estos Estados y permitiendo abrir vías de colaboración”, recalcó la dirigente de Turespaña. Yes que el turismo sigue derribando barreras entre países, yendo aún más allá del acercamiento entre sus culturas.

Las barreras administrativas, un freno para los viajeros

Pese al gran interés que despiertan los turistas del mundo árabe en las instituciones y empresas españolas, sigue existiendo un obstáculo que en muchas ocasiones impide que recalen en nuestro país: las dificultades a las que se deben enfrentar a la hora de conseguir un visado.
La directora general de Turespaña, Marta Blanco, aseguró que se está trabajando con el Ministerio de Asuntos Exteriores, así como con embajadas y consulados, para facilitar la emisión de estos documentos y que las trabas administrativas no se conviertan en una desventaja competitiva.

Normas