Los hoteleros creen que compensará la caída de viajeros rusos

La mejora económica ya se traslada al turismo nacional

Las reservas para temporada alta crecen un 20% tras seis años de caída

Marian Muro, directora general de Turismo de Cataluña;la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, y el presidente de la patronal hotelera Cehat, Juan Molas, durante la firma de adhesión al I Congreso de Turismo Familiar.
Marian Muro, directora general de Turismo de Cataluña;la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, y el presidente de la patronal hotelera Cehat, Juan Molas, durante la firma de adhesión al I Congreso de Turismo Familiar.

En 2014 llegaron a España 64,9 millones de turistas extranjeros. Un dato que se puede ver superado este año, ya que en los cuatro primeros meses la entrada de viajeros de otros países ha crecido un 4,2%. El turismo nacional, tras seis años de caída, parece que está empezando a coger vigor en la víspera de la temporada alta, que va desde mayo hasta octubre. Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), apuntó que las primeras informaciones que manejan a través de sus asociados hablan de un crecimiento del 10% respecto a la temporada alta de 2014, pero que las primeras cifras de las agencias de viajes hablan de un incremento cercano al 20%. “La Semana Santa ha ido bien, los puentes han ido bien y todo apunta a que también lo hará en temporada alta”, señaló Molas durante la presentación del I Congreso de Turismo Familiar, que se celebrará el 12 y 13 de septiembre en Port Aventura.

Las estimaciones que maneja el Ejecutivo es que el PIB crecerá por encima del 3% este año y que gran parte de ese incremento procederá del mayor consumo de los hogares, lo que tendrá su traducción en el número de viajes realizados. Un dato positivo que, sin embargo, Molas relativizó porque el grueso de los desplazamientos se producirá en temporada alta, contribuyendo aún más a la elevada estacionalidad del turismo en España (concentración de llegadas en pocos meses).

En el mismo acto, la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, destacó la importancia del turismo familiar en los viajeros extranjeros y españoles. “El 22% de los turistas internacionales viajan en familia y el 30% de los ingresos turísticos proceden de ese segmento”, apuntó Borrego, quién detalló que los turistas familiares repiten en destino si encuentra satisfacción en sus viajes y realizan estancias largas (de nueve o más noches). “No hay que caer en la autocomplacencia y hay que seguir impulsando medidas para las familias, como las incluidas en el Plan Integral de Apoyo a la Familia”, señaló.

La recuperación del turismo nacional servirá para compensar la bajada de algunos mercados extranjeros, como Rusia. La entrada de viajeros rusos cayó un 10,3% en 2014 y un 35,4% en los cuatro primeros meses de 2015. Los primeros datos de junio apuntan a un ajuste del 38,5% en la reserva de asientos para este año. “Turquía y Egipto, los otros dos competidores con España para captar turismo ruso, también están sufriendo con fuerza”, dijo Molas.

La imposición de sanciones por parte de la UE y el desplome del precio del crudo, del que se nutren gran parte del presupuesto público, ha provocado un recorte sin precedentes de la renta disponible de los rusos, ya que el 40% de los rusos que viajaban lo han dejado de hacer en el último ejercicio. “Lo importante no es recuperar los 1,5 millones de viajeros que se alcanzaron en 2013, sino ser conscientes de que es un país de 300 millones de personas en las que solo viajan 15 millones”, dijo Molas.

El presidente de los hoteleros apuntó que el 70% de los turistas rusos vienen a España a través de touroperadores y el 30% con visados. “El desplome de viajeros se ha producido en la parte de los que vienen con touroperadores y el resto se ha mantenido estable”.

Tanto Molas como Borrego coincidieron en que el desplome de los viajeros de esos países se verá compensado por la fortaleza de los tres grandes mercados emisores de turistas (Reino Unido, Francia y Alemania), que al mismo tiempo son el principal colectivo que realiza vacaciones en familia. Especialmente significativa es el alza del mercado británico (un 5,5% frente al 4,4% de la media), gracias a la apreciación de la libra esterlina frente al euro, lo que ha impulsado la llegada de turistas británicos.

Normas