Editorial

Megatiendas para vender más online

Las flagship stores, esos establecimientos singulares que son eficaces anuncios estables de las empresas de distribución, tienden a ser cada vez más impactantes. Las grandes marcas de consumo, y muy especialmente las de moda, siempre han apostado por esas tiendas de representación, que encajan en una estrategia global, con fuerte componente de imagen, experiencias de compra diferentes para el fan de la casa y cebo para atraer nuevos clientes. Ahora ya son un escaparate complementario a la venta online, esa fórmula imparable. Es una apuesta que responde al cambio de filosofía de los grandes operadores en mercados maduros y muy competitivos.

La venta por internet ya no hace imprescindibles muchas tiendas en muchos sitios, pero sí el desarrollo de imagen y estilo, es decir, más que marca. Son tiendas en una calle comercial de primera, con mucha fachada, espacio interior diáfano y la mayor superficie posible en la planta de la calle. O sea, mirlos blancos con elevada rentabilidad latente. Por eso, como ya ocurrió con los centros comerciales, suscitan el interés de los inversores inmobiliarios. Un interés paralelo, el de estos y el de los grupos de retail, destinado a desembocar en fructíferas operaciones conjuntas. Es deseable que los nuevos ayuntamientos sepan ver lo positivo de estos proyectos, también en términos de empleo.

Normas