Planes para surcar el mundo en 100 días

Los viajes se dividen en rutas para pasajeros con menor disponibilidad

Cubierta exterior del Costa Luminosa, que dará la vuelta al mundo a partir de septiembre.
Cubierta exterior del Costa Luminosa, que dará la vuelta al mundo a partir de septiembre.

A principios del siglo XVI, Magallanes y Elcano comenzaron una travesía en barco que les llevaría a dar la vuelta al mundo. Partieron de Sanlúcar de Barrameda en septiembre de 1519, adonde Elcano regresó solo casi tres años después, ya que Magallanes falleció en la aventura. Tres siglos después, Julio Verne recuperaba la idea de recorrer el mundo para una novela, aunque ponía un tiempo límite: 80 días.

Las compañías de cruceros han decidido ofrecer a sus clientes vivir la experiencia de los aventureros, aunque con más comodidades. Costa Cruceros ha sido una de las primeras en incluirla en sus catálogos y el primero en proponer la salida desde una ciudad española, Barcelona. De allí partió el 30 de diciembre de 2011 el Costa Deliziosa para recorrer en 96 días los cinco continentes en tres rutas, a las que bautizaron Cristóbal Colón, James Cook y Marco Polo. Como el recorrido fue un éxito entre los clientes, lo han seguido realizando año tras año.

El precio de los pasajes por persona oscila entre los 10.000 euros y los 140.000

Este año se une a la aventura el barco Costa Luminosa. El 16 de septiembre partirá rumbo a las Antillas, San Diego, Los Ángeles y San Francisco, Hawái, Samoa, las islas Fiyi, Nueva Zelanda, Australia, Singapur, Malasia, Tailandia, India, Dubái y Jordania, para acabar en Italia antes de Navidad. El precio mínimo asciende a los 10.359 euros, aunque las suites rondan los 20.000 por persona. Costa Cruceros ofrece, además, la opción de contratar solo alguna de las tres rutas en las que ha dividido el viaje.

Esta alternativa también la ofrece Silversea, aunque su vuelta al mundo, que recorre 31 países en 115 días, tiene hasta siete rutas independientes. El viaje fue inaugurado en 2014, con motivo de su 20 aniversario, y la próxima salida, desde Fort Lauderdale (Florida), será el 5 de enero a bordo del Silver Whisper. El precio de sus billetes es bastante más elevado: desde 45.949 hasta 139.449 euros por persona. Entre sus atractivos está la celebración de tres eventos exclusivos: escala en una isla privada australiana con inolvidables vistas de los emblemáticos edificios de Sídney, almuerzo en el Taj Mahal y baile de máscaras en Venecia como fin de la expedición.

Estas empresas también proponen cruzar grandes océanos en menos de un mes. Los Grand Voyage de MSC Cruceros llegan a EE UU, Brasil o Argentina desde Francia, España o Italia. El precio de los camarotes cuesta a partir de 1.000 euros. Cunard, por su 175 aniversario, ha preparado un recorrido como el realizado por el buque Britannia en 1840, primer barco de la compañía que cruzó el Atlántico en un trayecto oficial con pasajeros. El 4 de julio, el mismo día que en el siglo XIX, el Queen Mary 2 saldrá de la misma ciudad, Liverpool, con destino al mismo lugar, Nueva York, donde llegará 11 días después. Ya solo quedan camarotes interiores, pero la compañía ofrece pasajes para la salida que tendrá lugar dos días antes en Southampton, con precios que oscilan entre los 2.277 y los 8.850 euros por persona.

 

Suites de más de 100 metros cuadrados y restaurantes de lujo a bordo

Estos cruceros cuentan con las mismas comodidades que los que recorren distancias más cortas, como el mar Mediterráneo o el norte de Europa en poco más de dos semanas. Las naves disponen de camarotes interiores, pero también de suites con balcones o amplios espacios en el exterior. Las suites del Silver Whisper llegan a ser grandes apartamentos, con más de 100 metros cuadrados y terrazas privadas. Las zonas comunes se corresponden con este ambiente de lujo que reclaman los pasajeros. Además de una decoración contemporánea, con casi 300 obras originales distribuidas por el barco, el Costa Luminosa incluye cuatro restaurantes; once bares, entre ellos un Cognac & Cigar Bar y un Coffee & Chocolate Bar; una zona spa, a la que se puede acceder directamente desde algunos camarotes, y otra de ocio, con un cine en 4D, un teatro de tres pisos o un centro comercial.

Normas