¿Cuál es la mejor edad para emprender?

Hay expertos que aconsejan hacerlo con 25 años, mientras que otros prefieren esperar a una etapa de la vida más madura

¿Cuál es la mejor edad para emprender?

¿Existe una edad ideal para ponerse a emprender? Hay muchas teorías sobre esto. Para algunos lo mejor es hacerlo cuanto antes mejor, mientras que otros consideran que lo más conveniente es esperar a que tengas una cierta experiencia en la vida. En este artículo te mostramos las opiniones de distintos empresarios y emprendedores, que conocen mejor que nadie este mundo.

Nacho de Pinedo (CEO de ISDI) asegura que no existe una edad para emprender. Pone el ejemplo de Estados Unidos, donde los emprendedores con más de 40 años son los que más posibilidades de éxito tienen. Ahora estamos ante una época totalmente diferente, en donde gente que nunca se lo había planteado empieza a montar su propio negocio y muchos de ellos consigan que su propia empresa les dé "más tranquilidad que la empresa en la que trabajaban", explica en su web.

Alberto Knapp, CEO de The Cocktail, reconoce que hay ciertos momentos en la vida de una persona en los que resulta complicado dar el paso de emprender. "Si tienes una hipoteca, una familia y unos colegios que pagar, los riesgos que puedes asumir son menores que los que asumí yo cuando empecé", señala. Es preciso que bajes tu nivel de vida. En un punto intermedio se encuentra Ignacio Arriaga, de AcumbaMail. Agradece la autonomía que se tiene cuando uno es joven, en donde los gastos son mínimos y puedes contar con la ayuda económica de "tus padres", pero cuando se alcanza una determinada edad como son los 40, ya cuentas "con una experiencia laboral mucho más amplia y ves cosas que una persona de 25 no conoce".

Uno de los emprendedores de más prestigio en nuestro país, Pau García-Milà no asocia esta actitud a una edad concreta. Muchas de las personas que han emprendido se han visto obligadas a reinventarse y montar sus propios proyectos debido a la escasez de oportunidades laborales, explica en su web. Sin embargo también hay gente que decidió aprovechar su experiencia para transformarla en algo de provecho. Pone el caso de un señor de 55 años que monta una empresa de cremas para la piel y que exporta a todo el mundo o el del joven de 14 años que está creando su propia app para teléfonos móviles.

Normas