La compañía factura más de 600 millones

El 'spin off' de Gamesa, Aernnova, acelera su salida a Bolsa

Edificio de Aernnova.
Edificio de Aernnova.

Aernnova es una rara avis en España. La empresa más comparable, y con muchas diferencias, es la europea Airbus (la antigua EADS). La compañía vasca se dedica al diseño y a la fabricación de aeroestructuras, como alas, estabilizadores y fuselajes de los aviones. Trabaja para la propia Airbus, para la brasileña Embraer, para la estadoundise Boeing, y también suministra piezas para los aviones diseñados por la francesa Bombardier, entre otras.

El actual presidente de Aernnova, Iñaki Gandásegui, anunció en noviembre del año pasado que la compañía se planteaba salir a Bolsa con el objetivo de abordar el desembarco en Estados Unidos. Ya está presente en ese país, pero la misión es reforzar su presencia allí. La compañía también está, además de en España, en México, Reino Unido, Rumania, India, China y Brasil.

Fuentes financieras apuntan que el proceso para salir al mercado se ha acelerado y que han comenzado los contactos con bancos de inversión. La misión es debutar el próximo año, si bien fuentes conocedoras del proceso señalan que el estreno podría adelantarse al presente ejercicio si se dan las circunstancias adecuadas de mercado.

Un portavoz de Aernnova explica que el plan de salida a Bolsa se mantiene, y que se buscará el momento más conveniente para el eventual desembarco.

La plantilla de Aernnova asciende a más de 4.700 empleados, de los que más del 20% son ingenieros. La compañía, cuyas últimas cuentas depositadas en el registro mercantil corresponden a 2013, ingresó 604 millones de euros en ese ejercicio y obtuvo un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 75 millones de euros. El beneficio neto se quedó en 27 millones de euros, lo que supone un incremento del 40% respecto a 2012. “Se espera que en 2015 Aernnova tenga una facturación superior a 650 millones de euros, un ebitda de más de 100 millones de euros y un plan de crecimiento de su negocio soportado en los nuevos contratos aeronáuticos conseguidos”, señala la empresa en una nota.

La compañía nació poco antes de que su antigua matriz, Gamesa, se planteara salir a Bolsa. Aernnova fue fundada en 1999 –el fabricante de aerogeneradores debutó en octubre de 2000– y se convirtió en una compañía independiente. Iberdrola, que sigue como inversor de referencia de Gamesa con el 19,7% del capital, y BBVA, decidieron que el grupo solo debía estar presente en un sector. Y apostaron por la opción renovable.

El actual presidente de Aernnova, Iñaki López Gandásegui, en aquellos años consejero delegado de Gamesa, no quiso que se perdiera el activo industrial y de conocimiento del negocio aeronáutico. Con algunas entidades financieras, de las comunidades donde la antigua Gamesa Aeronáutica tenía fábricas, puso en marcha la empresa. Contó con el respaldo del Gobierno vasco, todavía en la órbita de Gamesa, para el primer proyecto de referencia, el suministro de las alas del avión 145 de Embraer.

Los directivos pasaron a controlar la empresa, con el apoyo de un consorcio de cajas de ahorros a través de EBN Banco (formado por Unicaja, Ibercaja, Ceiss –hoy, parte de Unicaja– y BMN), Caja Castilla La Mancha (CCM) y Banco Espírito Santo. El año pasado entró el fondo de capital riesgo suizo Springwater, y hace dos meses se completó la venta del porcentaje que estaba en manos de Inversiones Corporativas (CCM), por cerca de un 40%, a los directivos, que tienen el 53%, y al fondo de capital riesgo suizo, que controla el 47% restante.

Valoración

Entre finales de 2011 y comienzos de 2012, el fondo soberano de Abu Dabi, estuvo a punto de cerrar la compra del 71% de Aernnova, a la que valoraba en unos 700 millones de euros.

Fuentes financieras indican que esa tasación se ha quedado desfasada, pues data de los momentos más duros de la crisis española.

Springwater aumenta su apuesta

El fondo de capital riesgo suizo Springwater, que desembarcó en España en el verano de 2013, ha sabido anticipar, antes que muchos otros inversores, la recuperación económica de España. A finales de julio de ese año adquirió el negocio de Indra dedicado a la gestión documental por 17 millones de euros. Esa fue la piedra de bóveda de un pequeño imperio que fue bautizado como Delion. Después compró la división industrial de Adveo (la antigua Unipapel), que incluye fabricación, impresión y distribución de productos transformados de papel. También se hizo con DataSur, empresa especializada en servicios de comunicación a clientes controlada hasta noviembre por Kutxabank, y con Inspiring Benefits, un portal de descuentos exclusivos para empleados. También adquirió cuatro negocios del grupo Pullmantur (Pullmantur Air, Nautalia, el touroperador y el negocio de circuitos turísticos) y entró en Aernnova, con un 30%. El pasado abril, compró un 13% adicional en un movimiento conjunto con el de los directivos de la compañía. La deuda financiera neta de Aernnova a cierre de 2013 ascendía a 306 millones de euros, con lo que su endeudamiento respecto al ebitda de ese ejercicio se situó en poco más de cuatro veces.

Normas