Precisa de 14.300 millones en infraestructuras

Paraguay reivindica su estabilidad para la inversión extranjera

El Gobierno remarca su estabilidad económica y el bajo precio de la electricidad

Infraestructuras y educación son las grandes tareas pendientes del país

Juan Luis Cebrián, presidente del Grupo PRISA, junto con el presidente de Paraguay, Horacio Cartes.
Juan Luis Cebrián, presidente del Grupo PRISA, junto con el presidente de Paraguay, Horacio Cartes.

No es el país suramericano que más noticias da, pero Paraguay ayer se reivindicó en Madrid como uno de los polos de atracción e inversión externa más interesantes de la región. En el foro Invertir en Paraguay, organizado por El País, miembros del Gobierno, así como empresarios, remarcaron el atractivo de un país con precios energéticos muy bajos y con grandes proyectos de infraestructuras en el horizonte.

El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, mantuvo un coloquio junto con el presidente del Grupo PRISA, Juan Luis Cebrián. En él, el mandatario destacó “el gran potencial” de su país a pesar de “haberse dormido 25 años”. Cartes argumentó que se necesita “crear una marca, que sea simple para invertir”. José Juan Ruiz, economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo, afirmó que la materia pendiente en el medio plazo es mejorar el “serio problema” que tiene en infraestructuras.

El ministro de Hacienda de Paraguay, Santiago Peña, cifró en 16.000 millones de dólares (unos 14.300 millones de euros) las necesidades de inversión en nuevas infraestructuras. Consideró que es la materia pendiente de un país que ha tenido crecimientos del 7% en los últimos años. “Necesitamos construir una historia de éxito”, comentó.

Un mercado grande por sus países limítrofes

Uno de los principales atractivos que ven los empresarios en Paraguay es su situación en el centro del continente, haciendo frontera con economías importantes como Brasil o Argentina. En el evento participaron cuatro representantes de empresas que tienen presencia en el país. Sébastien Lahaie, director de Sudameris Bank, afirmó que “su situación geográfica es muy importante para el largo plazo del país”.

En la misma línea se movió Ignacio Ibarra, presidente de Fujikura Sudamérica, que afirmó que “el mercado paraguayo es enorme por los países limítrofes”. A ello añadió que “es un lugar de generación de beneficios sin sustos”, en referencia a la estabilidad legislativa de Paraguay.

James Spalding, director general paraguayo de Itaipú Binacional, una empresa conjunta entre Brasil y Paraguay, además de coincidir en la “estabilidad macro”, apuntó a la relevancia que tienen los bajos precios de la electricidad. “Somos el tercer país del mundo con la energía más barata”, defendió.

Belarmino Fernández, presidente de la constructora Grupo Arcallana, remarcó la “transparencia y el buen gobierno” de Paraguay. En ese sentido, Lahaie consideró que “es fácil hacer negocios en el país”. Reconoció que “existen problemas”, aunque “nada que ver con otros países”.

Los grandes retos para mejorar las infraestructuras sobrepasan el 50% del PIB del país suramericano. Por ello, el ministro de Obras Públicas, Ramón Jiménez, afirmó que “hay que permitir que entren capitales extranjeros”. La actual Administración, que entró en 2013 presidida por Horacio Cartes, ha hecho un esfuerzo legislativo para dotar de un marco jurídico que permita la inversión público-privada. El ministro se encontró con un gasto en infraestructuras del 0,5% del PIB en 2013, en la actualidad se encuentra en el 1,5%, pero se espera que alcance el 3,5% al final de la legislatura.

El Gobierno paraguayo remarca precisamente la existencia de una seguridad jurídica y de estabilidad macroeconómica. El responsable de Obras Públicas afirmó que “defendemos las inversiones para ser más atractivos a las empresas internacionales”. La ministra de Fomento de España, Ana Pastor, destacó en su intervención que Paraguay “es una gran oportunidad” para España, gracias a su nueva ley de colaboración público-privada.

Cartes, que tiene todavía tres años más de mandato, destacó los “bajos costes de electricidad”. “Tenemos una energía limpia y generamos más de la que gastamos”, explicó. “Esto provoca que haya un bajísimo coste productivo para las empresas que se quieran instaurar en el país”, argumentó. Sin embargo, asumió que la gran materia pendiente es la educación. “Nos falta gente más preparada, es lo único que nos puede salvar”.

Paraguay tiene una amplia población joven y su formación parece estar en el punto de vista del Gobierno. Además, también cuenta con un amplio plan de vivienda social. En concreto, Ramón Jiménez anunció que está proyectado construir 60.000 viviendas con un presupuesto de 1.000 millones de dólares (unos 890 millones de euros). En esta línea, el presidente Cartes afirmó que su Gobierno tiene “todas las ganas de que vuelvan los 150.000 paraguayos que viven en España”.

El país americano va a tomar el mando de Mercosur y Cartes afirmó que su trabajo se centrará en acercarse todavía más a Europa y España. Sin embargo, no quiso olvidarse de remarcar la buena relación que ha tenido desde hace años Paraguay con Taiwán. El país asiático “siempre ha dado luz cuando nuestro Estado pasaba por su momento más negro”, según explicó el presidente. “Es importante que Paraguay esté bien conectado con su entorno para seguir creciendo”. Y para ello, la inversión en infraestructuras será clave.

Normas
Entra en El País para participar