Recomienda que España siga con los ajustes

El FMI apuesta por el copago, contrato único y subidas del IVA

La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.
La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde. EFE

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha publicado hoy un informe sobre la situación económica de España. Si bien reconoce que la economía y el empleo avanzan a buen ritmo, la institución dirigida por Christine Lagarde, defiende que es necesario seguir con la reducción del déficit y las reformas estructurales.

Recomiendan, por ejemplo, establecer el contrato único para evitar la llamada dualidad del mercado de trabajo. La organización internacional lamenta las diferencias vigentes entre el coste de despido de empleados fijos y los temporales. Además, en un momento en el que sindicatos y patronal han alcanzado un acuerdo, el FMI defiende que los salarios no aumenten por encima de la productividad. 

El FMI prevé que la economía española avance este año a un ritmo del 3,1%, por encima de la estimación oficial del Gobierno

El informe del FMI recurre a recomendaciones que se repiten en cada nueva publicación. Así, los expertos apuestan por limitar el número de bienes y servicios que actualmente tributan a tipos reducidos en el IVA. Ello, en la práctica, equivale a un aumento impositivo. También defiende que el Gobierno saque más partido a los impuestos medioambientales

Para el organismo internacional, el Ejecutivo de Mariano Rajoy debería seguir las recomendaciones que elaboraron el comité de expertos para la reforma fiscal y establecer el copago en servicios públicos como la sanidad o la educación. Los pilares del Estado de Bienestar son gestionados por las comunidades autónomas y el FMI reclama que Hacienda refuerce el control sobre los Ejecutivos regionales para asegurar el cumplimiento del objetivo de déficit.

Variables como el abaratamiento del petróleo, la depreciación del euro o las medidas expansivas del Banco Central Europeo (BCE) juegan a favor del crecimiento de España. El FMI prevé que la economía avance este año a un ritmo del 3,1%, por encima de la estimación oficial del Gobierno. Los expertos de Lagarde señalan que el Gobierno de Mariano Rajoy utilice esta mejora de la actividad -y de los ingresos públicos- para reducir el elevado endeudamiento público, que se encuentra al borde del 100% del PIB.

Una banca más fuerte, pero aún con baja rentabilidad

El FMI no olvidó en su informe referirse al estado de la banca española. Consideró que los bancos están cada vez más fuertes y han continuado fortaleciéndose, a la vez que han reducido la deuda privada. “La consolidación de las mejoras en el sector financiero español permitirá apoyar el crecimiento a medida que la demanda de crédito se recupere”, señala el informe. Además, aseguró que el capital y la rentabilidad de los bancos han aumentado, lo mismo que la calidad de sus activos y sus provisiones específicas. A ello se unen unas condiciones actuales más favorables de liquidez y financiación. Pero como todo, el FMI considera que el entorno operativo presenta “múltiples retos”. Entre ellos, destacó los bajos tipos de interés en la eurozona, que seguirán “comprimiendo los márgenes”.
También, citó los requerimientos internacionales de resolución que se están elaborando y que posiblemente exigirán “una capacidad de absorción de pérdidas (incluyendo capital) adicional”. Los activos adjudicados consideró que siguen afectando a la rentabilidad de algunas entidades, lo mismo que el alto nivel de morosidad. Ante ello, el FMI reclamó a las autoridades que sigan promoviendo que los bancos aumenten su capital de elevada calidad y procuren reducir “los altos costes asociados a préstamos fallidos”.
Fuentes de la reprensentación del FMI que ha revisado la economía española y al sector financiero aseguraron que una de las asignaturas pendientes de la banca del país es su baja rentabilidad. Y recomendó que las entidades reduzcan sus costes operativos para mejorarla.
El ROE (rentabilidad sobre recursos propios) medio de la banca española está ligeramente por encima del 5%, según datos del sector financiero.

Revisar las reformas frenaría la recuperación

Como era de esperar, las consecuencias que puede llevar consigo el variopinto y abierto mapa político español actual fruto de las elecciones municipales y autonómicas celebradas el pasado 24 de mayo protagonizaron las preguntas de la rueda de prensa ofrecida por el jefe de la misión del FMI para España, Helge Berger. El directivo confirmó que durante esta visita a España el FMI se ha reunido con todos los partidos políticos con representación parlamentaria, incluidos Podemos y Ciudadanos. Y, aunque explicó que no era su función entrar a valorar la situación política actual, con el avance de las formaciones de izquierdas, o la posibilidad de un cambio de Gobierno tras las generales de final de año, reconoció que todos los encuentros fueron “muy productivos”.
Berger reconoció que tras reunirse con mucha gente y de muy distintos sectores en España, le sorprendió que todos coincidan en que quedan muchas tareas por delante. Incidió en que la sociedad está preocupada por el problema del elevado desempleo y ve necesario seguir trabajando en esa dirección, por lo que confió en que pueda existir un consenso para encontrar soluciones.
Admitió, no obstante, que siempre existen “riesgos económicos”, que en el caso de España sería principalmente que “se reviertan las reformas pasadas y que esto pudiera acabar con la confianza generada”. Agregó que a esto hay que sumar los riesgos externos, ya que la volatilidad financiera puede ser también un problema.

Normas
Entra en El País para participar