Es el último desembolso de la fianza que adelantan

Sareb recibirá 177 millones este mes de los gestores de sus activos

Las plataformas que gestionan los activos deberán completar el adelanto de 588,6 millones

La sociedad descarta anotarse el ingreso en la cuenta de resultados

Sareb recibirá 177 millones este mes de los gestores de sus activos Ampliar foto

Haya, Solvia, Altamira y Servihabitat deberán abonar a Sareb antes del 30 de junio los 177 millones que les faltan por aportar del total de 588,6 millones de euros que acordaron abonar como fianza por hacerse con la gestión del grueso de los activos del banco malo. El traspaso de la comercialización ha concluido ya en el caso de la plataforma de Sabadell e irá completando en el resto durante el año.

Sareb se encuentra inmersa en el llamado “proyecto Híspalis”, el traspaso de la gestión de 169.461 activos valorados en 48.200 millones a las cuatro plataformas inmobiliarias que el pasado diciembre se adjudicaron el concurso abierto por el banco malo para profesionalizar la comercialización de sus activos.

Se trata de Solvia, la inmobiliaria de Banco Sabadell; Haya Real Estate, la plataforma que creó el fondo Cerberus para gestionar la cartera de ladrillo que le adjudicó Bankia; Altamira, de la que Banco Santander vendió un 85% al fondo Apollo, y Servihabitat, la inmobiliaria de CaixaBank, cuyo 51% fue adquirido por el fondo TPG (Texan Pacific Group). En base al pacto comercial sellado, esas cuatro firmas deberán abonar 177 millones a Sareb antes de que acabe el mes.

Se trata del último pago pendiente de los 588,6 millones de euros que las cuatro plataformas acordaron abonar a Sareb como garantía del contrato ganado y que las gestoras irán recuperando, junto con las comisiones acordadas, según vayan cumpliendo los objetivos de ventas marcados.

Las cuatro firmas ya abonaron 411,85 millones a cierre del pasado año y, según consta en la memoria anual de Sareb, deberán pagar “el importe restante no más tarde del 30 de junio de 2015”. Aunque estos ingresos serían un importante impulso para los resultados de Sareb, que arrastra dos años en pérdidas y se mantiene a la espera de una severa circular contable (ver despiece), la sociedad ha manifestado que apartará estos ingresos que, después de todo, tarde o temprano deberá devolver.

Los activos traspasados tienen asociados más de cuatro millones de documentos y supondrán la movilización de 352.000 llaves, una compleja operación que involucra a 200 personas de Sareb y a un millar de las plataformas de gestión. De ahí que el cambio de manos se esté llevando a cabo progresivamente y que, según fuentes cercanas al proceso, no vaya a ser completado al menos hasta el próximo otoño y, en algunos casos, podría alargarse hasta finales de año.

El proceso, no obstante, ya está avanzado. Solvia, que comercializará 42.862 activos valorados en 7.000 millones de euros, ha completado ya la toma de control comercial sobre los 34.000 millones de euros de la carga inmobiliaria de Bankia y gestiona también las carteras de Banco Gallego y Ceiss, de la que aún debe completar la migración tecnológica.

Haya Real Estate, que se encargará de 52.168 préstamos de Bankia por valor de 18.000 millones, continúa trabajando en adecuar los requerimientos de operativa y modelos de gestión que están estipulados en el contrato de gestión de activos que ganó.

Altamira, que comercializará 44.089 activos valorados en 14.000 millones, ha tomado ya el control de los préstamos de BMN y recibirá a lo largo del año las carteras de Catalunya Banc y Caja3. Un proceso más largo debido a que Altamira es la única de las plataformas a las que Sareb ha adjudicado la gestión de sus activos que no había trabajado previamente con el banco malo como sí lo habían hecho el resto de firmas.

Servihabitat gestionará, finalmente, 30.342 activos de Sareb por valor de 9.200 millones. Parte de ellos corresponden a Banco de Valencia, que la inmobiliaria ya gestionaba dado que la entidad fue adquirida por CaixaBank. Servihabitat, controlada ahora por el fondo TPG, ya ha completado la migración de los activos procedentes de Abanca (la antigua Novagalicia) y está pendiente de concluir el traspaso de la gestión de la cartera procedente de Liberbank.

La reordenación jerárquica que el presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, acaba de llevar a cabo incluye el nombramiento de Alfredo Guitart como nuevo director general de negocio de la firma y responsable de coordinar y supervisar la labor de los nuevos gestores de su ladrillo.

El modelo contable que hace triplicar sus pérdidas

Los responsables de Sareb llevan más de un año en vilo desde que, en mayo de 2014, el Banco de España publicó el borrador de la circular que desarrolla su modelo contable. Este planteaba la necesidad de que el banco malo retasara toda su cartera para valorarla a precio de mercado, ajustando el deterioro contra sus resultados. Aunque el proceso debía iniciarse en 2014, el texto definitivo si­gue pendiente del visto bue­no del Consejo de Estado, en cuya mesa cayó la circular hace ya meses.

La situación forzó a Sa­reb a realizar una consulta al Banco de España para po­der publicar los resultados de 2014, al no te­ner aún un marco contable definido. El supervisor obligó entonces a la firma a provisionar 719 millones de euros por sus créditos impagados sin garantía real, lo que elevó las pérdidas de Sareb en el ejercicio hasta los 584,66 millones de euros, el doble que un año antes. Ahora bien, la memoria anual de Sareb del año 2014 revela que, de haberse llevado a cabo este severo sistema de provisión del riesgo requerido ahora por el Banco de España, las pérdidas sufridas por el ban­co malo en 2013 se hubieran triplicado hasta alcanzar los 637,4 millones, frente a los 260 millones en negativo que registró entonces. Y eso que la sociedad ya provisionó aquel año 259 millones por su cartera de préstamos.

Hay que tener en cuenta, no obstante, que si Sareb hubiera llevado a cabo aquel ajuste durante 2013, los números rojos sufridos de 2014 se habrían moderado hasta los 207,2 millones de euros, frente a los 584 millones en negativo cosechados. A falta de ver el contenido final de la circular contable, esta simulación deja claro, en todo caso, que el impacto en sus cuentas será importante.

Normas
Entra en El País para participar