Por prácticas contrarias a la competencia en el sector

El supervisor luso acusa a 15 bancos de formar un cártel

Logotipo del banco luso BPI
Logotipo del banco luso BPI

La Autoridad de la Competencia de Portugal ha presentado acusaciones contra 15 entidades financieras del país por formar presuntamente un cártel que desarrolló prácticas contrarias a la competencia en el sector bancario durante un periodo de 11 años, según ha informado la institución.

Según el supervisor luso, las entidades habrían compartido información comercial sensible en lo que respecta a productos de crédito en banca minorista, incluyendo los préstamos hipotecarios, créditos al consumo y préstamos a empresas.

“Esta práctica, que en algunos casos ha durado unos 11 años, se centró en información de carácter no público, como las variaciones en los diferenciales”, indicó ayer la Autoridad de Competencia.

El organismo público precisó en su comunicado que la notificación de estas acusaciones no implica necesariamente la adopción de sanciones al cierre de la investigaciones. Bajo la Ley de Competencia de Portugal, empresas encontradas culpables en estas prácticas de cártel pueden enfrentarse a multas de hasta el 10% de su volumen de negocio en el año antes de una decisión final por parte del regulador.

Aunque el supervisor no ha identificado a las entidades objeto de esta investigación, el periódico luso Diario Económico señala que se trataría, entre otras, de Caixa Geral de Depósitos, BCP, Novo Banco, BPI y Santander Totta, filial del español Santander.
El periódico luso asegura que el británico Barclays había obtenido el indulto al haber denunciado las prácticas ilícitas en el organismo de control.

Normas