Breakingviews

El ajuste que la FIFA necesita

La decisión de Joseph Blatter de dimitir como presidente de la FIFA, afectada por el reciente escándalo de corrupción, es una excelente oportunidad para mejorar la capacidad de gobierno de la organización.

Los recientes escándalos han empujado a la FIFA que decir que presionará para que haya un cambio. Sus ideas están bien hasta donde llegan. Limitar el poder de los responsables, incluido el presidente, sería refrescante. Pero el fútbol tiene que ir mucho más allá. La estructura actual de la FIFA tiene tres niveles. Además del presidente, cuenta con un comité ejecutivo de 25 miembros. Incluso Blatter ahora admite que es demasiado. Es difícil para una junta de ese tamaño tomar buenas decisiones y más difícil aún asegurar su ejecución efectiva.

El congreso de 209 miembros de la FIFA constituye el tercer nivel de poder. Con los acuerdos de gobierno actuales, también tiene una gran responsabilidad en los asuntos de la FIFA. Pero es un cuerpo engorroso poco adecuado para pedir cuentas a los altos directivos de la organización.

También está mal construido, ya que cada nación tiene un solo voto, independientemente de su tamaño. Dar a las naciones más pequeñas y pobres una voz es loable, pero los grandes equipos sudamericanos tienen solo el 5% de los votos en el Congreso de la FIFA, pero el 10% de los jugadores registrados en el mundo y al 14% de la audiencia de la Copa del Mundo de 2010.

Las naciones africanas, por su parte, representan el 26% de los votos del Congreso, sin embargo, solo cuentan con el 8 y 11% de las cuotas de jugadores registrados y espectadores, respectivamente. Europa tiene una cuarta parte de los votos. Una adaptación daría una mejor representación de los millones de personas que practican el deporte y los cientos de millones de personas que lo siguen.

Normas