Principio de acuerdo en la Comunidad Valenciana

El PSOE mira a la izquierda para gobernar en siete regiones

Los socialistas tienen garantizado Extremadura y pelean por otros seis Gobiernos regionales.

El PP pugna por conservar cuatro Ejecutivos (La Rioja, Castilla y León, Madrid y Murcia)

Antonio Montiel, candidato de Podemos a la Generalitat valenciana;Ximo Puig, candidato socialista, y Mónica Oltra; de Compromis, antes de la reunión que han mantenido en Valencia. rn
Antonio Montiel, candidato de Podemos a la Generalitat valenciana;Ximo Puig, candidato socialista, y Mónica Oltra; de Compromis, antes de la reunión que han mantenido en Valencia.

Una semana después de las elecciones municipales y autonómicas, los grupos políticos que obtuvieron representación en el 24M empezaron ayer a hacer sus primeras tomas de contacto para formar gobiernos, a la vista de que no va a haber ni uno solo de los trece en los que se elegían representantes en los que haya mayoría absoluta. Y una primera conclusión de los primeros encuentros es que el PSOE ha dado carpetazo a los posibles pactos con el PP, tal y como dictaminó el secretario general de los socialistas, y ha dirigido su mirada a la izquierda para tratar de gobernar en siete comunidades.

Por ahora, el único gobierno regional que tiene garantizado el PSOE es Extremadura, en el que el PP ya ha anunciado que se abstendrá en la investidura, con lo que propiciará el nombramiento de Guillermo Fernández Vara como presidente extremeño. El secretario general del PP de Extremadura, Fernando Manzano, se mostró ayer contrariado ya que el candidato socialista todavía no se había puesto en contacto con el presidente en funciones, José Antonio Monago. Precisamente, Fernández Vara se reunirá hoy con representantes de Podemos para pactar apoyos para la investidura.

El camino parece que será mucho más complejo en las otras seis autonomías donde espera gobernar o al menos formar parte de las coaliciones (Baleares, Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Canarias). Excepto en Canarias, en las otras cinco regiones, el peso de las negociaciones estará centrado en Podemos, que está dispuesto a vender muy caro su apoyo.

Y la prueba más fehaciente es la reunión de ayer entre el PSOE, Compromís y Podemos para alcanzar un pacto de Gobierno. El PP fue la opción más votada (31 escaños), pero los sufragios de Ciudadanos, la única formación que se mostró dispuesta a coaligarse, no eran suficientes para formar Gobierno. La pelota, por lo tanto, está en el tejado de las agrupaciones de izquierda: PSOE (23 sufragios), Compromis (19) y Podemos (13). Si el reparto de poder se hace en función del número de escaños, todo apunta a que el socialista Ximo Puig sería el próximo presidente de la Generalitat valenciana. Sin embargo, la afinidad entre Compromís y Podemos podría llevar a estas formaciones a condicionar su apoyo a que la presidenta sea Mónica Oltra, la candidata de Compromis, algo que ni la misma Oltra ha descartado. Otra opción sugerida es que Puig sería el presidente autonómico y Oltra la alcaldesa de Valencia. En cualquier caso, los candidatos de las tres formaciones pactaron la creación de una Comisión de Diálogo para la constitución del Gobierno cuyo trabajo se cimentará en cinco ejes: un plan de choque contra la pobreza y de rescate ciudadano; otro contra la corrupción y por la democracia; un cambio económico; una apuesta por los servicios públicos; y financiación justa y auditorías de la gestión del gasto público.

Un giro a la izquierda que desde las filas populares fue criticado como el inicio de un frente antiPP. Así se manifestó ayer el vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, tras la reunión que mantuvo con la secretaria general del PP, María Dolores Cospedal, los vicesecretarios generales y portavoces parlamentarios del partido. “Censuramos abiertamente lo que el PSOE está haciendo porque en la mayoría de los casos están intentando organizar frentes contra el PP, que en muchos sitios ha ganado las elecciones y en todos los casos parece que fructifica su alianza para echar al PP”, apuntó. El número tres de los populares advirtió que la culminación de esos pactos tendrán como consecuencia “la radicalización del PSOE y gobiernos de izquierda radical”.

La cúpula del PP_ha convocado hoyo a los presidentes provinciales y a los secretarios regionales del PP para analizar los posibles pactos que se pueden fraguar en cada territorio. En las autonomías, el PP fue la opción más votada en cuatro comunidades (La Rioja, Castilla y León, Madrid y Murcia), en la que además cuenta con la posibilidad de una coalición que le permita gobernar. En el ámbito municipal cuenta con mayoría relativa en 656 consistorios, en los que buscará coaliciones sobre tres ejes: estabilidad, máxima transparencia y políticas que ayuden a crear empleo y resolver los principales problemas de los españoles.

El primer test para comprobar los apoyos con los que cuenta se producirá hoy, en el que está prevista una reunión entre el presidente del PP en Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el delegado de Ciudadanos, Luis Fuentes. En los últimos comicios, el PP castellanoleonés se quedó al borde la mayoría absoluta (sacó 42 de 84 sufragios) y los cinco escaños de Ciudadanos son suficientes para conseguir una de las cuatro regiones en las que puede gobernar.

La siguiente en la que se puede confirmar el Gobierno del PP es Madrid, en la que ayer mantuvieron un encuentro la candidata popular, Cristina Cifuentes, y el candidato de Cuidadanos, Ignacio Aguado. La reunión de ayer tan solo se centró en aspectos técnicos y será el próximo lunes cuando las conversaciones avancen hacia cuestiones relacionados con los pactos electorales. Antes de ese encuentro, Aguado también se reunirá con el candidato socialista (Ángel Gabilondo) y con el de Podemos (José Manuel López), que pugnan por lograr una alternativa al PP. En cualquier caso, Ciudadanos exigirá a las formaciones que quieran su apoyo la asunción de su decálogo anticorrupción, en el que piden, entre otras medidas, que los imputados por corrupción sean apartados de la función pública durante al menos una legislatura. Una petición que puede obligar a Cifuentes a cambiar la lista con la que concurrió a los comicios. Su número 7 fue desimputado el pasado viernes, tras retirarse la acusación contra él, en un caso de supuesta prevaricación del que fue acusado junto a otros responsables de una junta de distrito del Ayuntamiento de Madrid. “Este tema no huele muy bien y me genera bastante incertidumbre”, apuntó Aguado.

A partir de hoy se abre el escenario para que los socialistas logren pactos de gobierno. En Asturias, Javier Fernández ha convocado la sesión constitutiva del Parlamento el próximo 16 de junio. En Castilla-La Mancha, el candidato socialista, Emiliano García-Page, señaló que no habrá coalición ni compartirá gobierno con Podemos, pero que quiere lograr “unas bases” para que haya “cierto horizonte” de tranquilidad en la sociedad castellanomanchega. El candidato de Podemos a la Presidencia del Gobierno de Aragón, Pablo Echenique, dijo que no iniciará el dialogo con el PSOE, “hasta que no se hable de las medidas que la ciudadanía está demandando”.

Normas