Tras el repunte del precio del petróleo

Los valores energéticos se salen del charco

Los valores energéticos se salen del charco

El acusado descenso del precio del petróleo ha protagonizado las noticias en los últimos meses. Sin embargo, esa circunstancia, para muchos sectores muy positiva, ha mantenido acobardadas a las principales afectadas, las compañías energéticas, que vieron cómo las Bolsas reaccionaban muy negativamente ante sus malas perspectivas.

Hoy, el escenario es otro. Con el precio del crudo en precios más razonables, los analistas han empezado a volver a contar con los valores del sector energético. Así lo interpreta Juan Luis García Alejo, director de análisis de Andbank: “En los últimos meses se ha castigado demasiado a estas acciones, por lo que ahora están volviendo a formar parte de las carteras de los institucionales. Es cierto que el mercado penalizó demasiado los riesgos. Ahora esperamos un nuevo rebote”.

Virginia Pérez Palomino, responsable de renta variable de Tressis, recuerda que el precio del Brent ha subido un 44% este año, lo que “ha llevado aparejadas mejoras en las expectativas del sector del petróleo, que han dejado de reducirse e incluso se han recuperado”. Además, cree que los movimientos corporativos darán apoyo al sector: “Ya hemos visto la primera gran operación, la compra de British Gas por parte de Shell supone la mayor fusión en una década”.

No obstante, según observa Sandra Crowl, miembro del comité de inversiones de Carmignac, parece que el sector del petróleo en general seguirá enfrentándose a obstáculos en comparación con otras industrias. “El sector energético, como cualquier mercado de materias primas, está sujeto a la dinámica de la oferta y la demanda, y ninguna de las dos está contribuyendo en gran medida al crecimiento sostenido de los beneficios de las compañías que operan en el mismo”.

“El mercado penalizó demasiado los riesgos”,opina García Alejo, de Andbank

En este sentido, Gilles Guibout, de Axa IM, aunque admite que la industria energética ha tenido un rendimiento inferior a la media de la renta variable global en los últimos 12 meses, a consecuencia de la caída del precio del petróleo y los problemas estructurales en el sector, sin embargo, considera que tras la reciente recuperación parcial de la cotización, “las valoraciones, en promedio, no están particularmente atractivas”.

Efectivamente, para los analistas de Fidelity el sector más barato es, con mucho, la energía, con un ratio precio-beneficio de 10,1 en 2014, pero “cuando el descenso de los precios del petróleo y los resultados a finales de 2014 se hayan integrado en los modelos de valoración de los analistas, probablemente el sector no parezca tan atractivo, como se observa ya en el aumento previsto del ratio precio-beneficio este año hasta 15,2. El año pasado la media de todos los sectores fue de 15,5 y este año cae hasta 15,1”, se asegura en la Encuesta a analistas 2015.

Si nos fijamos en valores concretos, Javier Niederleytner, profesor del IEB, resalta que las petroleras fuertemente centradas en la extracción de petróleo (downstream) son las que más sufrieron el desplome en las cotizaciones tras la fuerte bajada del precio del crudo. “Son estas empresas, pues, las que liderarán la recuperación, como estamos viendo en el caso de Conoco Philips. Sin embargo, aquellas empresas con más peso en el upstream han sufrido menos volatilidad, caso de Exxon Mobil o Repsol”.

“La que más ha visto mejorar sus previsiones, en términos porcentuales, es Repsol, y tras ella el gigante francés Total”, afirma la experta de Tressis. Estas dos compañías también están entre las favoritas de García Alejo, quien cree que “solo por su política de retribución, ya merecen la pena, pero es que además están baratas por el triste panorama que presentaban”.

En cuanto a Ramón Carrasco, analista de Bankinter, menciona cuatro valores a tener muy en cuenta: Total –por estar barata y por su atractiva rentabilidad por dividendo del 5%–, Eni, Royal Dutch y Repsol, algo más justa de valoración dado que su precio objetivo se sitúa entre los 19,5 y 20 euros.

Julián Coca, responsable de renta variable de MCH IS y asesor del Alinea Global, por su parte, considera que compañías integradas como Total y Royal Dutch Shell son las mejores opciones para los próximos meses. “Con la caída del precio han mejorado sus márgenes de refino, lo que las ha ayudado a “contener” la caída en exploración y producción. No solo eso, sino que además tienen exposición al negocio del gas, algo que consideramos positivo”.

En duda la mejora del dividendo

Los expertos esperan para 2016 aumentos generalizados de la rentabilidad por dividendo en todos los sectores, y también en el energético tras dos años estabilizado en el entorno del 4,25% de media. Así se afirma en la Encuesta a analistas 2015 de Fidelity. No obstante, durante la presentación del estudio los mismos analistas dudaban sobre si la situación financiera de las compañías iba a permitir cumplir con los planes anunciados de retribución al accionista.

Esa preocupación también la comparten otros expertos. Stuart Rhodes, gestor del M&G Global Dividend Fund, explica que “la característica más importante que buscamos en las empresas es su capacidad y compromiso para hacer crecer el dividendo a largo plazo. Este enfoque se basa en nuestra creencia fundamental de que los dividendos y los precios de las acciones van de la mano”, y en este punto cree que las grandes petroleras, que representan la mayor parte de la capitalización de mercado en el sector de la energía, no van a ser capaces, con el precio del petróleo en los niveles actuales, de cubrir los compromisos de gasto de capital y pago de dividendo.

Mayor confianza le confieren las compañías energéticas, donde esperan que el crecimiento de los dividendos será más estable.

Normas