Aviso a Ryanair: no habrá más de 1.400 millones

IAG dice que no aumentará su oferta por Aer Lingus

Aviones de Aer Lingus y Ryanair se cruzan en el aeropuerto de Dublín.  Reuters
Aviones de Aer Lingus y Ryanair se cruzan en el aeropuerto de Dublín. / Reuters

El grupo de aerolíneas IAG no está dispuesto a mejorar su oferta por la irlandesa Aer Lingus, que tasa en unos 1.400 millones de euros.En un comunicado a los mercados bursátiles, IAG afirma que la oferta anunciada el 26 de mayo, de 2,55 euros por acción, “es la final” y no se aumentará.

Esta declaración supone una advertencia para Ryanair, socio mayoritario de Aer Lingus con un 29,9 % de las acciones y que podría poner problemas a la venta. La operación ha sido aprobada ya por el Gobierno irlandés, poseedor del 25,1 % de los títulos.

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, pidió ayer a la aerolínea de bajo coste dirigida por Michael O'Leary que actúe “de manera racional” y acepte la propuesta de compra, que le presentará oficialmente en los próximos 28 días.

El máximo directivo de IAG efectuó ese llamamiento en Dublín, un día después de que el Gobierno irlandés aceptara desprenderse del 25,1% de títulos que aún mantiene en Aer Lingus desde su privatización en 2006.

Con el “sí” del Ejecutivo irlandés, IAG confirmó que los accionistas de Aer Lingus recibirán 2,55 euros por cada título (2,50 euros por acción y un dividendo de 0,05), lo que valora a la antigua compañía de bandera en 1.400 millones de euros.

“Creo que Ryanair reconocerá los méritos de la oferta que hemos planteado, el valor que estamos ofreciendo por esta operación y, en consecuencia, querrá que se cierre el acuerdo”, dijo ayer Walsh, que fue consejero delegado de Aer Lingus entre 2001 y 2005. El directivo precisó que no ha hablado con O'Leary en las últimas semanas.

Ryanair ha dicho hasta ahora que su posición “no ha cambiado” y que su junta directiva “no ha recibido aún una oferta”, cuyos “méritos serán estudiados cuando sea presentada”.

La operación de IAG cuenta con la aprobación de la directiva de Aer Lingus y del Ejecutivo irlandés y, mientras espera una respuesta de Ryanair, también deberá persuadir a los sindicatos, que se oponen porque piden más garantías sobre el mantenimiento de la plantilla y sus conexiones internacionales.

Normas