El supervisor reitera a Guindos que debe tramitar la circular

La CNMV reclama a Economía que active su semáforo de riesgos

El equipo dirigido por Luis de Guindos no ha comenzado su tramitación

El supervisor se lo ha solicitado varias veces

El Ministerio de Economía mantiene en un cajón el proyecto de la CNMV para clasificar a simple vista el riesgo de los productos financieros. El equipo dirigido por Luis de Guindos no ha comenzado su tramitación, pese a las reiteradas peticiones del supervisor.

Fue en septiembre del año pasado cuando la CNMV dio el pistoletazo de salida a uno de sus proyectos más ambiciosos. El supervisor que preside Elvira Rodríguez propuso entonces una clasificación por colores (verde oscuro, verde claro, amarillo, naranja y rojo) para identificar a simple vista el diferente peligro de los productos financieros para los clientes.

La banca, de entrada, cargó contra la normativa, e incluso cuestionó que el supervisor de los mercados tuviera potestad para legislar sobre la cuestión.

La CNMV defiende, sin embargo, sus competencias para regular sobre este tema, si bien ha introducido cambios sustanciales en el proyecto de circular.

Así, en el informe anual del año pasado, el supervisor explica que ha tenido en cuenta “gran parte de las observaciones técnicas realizadas por la industria, como el aumento de las categorías de instrumentos financieros definidas por su nivel de riesgo, que pasan de cinco a siete”, entre otras sugerencias.

Con las modificaciones aceptadas, la CNMV envió el nuevo texto al Ministerio de Economía el pasado mes de marzo. El siguiente paso, ya responsabilidad del equipo de Luis de Guindos, debería haber sido enviar el texto al Consejo de Estado para su informe preceptivo.

Pero la presidenta de la CNMV desveló ayer en el Congreso que “parece ser que el ministerio está analizándolo y sopesando la posibilidad de incluir su contenido en otro proyecto legal de mayor alcance, por lo que no lo han enviado a dicho órgano consultivo”. “Desde la CNMV creemos que, en todo caso, se debería llevar a cabo la remisión solicitada, cuestión que hemos reiterado”, sentenció. El objetivo del supervisor era tener lista la normativa en la primera parte de 2015, misión, dadas las fechas, imposible.

Elvira Rodríguez destacó también que la actividad supervisora de la CNMV se mantiene por todo lo alto. El año pasado, se investigaron más de 125 millones de operaciones, un 38% más que en 2013. El abuso de mercado –que se divide en dos patas: uso de información privilegiada y manipulación de precios– volvió a ser el mayor enemigo para el organismo que preside Elvira Rodríguez. Por este tema, abrió 11 expedientes sancionadores que afectan a 20 personas, físicas o jurídicas, lo que supone casi multiplicar por cuatro los tres de 2013.

En seis expedientes investigó la actuación de 10 personas por prácticas de manipulación de mercado, en cuatro analizó la operativa sobre acciones propias y en uno de ellos el foco de la investigación se centró en la utilización de información privilegiada. Es más, el año pasado envió a la Fiscalía un caso por posible delito de información privilegiada.

Protección al minorista

Ante la proliferación de productos estructurados, Elvira Rodríguez explicó que ha revisado los procesos de colocación entre los inversores minoristas de emisiones de productos complejos que requieren de una especial atención. La emisión de bonos estructurados se duplicó el año pasado, hasta los 1.488 millones de euros. En el informe de 2014, la CNMV asegura también que ha llevado a cabo una vigilancia estricta de las colocaciones en Bolsa dirigidas a pequeños inversores. El año pasado se realizó la oferta pública de venta (OPV)de Endesa y este, la de Aena. “Les puedo asegurar que esta actuación, por obvia que pueda parecer, dio resultados tangibles e inmediatos”, sentenció Elvira Rodríguez.

Los fondos de inversión volvieron a ser otro foco de atención, ante su espectacular crecimiento en los últimos meses. A cierre de abril, su patrimonio rozaba los 220.000 millones, según la asociación del sector, Inverco, frente a los 122.000 millones de finales de 2012.

Los tipos de interés por los suelos han desplazado el tipo de productos que se comercializan. El furor de los denominados de rentabilidad objetivo se ha desplazado a los de gestión activa. El pasado ejercicio, la CNMV realizó 1.326 actuaciones de vigilancia sobre los fondos de inversión, de las que 146 fueron presenciales y las otras 1.180 a distancia.

Normas
Entra en El País para participar