Reacciones empresariales ante el 24M

“Cancelar inversiones tendrá un efecto devastador en el crecimiento”

Coface avisa de que la ausencia de mayorías podría ralentizar las reformas previstas

Considera que es fundamental la reducción de la deuda privada y pública

Vista de los terrenos donde está previsto desarrollar la operación Distrito Castellana Norte.
Vista de los terrenos donde está previsto desarrollar la operación Distrito Castellana Norte.

El escenario que ha surgido del 24M, sin mayorías absolutas en las comunidades autónomas y con la victoria de Ahora Madrid y Barcelona en Comú en las dos grandes ciudades, ha sembrado la preocupación entre la clase empresarial. Así lo dejaron ver la plana mayor de Coface, aseguradora de crédito cuya matriz está en Francia, que advirtió sobre el impacto que estas elecciones pueden tener sobre el crecimiento, las reformas estructurales y la calificación de crédito.

En un encuentro con medios de comunicación previo a la Conferencia Anual sobre Riesgo País, el director general de Coface Iberica, Marcelino Moneo, expresó su preocupación por la ausencia de mayorías absolutas para gobernar autonomías y municipios. "Supondrá una mayor complejidad para hacer reformas y para la flexibilidad interna que asegure el crecimiento", apuntó. Preguntado por si existe preocupación ante la posibilidad de que se cancelen grandes proyectos de inversión comprometidos en Madrid (como el Distrito Castellana Norte o la operación Campamento), Moneo responde que no existe preocupación a ese respecto, ya que ni se contempla, aunque sí revela que existe cierta inquietud. "España es un país desarrollado. Si pasara eso, estaríamos afectando a la confianza de los inversores y tendría un efecto devastador sobre el crecimiento. Pero insisto no barajamos esa posibilidad".

En la actualidad, España cuenta con una calificación de A4 (la cuarta de siete posibles en la que se mide la capacidad de pago de las empresas españolas en el mercado doméstico y el exterior ) en el que "el panorama económico puede verse afectado por ciertas debilidades y el contexto político y el clima económico pueden sufrir variaciones significativas". En enero de 2008, España contaba con la mejor calificación (A1) y fue descendiendo posiciones en paralelo a la crisis económica hasta bajar a la B (cuatro posiciones menos). En septiembre de 2014 subió una hasta A4 y en junio podría subir otra a A3. En la actualidad está situado en un grupo junto a Brasil, Colombia, India, Marruecos, México, Perú o Arabia Saudí. Para Moneo es fundamental que se mantenga el pulso reformista y que se siga en la senda de reducción del endeudamiento privado y público.

Soluciones para Grecia y Reino Unido

El economista jefe de Coface, Julien Marcilly, se mostró preocupado por el impacto que las elecciones en Reino Unido y la negociación con Grecia para evitar la bancarrota son también foco de preocupaciones. En cuanto a los comicios ganados por el conservador David Cameron, que se había comprometido a realizar un referéndum para votar la salida de la UE, considera que esa opción no se cumplirá y que, de hacerlo, sería un fracaso para todas las partes. "No es un signo positivo que algún miembro quiera dejar un grupo y que el resto de miembros se lo permita", aseguró. Respecto a Grecia consideró que las negociaciones con Grecia están condicionadas por los factores políticas ("Merkel y Schauble son muy populares en Alemania y Tsipras y Varufakis en Grecia") y previó que al final el tira y afloja se solucionará.

Normas