De bolsas y urnas

1.- Los años que llevo escribiendo de bolsa me han enseñado tres o cuatro cosas, como mucho, que me siento en condiciones de defender. Una, la principal, es que sacar conclusiones de un único dato es, en más de la mitad de las ocasiones, falso. Otra cosa es que los analistas (y, por extensión, los periodistas que recogen sus análisis) se sientan (nos sintamos) obligados a decir que la bolsa sube o baja por algún motivo. Por las apariencias; por no decir “no tengo ni idea”. En demasiadas ocasiones he visto una crónica titulada “los mercados caen lastrados por el petróleo” y, poco después, “los mercados suben impulsados por el petróleo”.

2.- Por explicar, cada índice de bolsa cierra cada día en un precio determinado, que se determina a partir de los precios de cotización de los valores, a su vez determinados por la decisión de inversión de miles de operadores en todo el mundo. Comprar o vender. Por eso es relevante, por ejemplo, saber si la bolsa española cae en solitario, o lo hace acompañada. Si cae un valor o si caen todos. Que ayer Italia bajase tanto como España sugiere que los operadores vendían por motivos ajenos (o complementarios) a las elecciones… O eso, o el temor cruzó el Mediterráneo.

3.- La sesión del lunes fue especial porque el inversor extranjero estaba de fiesta: no se trabajaba en Londres, Nueva York o Fráncfort. Aunque el dinero nunca duerme, el volumen fue escaso, y la caída del 2%, menos significativa.

4.- En paralelo, la distribución de las caídas en la sesión de ayer y a primera hora de hoy(después el Ibex ha remontado) se ha centrado en valores concretos:. Empresas constructoras afectadas por los planes urbanísticos o concesiones de basuras son la opción más clara. La caída de los bancos ha sido, por otra parte, flor de un día. Daniel Lacalle, colaborador de Esperanza Aguirre, tampoco ve relación entre las elecciones y la bolsa.Las opiniones recabadas por este periódico son, en general, bastante comedidas.

5.- Las comparativas tampoco aportan muchos elementos de análisis. El Ibex se desplomó tras la arrolladora victoria de Rajoy porque eran semanas en las que la existencia del euro estaba en el aire. Cuando Zapatero también bajó la bolsa, afectada por el carácter islamista del atentado (que ya provocó caídas en Wall Street en la noche del viernes previo) además de por el inesperado vuelco electoral.

6.- Antes de la victoria de Rajoy en 2011 se oía de todo. Que la prima de riesgo se llamaba Zapatero. Que bajaría 100 puntos solo con la victoria del PP… Ni bajó de golpe ni bajó en los meses posteriores. De hecho, subió más. Y en esas primeras semanas, difícilmente fuese culpa de Rajoy. Algo parecido cuando ganó Hollande (llevo desde 2010 escuchando que Francia es la siguiente ficha del dominó, el enfermo de Europa, etc. etc.). Política y finanzas casan malamente.

7.- En el fondo, usar los mercados como argumento tiene una doble vertiente: si hoy el Ibex sube, ¿es gracias a Carmena? ¿Todo lo que pesa el miedo a Podemos es un escaso 2%? El riesgo político cotiza en los mercados. Pero esta semana, solo de forma puntual. El dinero es assutadizo, pero ha hecho callo en estos últimos años.

Comentarios

Ironías de la vida,por fin hablo la juventud en las urnas.Los ciudadanos no quieren protectores de corruptelas ,se tienen que ir.Llega un momento clave en España pactar.Desde la serenidad es hora de tener alturas de mira todos nos jugamos mucho..La clave de buenas conductas:primarias,defender lo publico,no puertas giratorias ,controlar sueldos de altos cargos como ha ocurrido con el resto de ciudadanos,nada de enchufismos de amiguitos etc.Es vergonzoso escuchar las mordidas que se han producido por dar contratos Publicos para amiguitos, no puede volver a pasar por la dignidad de este País,se tienen que ir.Se saltaron la constitución,sus derechos .Especulación pura y dura de los Bancos ,ladrillazo,por encima de los derechos fundamentales.Creo en la social democracia y en las personas honestas.Animo a que gobiernen personas que defiendan lo publico para todos,por una España unida mejor.
Normas