Blogs por Alexis Ortega

Monterone entra indignado. Rigoletto se burla. El duque se divierte. ¿Y Gilda?

Descargar Texto bilingue de la escena de Monterone

Ayer las principales bolsas estuvieron cerradas por festivo. Tampoco ha abierto sus puertas Wall Street por la celebración del 'Memorial Day'. Lo que habitualmente, se traduce en un día "anodino" para los mercados que quedan abiertos, se convirtió ayer en un inmenso "tobogán" ante las alertas de impago de Grecia y el incierto panorama que ha dejado el resultado de las elecciones celebradas ayer en España.

Los mercado bursátiles más perjudicados han sido los periféricos, y en especial los mas vulnerables a la efecto contagio de la situación griega (Portugal Italia y España). El resultado de las elecciones del domingo en España nos hace especialmente vulnerable a este efecto. El IBEX cayó un 2,01% hasta los 11.322,30 puntos, la Bolsa de Milán se ha dejado un 2,09%, la de Lisboa un 1,83% mientras que la de París cayó tan solo un 0,50%.

Como era de esperar, fue la bolsa de Atenas la que más perdió: un 3,11%. Acumula ya una caída del 21,4% desde diciembre del año pasado, fecha en la que se convocaron las elecciones que dieron como resultado el actual gobierno liderado por Alexis Tsipras.

Grecia entra esta semana en una nueva fase crítica en las negociaciones con las "instituciones". Si bien el gobierno ha garantizado el pago de pensiones y salarios a finales de mes, no ocurre lo mismo con las obligaciones que debe afrontar en junio, cuando debe pagar, en varios tramos (del 5 hasta el 19), al FMI 1.600 millones €. El portavoz del Gobierno griego, Gavriil Sakelaridis, afirmó que el Gobierno "quiere ser puntual" con sus obligaciones, tanto en las domésticas como en las exteriores, pero que tomará "...en cuenta los problemas de liquidez que existen", y que pagará "en la medida en que estemos en condiciones" de hacerlo. Justo las demasiadas palabras necesarias para decir algo muy breve y sencillo: no podemos pagar. El ministro del Interior, Nikos Vutsis fue más claro: "Este dinero no se pagará, porque no está."

Curiosa la interpretación que se ha hecho en el primer informe emitido tras las elecciones del 24-M. Lo firma Bank of America/Merrill Lynch y considera que extrapolando el resultado de las elecciones municipales a las próximas generales, se dibuja un Congreso que no será capaz de tomar las medidas que precisa el país. "Será más fácil que adopte políticas heterodoxas", apunta.

Alguien le podría decir a este analista que para medidas heterodoxas ya valen las que venimos poniendo sobre la mesa en todas partes desde hace ya 8 años. ¿O es que un QE es una medida ortodoxa? o es que depreciar un tipo de cambio de una zona con superávit comercial y apreciar la divisa de una zona con déficit exterior crónico ¿esta en los libros de ortodoxia económica?.

O que el camino a la prosperidad ¿se construye con imprentas de billetes de curso legal?. O que pagues por ahorrar y cobres por endeudarte ¿es la esencia de la ortodoxia?. Que cuando nos bajan el sueldo o lo pierdes (la deflación de la clase media) ¿lo que necesitamos es que suban los precios de los productos que necesitamos para vivir?.

¿Castigar la corrupción y el despilfarro es heterodoxia?

Apañar las cosas para que parezca que no necesitamos el cambio es la forma más dañina de heterodoxia. No, lo que ellos llaman heterodoxia, en realidad quieren decir "no me conviene". Justo las mínimas palabras necesarias para hacernos creer que se ha tenido un pensamiento complejo.

Claro que la indignación de la gente no es la solución, pero es el ingrediente necesario para cocinar el cambio real que necesitamos. Si la indignación se convierte en una nueva forma de impedir el nacimiento de lo nuevo, entonces serán aliados no contrincantes.

Normas