Pareja española, con estudios superiores, empleo y sin hijos

Quiénes tienen menor posibilidad de sufrir riesgo de pobreza

El el 30,9% de los jóvenes menores de 16 años sufren vulnerabilidad ante este problema

Quiénes tienen menor posibilidad de sufrir riesgo de pobreza Ampliar foto

De nacionalidad española, con estudios superiores, un empleo, en pareja y sin hijos a su cargo. Este es el perfil de los ciudadanos que sufren un menor riesgo de pobreza, según los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida 2014 que elabora el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Los que se llevan la peor parte representan precisamente la radiografía contraria: extranjeros, con un nivel educativo equivalente a la primera etapa de la ESO, integrantes de hogares monoparentales y en paro.

Así, con respecto al nivel de formación, solo el 10,2% de la población que cuenta con un nivel educativo superior vive en riesgo de pobreza, frente al 29,1% de los que solo habría cursado hasta segundo de ESO.

Por tipo de hogar, son los hogares formados por dos adultos sin niños dependientes los que escapan mejor. Solo el 14,8% de ellos se encuentra en riesgo de pobreza. Por el contrario, se halla en esta situación un 42% de la población que vive en hogares compuestos por un adulto con hijos menores de 14 años.

En relación con la actividad, el 45,1% de los parados se sitúa por debajo del umbral del riesgo de pobreza. Entre los ocupados es solo el 14,2%.

Según la nacionalidad, el porcentaje de aquellos que podrían caer en la pobreza es del 18,4% para los españoles y del 55,4% para los nacidos en países de fuera de la Unión Europea.

Especialmente preocupante resulta el incremento de esta tasa en 3,4 puntos entre los menores de 16 años. Se sitúa así en el 30,9%, casi un 8% más que en el conjunto de la población. Disminuye, sin embargo, entre los mayores de 65 años en un 1,3%. Solo el 11,4% de estos se halla en riesgo de pobreza.

El porcentaje total de población en riesgo de pobreza subió en la encuesta de 2014 hasta el 22,2%, casi dos puntos más que en la de 2013. Los cálculos se realizan sobre los ingresos declarados en el año anterior, cuando las cifras apuntan que la crisis alcanzó su mayor virulencia. El secretario de Economía del PSOE, Manuel de la Rocha Vázquez, ha asegurado que estos datos demuestran que “la recuperación que nos vende el Gobierno está siendo tremendamente injusta”

La Plataforma del Tercer Sector, que representa a 29.000 entidades sin ánimo de lucro, exigió ayer al Ejecutivo de Mariano Rajoy que tome “medidas extraordinarias” ante una situación que consideran también “extraordinaria”. Su presidente, Luciano Poyato, recordó además que entregaron hace dos años al Ministerio de Sanidad un plan para luchar contra la pobreza.

Siguiendo los criterios de Eurostat, el organismo central europeo de estadísticas, el INE fija la puerta de entrada al riesgo de pobreza en el 60% de la mediana de los ingresos por unidad de consumo de las personas. Es decir, parte del valor que del total de individuos deja a la mitad por encima y a la otra mitad por debajo. Así pues, donde se pone el límite varía en función de los ingresos del conjunto de la población. Si estos bajan, también lo hace el umbral. Por tanto, la tasa de riesgo de pobreza no mide pobreza absoluta, sino cuántas personas tienen ingresos bajos en relación al conjunto de la población y por tanto son más vulnerables. Mide la desigualdad.

En 2014, para los hogares de una persona, ese límite se situó en 7.961 euros anuales, un 1,9% menos que el estimado un año antes. En hogares compuestos por dos adultos y dos menores de 14 años se marcó en los 16.719 euros.

Sin capacidad para afrontar gastos imprevistos

El 42,4% de los hogares manifestó que no tenía capacidad para afrontar gastos imprevistos en la primavera del 2014, cuando el INE llevó a cabo la encuesta. En 2013, este porcentaje se situaba algo más de un punto por debajo.

Llegar a fin de mes con mucha dificultad es algo que le sucede al 16,1% de los hogares. Baja, pues ligeramente frente al dato del año anterior. El descenso no llega a un punto (0,8).

Otro de los elementos que utiliza el INE para medir la capacidad económica de los hogares es el poder permitirse salir de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año. En esta situación se halla el 45% de los hogares, un porcentaje un 0,8% inferior al de la anterior encuesta. Por último, el 10,2% de los hogares admitió haber tenido retrasos en los pagos a la hora de abonar gastos relacionados con la vivienda principal (hipoteca o alquiler, recibos de gas, electricidad, comunidad, entre otros) en los 12 meses anteriores al de la entrevista. En 2013 era un 9,3%.

Por comunidades, Canarias (68%), Andalucía (58,3%) y Región de Murcia (55,65) fueron las que tienen más hogares que no pueden hacer frente a gastos imprevistos. En el lado contrario, se sitúaron Navarra (17,5%), País Vasco (20,5%) y Asturias (25,6%). El 24,3% de los hogares de Andalucía, el 22,7% en Murcia y el 20,8% llegaban a fin de mes con mucha dificultad. Las regiones que presentaron los menores porcentajes fueron Navarra (4,2%), Asturias (4,6%) y Aragón (9,8%).

Normas