Vuelven los ‘search founds’ para dar continuidad a pymes sin sucesores

Los fondos de búsqueda ofrecen una vía de salida al creciente número de empresas europeas en propiedad sin sucesores familiares. Se trata de un modelo de inversión menos rentable que el capital de riesgo, pero también menos arriesgado.

Fondos de búsqueda como salida a empresas sin sucesión

Los fondos de búsqueda (search funds) son unos vehículos de inversión que permiten localizar, adquirir, gestionar y hacer crecer una empresa privada. Para muchos futuros emprendedores, ofrecen la oportunidad de convertirse en gestores de fondos de una empresa a una temprana etapa de su carrera. Y en cuanto a las empresas, como apunta Ian Mount en Fortune, pueden suponer una buena opción de salida cuando los propietarios no cuentan con ningún plan de sucesión.

En 2010, Marc Bartomeus, natural de Barcelona, después de graduarse en la Sloan School of Management del MIT, no pensó en Silicon Valley o en abrir una consultoría. Lo que hizo fue recaudar algo más de 200.000 euros procedentes de 16 inversores para crear Ariol Capital, una pequeña firma de inversión que tenía un objetivo, adquirir una pequeña empresa en España que permitiera a Bartomeus regresar a su país.

El pasado octubre, Bartomeus consiguió financiación para comprar Repli, un distribuidor de envases con sede en Barcelona que genera unos ingresos de 17 millones anuales. De esta manera, Ariol Capital se convertía en el así llamado ‘fondo de búsqueda’ y Bartomeus en uno de los pioneros de una tendencia de expansión internacional que podría ofrecer una vía de salida al creciente número de propietarios de empresas familiares europeas que ya tienen una edad avanzada y que no cuentan con sucesores.

"Si echas un vistazo a las estadísticas, existen una gran cantidad de empresas en propiedad cuyos CEOs rondan los 60 años, muchos de los cuales iniciaron sus negocios hace 30- 40 años y que siempre se han dedicado a gestionar la misma empresa", afirma Bartomeus, de 36. "En algún momento tendrán que retirarse. Cada año aumenta el número de empresas en esa situación".

El modelo de inversión ‘Search Fund’ surgió a mediados de la década de los 80 y su propulsor fue Irv Grousbeck, que en la actualidad es profesor de administración en la Graduate School of Business de Stanford (GSB). El origen de este método tenía como objeto fomentar el emprendimiento, al permitir que los licenciados en la escuela de negocios pudieran iniciar y expandir pequeñas empresas.

Cómo funciona el modelo ‘search fund’ o ‘fondos de búsqueda’

Tras proporcionar la financiación inicial para una ‘búsqueda’ a un emprendedor (o a un par de ellos), los inversores aportan la parte en efectivo del precio de compra, por lo general entre 1 y 7 millones de dólares, para un precio total de entre 5 y 20 millones, según el estudio de 2013 de Stanford. A medida que el nuevo CEO incrementa sus ingresos, va acumulando una participación del 30% del volumen del negocio de los últimos años (generalmente de tres a cinco años, aunque a veces mucho más tiempo), lo que dirige a la compañía a la reventa.

Hasta hace poco, los fondos de búsqueda eran un fenómeno casi exclusivo de América del Norte, con casi 200 adquisiciones exitosas en EE.UU. y Canadá. Pero en los últimos años, la tendencia se ha extendido primero por Reino Unido y después por Europa, África, Asia y América Latina. Según un reciente estudio realizado por el Centro de Fondos de Búsqueda de la Escuela Empresarial IESE de Barcelona, se han recaudado 36 fondos de búsqueda fuera de América del Norte, siendo 14 de ellos en los últimos dos años. El Reino Unido cuenta con la mayor parte, con once, seguido de México, con ocho.

Escasez de sucesores familiares en las empresas europeas

Los fondos de búsqueda pueden encontrar un terreno especialmente fértil en Europa, con una generación ‘baby boomer’ de dueños de negocios que ya son mayores, una escasez de sucesores familiares, y una aversión a los compradores de capital privado tradicionales. "Existe un mercado enorme donde poder aplicar el modelo", dice Jürgen Rilling, un inversor de fondos de búsqueda alemán con participaciones en Ariol capital.

Según el Institut für Mittelstandsforschung (Instituto de Investigación de PYME), en Bonn, Alemania, alrededor de 130.000 pequeñas y medianas empresas alemanas tratarán de encontrar sucesores entre 2014 y 2018. Y en España son unas 47.000 las empresas que se ajustan bien al modelo de fondos de búsqueda, con 10 o más empleados, y más de 20 años.

"En España, hay empresas que desean la cesión en herencia, pero hoy en día las segundas generaciones prefieren cada vez más dedicarse a otra cosa o disponer ya del dinero", declara Bartomeus.

En Europa, se transfieren cada año unas 450.000 empresas y 2 millones de empleados en total, según la Comisión Europea.

Sin embargo, convencer a los propietarios de empresas europeas para que vendan a un fondo no es tarea fácil. Rilling señala que los inversores de capital privado - que persiguen mejorar rápidamente el perfil financiero de una empresa, a menudo con recortes de plantilla, y reventas - tienen una mala reputación entre los dueños de negocios. "No les apetece acudir al club social y sentir que los demás les señalan: 'Ese ha vendido. No es buena gente", dice.

Cuando Till Bossert y Tobias Raeber, de Kronos Kapital, andaban buscando una empresa para adquirir en Alemania, tuvieron que esforzarse en demostrar que no eran inversores de capital privado. "Llegamos a publicar varios artículos en periódicos alemanes explicando que éramos jóvenes emprendedores tratando de resolver problemas de sucesión", declaró Bossert en una reciente conferencia sobre fondos de búsqueda en el IESE. "Tienes que ganarte la confianza".

Después de haber enviado 2.000 cartas para posibles adquisiciones, hace dos meses Kronos compró Herchenbach Industrie-Zeltebau, un fabricante de construcciones temporales.

Ventajas de los fondos de búsqueda

Al final, los fondos de búsqueda proporcionan un punto intermedio para inversores, vendedores y empresarios. Aunque ofrecen a los inversores rendimientos más bajos que la operaciones de capital de riesgo, pero son menos arriesgados.

"Frente al 80% en estimación de fracaso (en el capital de riesgo), en este caso hay un 80% de posibilidad de éxito", señala Sandro Mina, codirector gerente de Relay Investments, que ha invertido en cerca de 100 fondos de búsqueda, nueve de ellos en Europa. Según declara Mina, con esos fondos se han adquirido 62 empresas, tres de las cuales fracasaron.

El estudio de 2013 de fondos de búsqueda de Stanford reveló que, eliminando los tres primeros valores atípicos, los inversores conseguían con este modelo un promedio de casi tres veces lo invertido.

Y a pesar de que los fondos de búsqueda no proporcionan a los propietarios de empresas tanto dinero como el capital privado - el precio suele estar en unas cinco veces las ganancias antes de impuestos (EBITDA) - ofrecen unos beneficios razonables y una cierta confianza para los vendedores de que su empresa no sufrirá una transformación total.

"Llegar y decirles que no estamos allí para despedir a la gente", añade Bartomeus. "Ese es un mensaje importante para ellos".

Normas