Baraja emitir bonos ‘EETC’ y tiene una línea disponible de crédito de Airbus

Iberia apunta a un recorte de costes superior a los 500 millones en 2020

Sumará una rebaja del 10% en combustible al 35% en gastos de personal

Un avión con la nueva imagen de Iberia en la T4 de Barajas. Al fondo se apreia un aparato con el antiguo logotipo. P. Monge
Un avión con la nueva imagen de Iberia en la T4 de Barajas. Al fondo se apreia un aparato con el antiguo logotipo./ P. Monge

Iberia ha explicado a la comunidad de inversores, a través del folleto del programa de bonos registrado en Irlanda, que se encuentra en buena disposición para competir tanto en el corto como en el medio y largo radio, a pesar de que reconoce que las barreras de entrada de nuevos competidores son bajas, que algunos de sus principales rivales operan con mejores estructuras de costes y que la presión del tren de alta velocidad es creciente.

En este contexto, y tras los fuertes ajustes de personal y operaciones acometido a finales de 2012, la compañía busca una bajada de costes operativos que podría superar los 500 millones anuales –a perímetro constante– antes de que concluya 2020, lo que representa una reducción de alrededor del 12,5% respecto a una factura que supera los 4.000 millones (5.500 millones en 2008) actualmente por costes de personal, combustible, alquiler de flota o el pago de tasas, entre otros. Los ingresos, por su parte, son de 4.267 millones (el 76% por el transporte de pasajeros).

Las cifras

1.156

millones de euros es lo que gastó Iberia en combustible en 2014, lo que representa el 26% de sus costes operativos.

7,6%

de los costes están relacionados con las tasas aeroportuarias, lo que arroja una cifra cercana a los 325 millones de euros.

25%

se habrá ajustado el gasto de personal en 2016 respecto a 2012. El objetivo es llegar al 35%.

La aerolínea que preside Luis Gallego espera que, a la vuelta de cinco años, el 62% de los asientos ofertados en rutas de larga distancia correspondan a la nueva flota, frente al 23% actual. Iberia opera el largo radio con 33 unidades entre Airbus 330 (ocho aparatos) y 340 (25 aviones), y espera otros ocho A330-200 más entre diciembre de este año y noviembre de 2016 (1.480 millones de dólares a precio de catálogo). Además, están por llegar otros ocho aparatos A350-900 (2.361 millones de dólares). El objetivo es ir reemplazando los modelos A340 y el ahorro en combustible derivado de estas incorporaciones superará los 100 millones, según estimaciones internas, sobre un gasto que en 2014 fue de 1.156 millones. Esta cifra representa el 26% de los costes operativos totales.

La aerolínea asegura tener tres vías principales para acometer la inversión en flota: el mercado de capitales, la financiación por parte del fabricante (tiene una línea disponible de Airbus por 695 millones de euros) y el recurso al mercado de bonos EETC (Enhanced Equipment Trust Certificates), con los que suelen financiarse las aerolíneas norteamericanas y de los que British Airways ya emitió 927 millones de dólares en el verano de 2013, introduciendo este tipo de deuda en Reino Unido. Air Canadá y Turkish Airlines han sido de las últimas en colocar EETC, por 1.000 y 330 millones de dólares, respectivamente, el pasado mes de marzo.

Costes laborales

Iberia espera aligerar los equipos de sus distintas divisiones en 5.471 personas, incluidas las bajas previstas en el acuerdo de mediación entre la compañía y los sindicatos, de marzo de 2013, y el ERE voluntario con un límite de 1.427 empleados.

Rozando los 17.000 empleados al cierre de 2014, tiene su reestructuración ejecutada a un nivel del 70% y debería bajar al entorno de los 15.500, con lo que habrá recortado un 35% en 2020 el coste de plantilla (aún superior a los 1.000 millones) respecto al ejercicio 2012, cuando arrancó la reconversión del grupo. En 2016 el ajuste del gasto ya habrá alcanzado un 25% a igual producción.

En este cálculo se incluye el tijeretazo salarial acometido en el marco del Plan de Transformación y a futuro queda la baza de nuevas mejoras en la estructura de costes derivada de un menor nivel salarial de entrada para los distintos colectivos (personal de tierra, tripulantes de cabina de pasajeros y pilotos), pactado en los convenios que rigen desde el año pasado. Futuros incrementos salariales están supeditados a la rentabilidad de la compañía, que volvió a beneficios operativos en 2014 (50 millones) después de seis años en rojo.

Otro reto es la recuperación de caja, que era de 3.000 millones de euros antes de la crisis, a un ritmo de 200 a 300 millones anuales. Este confortable colchón se ha evaporado principalmente a base de pagar la reestructuración. El otro gran objetivo declarado es conquistar un margen de beneficio operativo del 12% al 14%.

Fuerte en los mercados de habla hispana

Iberia ha contado a los inversores interesados en su primero emisión de bonos en los últimos 11 años que consiguió “mantener el liderazgo de mercado durante 2014 en cada una de las cinco mayores economías de habla hispana de Latinoamérica”. Solo se le resiste Colombia, donde ocupa la segunda posición, según sus propia información.

De hecho, Iberia se vende como el primer grupo aéreo en Europa por vuelos diarios ofertados hacia el sur de América, con una cuota de mercado que roza el 15%. Lo próximo será la vuelta a Cuba, el 1 de junio, tras recuperar Montevideo (Uruguay) el año pasado y abrir rutas a Cali y Medellín (Colombia) a primeros del presente ejercicio.

En este contexto de recuperación de actividad, Iberia se plantea un incremento anual de producción del 6,5% hasta el año 2020, tal y como marca su Plan de Futuro. Distintos destinos de Asia están en el horizonte de la compañía. La ministra de Fomento, Ana Pastor, aseguró días atrás que la empresa tiene interés por Japón, pero Iberia sigue analizando números y asegura que la demanda actual, cruzada con los costes, no ofrece rendimiento.

El otro punto fuerte de la aerolínea que preside Luis Gallego es el Puente Aéreo entre Madrid y Barcelona, donde apenas cuenta con competencia en los cielos, pero que está claramente amenazado por el AVE. El próximo paso previsto es la apertura de una base en Barcelona para abaratar costes en una línea punto a punto que a día de hoy es deficitaria. A partir de ese momento, podría introducirse la oferta de Iberia Express, Vueling y Air Nostrum para liberar a Iberia de las frecuencias con menor demanda, que hoy se atienden con aviones de alta capacidad.

Normas