México teme desengancharse del mercado europeo

El presidente mexicano quiere aprovechar su próxima visita a Bruselas para relanzar las relaciones comerciales con la Unión Europea, que se han triplicado en los últimos 15 años.

(Publicado en la edición digital y de papel de Cinco Días, 18/7/2015).

La cumbre de la Unión Europea con Latinoamérica del 10 y 11 de junio es una cita clave para estos dos bloques económicos, que deberán reajustar sus relaciones tras la reciente e histórica apertura de contactos entre Washington y La Habana. Pero si hay una pieza con riesgo de descolocarse en ese mosaico es México, la segunda mayor economía del bloque latinoamericano y estrechamente ligada a EE UU y Canadá por el acuerdo de libre comercio (TLC) firmado entre los tres países en 1994.

La entrada en vigor del TLC o Nafta (en inglés) provocó una caída del 50% en la cuota de mercado de la Unión Europea en el país azteca. La situación se corrigió con un tratado UE-México que ahora cumple 15 años y que ha permitido triplicar los flujos comerciales hasta los 64.000 millones de dólares en 2014. El Gobierno mexicano, sin embargo, teme que el reciente acuerdo entre la UE y Canadá y el que está negociando Bruselas con Washington quiebre de nuevo la relación con Europa, pero esta vez en detrimento de la economía mexicana.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, intentará conjurar ese peligro durante su próxima visita a Bruselas para asistir a la cumbre latinoamericana y a una bilateral con la UE (el 12 de junio). México espera que en esas citas se concrete la puesta en marcha de las negociaciones para actualizar el acuerdo comercial con la UE y adaptarlo a los de EE UU y Canadá.

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, ya se ha mostrado dispuesta a negociar un acuerdo más moderno a partir de este otoño. México sospecha que, sin esos cambios, su producción industrial y agrícola se desenganchará del mercado europeo.

Un estudio del BBVA, publicado la semana pasada, concluye que el acuerdo con la UE ha beneficiado en México, sobre todo, a sectores como la maquinaria, componentes eléctricos y transporte. La entidad financiera calcula, además, que cada millón de dólares invertido por la UE en México ha aumentado las exportaciones manufactureras de ese país en 679.000 dólares. Según la Comisión Europea, la inversión europea anual en México se ha triplicado desde que entró en vigor el tratado bilateral en julio de 2000 y suma 133.000 millones de dólares, con Holanda (35%), España (32,6%) y Bélgica (13%) como principales inversores.

Normas