Intentará colocar su AVE en Omán y los Emiratos Árabes

Talgo va a por tres proyectos del millonario plan ferroviario de India

José María Oriol y Carlos Palacio, consejero delegado y presidente de Talgo, respectivamente.  Pablo Monge
José María Oriol y Carlos Palacio, consejero delegado y presidente de Talgo, respectivamente. / Pablo Monge

La eterna promesa de obras multimillonarias en India, especialmente en la modernización del ferrocarril, tiene al fabricante español de trenes Talgo pendiente de ese mercado desde 2010. La estatal High Rail Corporation of India, filial de Rail Vikas Nigam, avanza en el plan Vision 2020 en busca de corredores que permitan el tránsito a 350 kilómetros por hora, mientras la también pública Indian Railways proyecta un plan para mejorar la baja velocidad de los corredores ya existentes.

En ambos proyectos, Talgo se ve con posibilidades. Los viajes en tren en ese país de grandes distancias marcan una media ligeramente inferior a los 30 kilómetros por hora, registro que se pretende más que duplicar sin realizar grandes inversiones en la infraestructura. La clave, citan fuentes de Talgo, está en renovar el material rodante con unidades capaces de viajar a más de 160 kilómetros por hora.

Las inversiones previstas, si se cumple el programa, se irían a unos 123.000 millones en los próximos cinco años.

En alta velocidad, tiene el visto bueno para ser desarrollada la línea Bombay-Ahmedabad; el gigante estatal China Railway está estudiando la factibilidad de otras dos, la línea Delhi-Chennai y la Chennai-Bangaluru-Mysore, y está en examen el trazado entre Delhi, Chandigarh y Amritsar. Ante tal volumen de proyecto, la promotora del tren de alta velocidad indio ha llamado a la colaboración de empresas privadas.

Su intención es tener cuatro líneas, con 2.000 kilómetros de trazado, en avanzado estado de ejecución para el citado ejercicio 2020 y otras ocho en planificación. Tras intentar vender sus trenes ligeros de pasajeros para los tramos interurbanos, terreno en el que el fabricante tiene en estudio tres proyectos, Talgo intentaría pujar por introducir también su oferta de alta velocidad.

La compañía que dirigen Carlos Palacio y José María Oriol ha acumulado notable experiencia en el desarrollo del AVE en España y es el proveedor de trenes para el la compleja línea entre La Meca y Medina, en Arabia Saudí. En estos momentos ultima la fase de pruebas de su nuevo modelo Avril, diseñado para transportar a 600 pasajeros y con el que Talgo dice haber superado ya los 360 por hora.

Tras suministrar y mantener trenes en España, Portugal, Francia, Suiza, Italia, Estados Unidos, Kazajstán, Uzbekistán, Rusia y Arabia Saudí, Talgo también mira con interés los proyectos de alta velocidad en Omán y el que está ideado para enlazar los Emiratos Árabes.

En el caso de Omán, FCC es la única constructora española que ha pasado el corte para comenzar a construir la primera línea, valorada en 6.000 millones. Sus socios de consorcio son la india Larsen y Toubro y la firma local Khalid bin Ahmed & Sons. La adjudicación se espera para finales de año.

Normas