Encuentro Cinco Días

Los empresarios vascos recuperan la confianza anterior a la crisis

Hay un cierto grado de optimismo” entre los empresarios de Euskadi, expresó ayer con cautela Arantza Tapia, consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno vasco, durante las jornadas sobre innovación organizadas por Banco Santander y CincoDías en el campus en Bilbao de la Universidad de Deusto.

El evento convocó a más de medio millar de personas, que llenaron el paraninfo del centro. Ante ese auditorio, Tapia desveló que los hombres de negocios del País Vasco han recuperado los niveles de confianza anteriores a la crisis económica, que arrancó a fínales de 2007, según los datos de una encuesta realizada por el Ejecutivo del lehendakari Íñigo Urkullu.

“Este verano, un nuevo decreto del Gobierno vasco adaptará a larealidad la actual Red de Ciencia, Tecnología e Innovaciónde Euskadi”. 

Arantza Tapia, Consejera del Gobierno vasco

Los últimos datos macroeconómicos van en esta línea, con un descenso del paro del 2,3% en abril pasado en Euskadi y con un crecimiento interanual del PIB del 2,2%, sustentado en una evolución del 1,2% de la industria, que genera casi una cuarta parte de la riqueza de la comunidad autónoma.

Todos esos números fueron expuestos por Arantza Tapia durante el evento de Bilbao. Sobre la innovación, la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad recordó que el Gobierno vasco puso en marcha por primera vez en 2013 un sistema de “monitorización y seguimiento” de los proyectos tecnológicos subvencionados, para medir su impacto en términos de mejora de la calidad de vida de las personas y de generación de nuevos puestos de trabajo.

Plan de Innovación

El Ejecutivo de Urkullu lanzó hace meses el Plan de Ciencia, Tecnología e Innovación, proyectado a 2020 con un presupuesto de 11.000 millones, entre inversión pública y privada. Estará centrado en los sectores de biociencias aplicadas a la salud, energía y fabricación avanzada, sin descartar la búsqueda de avances en otros ámbitos. Además de esta iniciativa, Tapia insistió en una “adaptación” de la actual Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación, integrada por múltiples asociaciones y centros de investigación. Su nueva configuración se conocerá a través de un decreto que el Gobierno de Vitoria hará público en junio o julio próximos.

Su redacción estará basada “en el rigor en la utilización de los recursos” destinados a la I+D+i, y en que los avances tecnológicos conseguidos tengan una aplicación efectiva e inmediata en la sociedad y en la economía.

Tapia reiteró que la Administración “no está para sustituir” a las compañías en las iniciativas relacionadas con la innovación, “y sí para apoyarlas” en este tipo de inversiones.

La consejera de Desarrollo Económico y Competitividad reconoció que la pasada crisis económica, que definió como “terrible”, redujo los presupuestos relacionados con la innovación. Pero en la actualidad, en la salida de esa etapa de declive, hay que “recuperar el impulso” anterior a 2007, cuando la bonanza reinaba en la mayoría de los negocios.

Integración de empresas

Fuera del ámbito de la innovación, Arantza Tapia adelantó que el Gobierno vasco apoyará los procesos de integración entre compañías de Euskadi para ganar dimensión en los mercados exteriores. También arropará las estrategias de crecimiento de las compañías familiares y las salidas a Bolsa que supongan aportaciones de capital que financien planes de crecimiento.

Durante un coloquio organizado para la jornada, Alberto García Erauzkin, presidente de la operadora de telecomunicaciones Euskaltel y presidente de Innobasque, asociación vasca que promueve la innovación, recalcó que Euskadi promovió la investigación en desarrollos propios hace más de 30 años, como salida a la crisis industrial de ese momento. Un esfuerzo “reconocido en Europa”, a su juicio, y que aglutina a todos los agentes relacionados con la innovación. Desde las empresas a las Administraciones, pasando por las universidades, los centros tecnológicos y las personas, que junto con la reputación son activos “fundamentales”.

“Hay que hacer las cosas de una forma distinta a la de ayer para que sean mejores. Esto exige personas motivadas, que junto con la reputación corporativa son activos clave”

Alberto García Erauzkin, presidente de Innovasque

García Erauzkin definió la innovación como “un reto, que exige de un diagnóstico que busque una solución distinta de las convencionales. Y luego hay que ponerla en marcha con éxito”. Un círculo virtuoso que necesita de personas motivadas “para hacer las cosas de una forma distinta a la de ayer, para que sean mejores”. Euskadi, pese a contar con poco más de dos millones de habitantes, tiene que “aprovechar su fuerza regional para proyectarse hacia afuera”, aseguró el ejecutivo, y asumir los cambios en los diferentes mercados, a su juicio. Como presidente de Euskaltel, puso el ejemplo de los SMS por teléfono móvil. Las operadoras del sector pasaron de obtener por esta vía el 15% de sus ingresos totales a no facturar un solo euro por la irrupción del sistema WhatsApp.

El presidente de Innobasque señaló que “la medición de los resultados de la innovación es fundamental”. Opinó que hay varias variables que son las referentes básicas de esa mentalidad. Por un lado, los centros tecnológicos y las universidades. Por otro, la Administración y las empresas. Y la sociedad. “La innovación solo funciona si trabajan juntos”.

Este modelo funciona en Euskadi, a su juicio, aunque todavía falta recorrido por hacer. Sobre todo en relación con la reiterada separación entre el mundo de la empresa y el de la universidad. “Quizás hay que hacer autocrítica, para reconocer que la distancia igual viene de las propias compañías”, concluyó García Erauzkin.

Formación técnica

A una pregunta desde el auditorio de Guillermo Dorronsoro, decano de Deusto Business School, sobre la implicación de las personas en los procesos de innovación, Alberto García Erauzkin respondió que hay países como Alemania con una gran ventaja en este ámbito. Sobre todo en relación con la participación de los trabajadores en la dinámica cotidiana de sus respectivas empresas.

El presidente de Euskaltel se refirió a la empresa que lidera para concretar un caso de innovación social. En noviembre de 2014 llegó a un acuerdo con el grupo chino ZTE, al que externalizó parte de su actividad (migración de red y móvil 4G), así como a 133 de sus trabajadores de la sede de la operadora vasca en el Parque Tecnológico de Zamudio (Vizcaya). Son profesionales que han mantenido su empleo con las anteriores condiciones laborales y ahora forman parte del equipo del cuarto fabricante mundial de teléfonos móviles.

El ejecutivo de la teleco vasca aprovechó para declarar que los directivos de ZTE se han quedado sorprendidos por el alto nivel técnico de los ingenieros vascos.

Preguntado por cómo innova Euskaltel, García Erauzkin respondió que, sin renunciar a un mayor tamaño empresarial, la apuesta es por “la capacidad de hacer más cosas” en un sector muy tecnológico. Sobre procesos de integración en los que Euskaltel pueda estar implicado, García Erauzkin reiteró la disposición de la compañía a liderar “la consolidación de una parte del sector”, en referencia a una posible unión con otros operadores regionales del norte de España. En concreto con los cableros R (Galicia) y Telecable (Asturias).

El banco suma 400.000 clientes vascos

Enrique García Candelas, director general de Banco Santander, desveló ayer que la entidad cuenta con más de 400.000 clientes en Euskadi. De esta comunidad proceden además 100.000 de sus accionistas. Es un mercado que aporta a la entidad financiera un volumen de negocio de 17.000 millones, supervisado por Patricia Arias, directora territorial para el País Vasco, presente ayer en la jornada, entre otros ejecutivos del banco.

Durante su intervención, García Candelas destacó el potencial de crecimiento económico de Euskadi y el apoyo de Banco Santander a los proyectos de innovación. Lo hace a través de varias vías. Desde la financiación directa, “también en los años más duros de la crisis”, recordó el director general de la entidad, hasta la colaboración con universidades de todo el mundo. Suma más de 1.200 convenios en este ámbito.

En la etapa reciente, el banco ha aportado 1.100 millones a planes relacionados con la innovación. En la actualidad, tiene reservados otros 700 millones para los próximos cuatro ejercicios.

Además, Banco Santander concede periódicamente premios a la innovación y a la investigación.

Enrique García Candelas detalló que el grupo está centrado en una estrategia de “innovación abierta” en relación con sus clientes y que mantiene un contacto constante con la Administración, con acuerdos como el suscito con el Ministerio de Industria en el área de la formación digital. Un apoyo que se extiende al ámbito de los emprendedores.

En su discurso también habló del “círculo de éxito” con el que trabaja el banco, que engloba a “empleados y clientes satisfechos”, lo que genera riqueza en el entorno local y aumenta la retribución a los accionistas.

Normas