Los expertos apuestan por un 2015 positivo con precios en equilibrio y más demanda nacional

Más crédito para afianzar la mejora paulatina de la vivienda

La Caixa Research cree que el esfuerzo para comprar casa ya se encuentra en cotas sostenibles

El fuerte stock ralentizará la nueva construcción en algunas regiones

Imagen de viviendas en venta en Madrid
Imagen de viviendas en venta en Madrid

El año comenzó con buenas perspectivas para el mercado inmobiliario y según avanzan los meses éstas no hacen sino confirmarse. El Salón Inmobiliario Internacional de Madrid (SIMA) ha sido un buen ejemplo de cómo las principales variables del sector (oferta, demanda y precios) comienzan a acercarse al punto de equilibrio y presentan “las constantes vitales de una actividad que vuelve a animarse”. Así lo pone de manifiesto el último informe de La Caixa Research, al que ha tenido acceso CincoDías, en el que analiza la “temperatura” de cada uno de esos tres pilares.

En el caso de la demanda, tiene en cuenta tanto la necesidad de vivienda de los compradores nacionales, medida en primeras y segundas residencias, como el potencial de crecimiento de los extranjeros. El análisis demuestra que frente al mínimo registrado en el segundo trimestre de 2014, el pasado año cerró con suaves incrementos de las ventas de casas, aunque todavía lejos de los niveles considerados de equilibrio. De momento, las operaciones protagonizadas por inversores foráneos son las que más tiran del mercado, no en vano crecen a un ritmo del 23,5%. Sin embargo, dicho informe recuerda que hasta que no se incorpore con más fuerza el comprador nacional, no se alcanzarán tasas globales de crecimiento más significativas.

El estudio no duda que esa incorporación, aunque lenta y sostenida en el tiempo, se producirá, motivada sobre todo por la consolidación de la mejora laboral y la flexibilización del acceso al crédito. En este apartado, la Caixa destaca que gracias al programa puesto en marcha por el BCE y al saneamiento de la banca, que da por prácticamente concluido, comienza a aumentar el volumen de nuevas operaciones de crédito, con condiciones más ventajosas. Gracias a ello, se logra que el grado de esfuerzo que deben realizar los hogares para comprar casa se sitúe en “cotas sostenibles”.

Lo que ocurra con las ventas inmobiliarias tendrá una repercusión directa sobre la oferta. Este indicador analiza no solo el ritmo de actividad, sino el volumen de stock que continúa sin vender. Para el citado estudio, es en la oferta donde aún queda más recorrido al alza para mejorar, puesto que la construcción de nuevas promociones apenas ha comenzado a repuntar en los últimos meses de 2014, frente al mínimo histórico que alcanzó a finales de 2013. De hecho, el que exista todavía un elevado remanente de viviendas sin vender ni alquilar en algunas regiones es lo que provocará que la recuperación sea muy paulatina y gradual a lo largo de este año.

En cuanto a los precios, la situación también se presenta francamente “alentadora”, apuesta la Caixa. En opinión de esta entidad, ya se encuentran en niveles de equilibrio, “lo cual deja entrever la evolución reciente de los precios que, tras sufrir un descenso del 30% en términos nominales y un 37% reales desde comienzos de 2008, a mediados de 2014 comenzaron a estabilizarse”.

Así, el informe concluye que las constantes vitales del ciclo que comienza ahora son “saludables”, aunque recomienda ir tomando la temperatura al sector periódicamente para evitar errores del pasado. Sobre si la recuperación de la economía española se asemeja a otras que han sido calificadas somo salidas de la crisis sin crédito, La Caixa no duda que ha sido así, si bien a corto y medio plazo vaticina que la rentabilidad del sector bancario pasa por conceder más préstamos, lo que impulsará la financiación y con ella, el aumento del PIB ganará vigor.

Normas
Entra en El País para participar