La renta variable, el activo con más rentabilidad potencial

Vías de rentabilidad con tipos en punto muerto

Caminos hacia la rentabilidad con los tipos a cero.
Caminos hacia la rentabilidad con los tipos a cero.

"La gente tiene que estar preparada para perder dinero si quiere conseguir algo de rentabilidad. Es inviable querer tener rentabilidad sin querer asumir riesgo. Es hacia donde se encamina la industria”. Estas palabras de Ignacio de la Torre, socio de Arcano, resumen el sentimiento que hay en el sector desde hace varios meses. La caída de los tipos de interés dan más de un quebradero de cabeza a los inversores que huyen del riesgo y en cuyo vocabulario no entran palabras como volatilidad o pérdidas.

Y es que la actual posición de los grandes bancos centrales mundiales -Reserva Federal, BCE, Banco de Inglaterra y Banco de Japón- nos sitúa en un mundo de tipos bajos o muy bajos. En el caso de la eurozona, incluso negativos. Sabiendo que el BCE va a mantener las actuales condiciones de liquidez hasta bien entrado el ejercicio 2016, a razón de 60.000 millones de euros de compras de bonos mensuales, los expertos se atreven a decir que los tipos de interés serán bajos durante al menos ese tiempo.

Rosa Duce, economista jefe de Deutsche Bank, recuerda que hace tiempo que los tipos del BCE están en niveles de cero pero los inversores españoles aún podían obtener algo de rentabilidad o bien porque los bancos ofrecían depósitos extratipados como fórmula para captar pasivo o por los fondos de renta fija donde se registraban rentabilidades.

“Es cierto que el entorno actual de tipos cero en Europa condiciona mucho el comportamiento del inversor más conservador. La imposibilidad de obtener retornos positivos en términos reales a las inversiones conservadoras, puede llevar a este inversor a asumir niveles de riesgo superiores a los que está capacitado para soportar”, explica David Ardura, subdirector de gestión de Gesconsult. Con este telón de fondo, las opciones para los inversores y los ahorradores se focalizan hacia activos muy concretos.

1- DEPÓSITOS: Precaución con los extranjeros

El que fuera producto estrella no hace tantos años gracias a la batalla campal que mantenían las entidades por captar pasivo atraviesa por su peor momento. Aún así, todavía existen ofertas que permiten obtener intereses incluso por encima del 2% sin renunciar a la seguridad. La cuenta nómina de Bankinter exclusiva para nuevos clientes con ingresos desde 1.000 euros paga hasta un 5% TAE el primer año y un 2% el resto. El saldo máximo a remunerar es de 5.000 euros. Y más cerca del 2% está el depósito a tres meses de ING, concretamente ofrece un 1,9% para nuevos clientes.

Otras entidades como Banca Mediolanum tienen en su catálogo, productos de similares características:la cuenta Freedom ofrece una rentabilidad del 2% pero únicamente los seis primeros meses, para la parte del saldo que exceda los 15.000 euros y hasta el millón.

Para obtener rentabilidades más elevadas, hay que salir de nuestro país para encontrar estos productos. En Malta, el Nemea Bank, que tiene página web en español como respuesta al interés generado entre los ahorradores españoles, tiene depósitos a plazo fijo para distintos períodos, el depósito al año remunera el 2%; el de dos años, el 2,5%; el de 3 años el 3%; el de 4 el 3,5% y el de 5 años, el 4%. Sin embargo, el inversor que opte por este tipo de productos tiene que tener en cuenta que hay que esperar al momento de vecimiento del producto para recuperar el dinero. Estas entidades están adheridas al Fondo de Garantía de Depósito (FGD). Sin embargo, los expertos creen que hay que ser prudentes a la hora de elegir estos depósitos.

Juan Luis García Alejo, director de análisis, mercado y producto de Andbank, considera que “pedir un depósito en un tercer país, en el que puede o no haber riesgo divisa, dificultades operativas o tratamiento fiscal dispar nos parece que es acumular capas innecesa rias para la obtención de un retorno que seguro que encuentra mejores vías”.

2- BOLSA: Activo más atractivo pero con riesgo

Las acciones con buenos dividendos están especialmente indicadas para los inversores de corte más defensivo, que miran más al largo plazo y que, de esta manera, pueden disponer todos los años de unas aportaciones económicas de forma regular y relativamente a resguardo de la evolución de las acciones en los mercados bursátiles. “Cuando elegimos valores que destacan por su rentabilidad por dividendo, pedimos que sean sostenibles, que tengan una capacidad de generación de caja suficiente y que su estructura de pasivo permita ser flexibles”, explica Juan Luis García Alejo, de Andbank.

Y es que la renta variable, especialmente la europea es el activo con mayor recorrido en el momento actual. En este sentido, David Ardura, de Gesconsult da tres razones para apostar por la renta variable. En primer lugar, por el actual momento de recuperación macroeconómica, potenciada por factores como la debilidad del euro, la caída de los costes energéticos o los bajos tipos de interés, lo que debería traducirse en una mejora de los resultados empresariales, algo que está quedando reflejado en las Bolsas en 2015. Adicionalmente, las bajas rentabilidades de la renta fija convierten a la renta variable en un destino lógico del exceso de liquidez en el que nos movemos en los momentos actuales.

3- VIVIENDA: Sacar partido de la guerra hipotecaria

El grifo del crédito nuevo se está empezando a abrir para pymes, consumo y, en hipotecario. La caída de los tipos a niveles nunca vistos ha desatado una guerra sin tregua entre las entidades financieras que aspiran a captar a los mejores clientes al tiempo que abaratan sus préstamos y sin querer sacrificar sus márgenes de negocio.

El segmento de los préstamos para la adquisición de vivienda vive una auténtica revolución, no sólo por la caída del euríbor a mínimos históricos sino por la lucha por ofrecer el diferencial más bajo por parte de las entidades financieras -Liberbank es la que ofrece la hipoteca más barata con un diferencial del 0,99%-. En este sentido, la mayor parte de las entidades financieras están poniendo toda la carne en el asador y rebajando los diferenciales que se aplican en las hipotecas a tipo variable.

Además, muchas de estas quieren posicionarse, además, en el segmento de las hipotecas a tipo fijo. “Es importante tener en cuenta la actual situación de los tipos de interés, en que el euríbor se ha situado en mínimos históricos y, por tanto, tiene muy poco recorrido a la baja y mucho recorrido al alza. Poder asegurarse un atractivo tipo fijo es el mejor consejo para todo aquel que quiera garantizar una estabilidad en el pago de su hipoteca”, explica Joaquin Coll, director de productos hipotecarios de Banco Sabadell.

El directivo de la entidad catalana considera que el tipo fijo garantiza una estabilidad en el pago a realizar cada mes, durante toda la vida de la hipoteca. Teniendo en cuenta que en muchos casos este plazo es de hasta 30 años, la incertidumbre que existe sobre lo que puede pasar con el euribor durante ese período es grande, por lo que la decisión más racional que puede tomar un cliente, si encuentra una oferta atractiva, es garantizarse un tipo fijo a largo plazo”, concluye.

Desde la AHE aconsejan utilizar los simuladores de cuotas de las entidades financieras. En este sentido el entorno actual de bajos tipos de interés y la creciente oferta de crédito favorece el acceso a la financiación en unas condiciones de esfuerzo financiero óptimas. No obstante, hay que tener siempre presente un escenario de subida de tipos de interés y el hogar debe evaluar, junto con la entidad financiera, su capacidad de pago en ese nuevo escenario para evitar situaciones de estrés a futuro. Especialmente los hogares que contraten o hayan contratado en los últimos años de tipos de interés en mínimos históricos deben considerar este escenario.

4- ANALISIS: Apuesta por la gestión activa

Los expertos están de acuerdo en que para obtener rentabilidad hay que asumir riesgos y, precisamente, en este entorno, cobra más importancia el asesoramiento financiero. “Hoy lograr rentabilidad en el ahorro, especialmente a medio y largo plazo, requiere asumir más volatilidad, más riesgo. La mejor manera de hacerlo es con una estrategia de diversificación y una correcta planificiación que ajusta correctamente las combinaciones de productos con el asesoramiento”, explican desde Banco Mediolanum. La entidad recuerda que la renta fija es una opción que implica riesgo real de rentabilidad negativa en el momento en el que se produzcan subidas de tipos.

Ante esta situación, Carmen Barea, responsable de banca personal de Ibercaja, apunta que se impone la diversificación del ahorro a través de fondos de inversión, única alternativa para conseguir algo de rentabilidad, aunque habrá que saber elegir bien en qué tipo de fondo se invierte. “Y también conocer al cliente para poder elegir las mejores oportunidades, porque para conseguir más rentabilidad habrá que asumir cierto riesgo. En este sentido, la mejor solución puede ser diversificar el ahorro en fondos de inversión a través de una cartera gestionada: de esa manera, los fondos son elegidos en cada momento por los especialistas en mercados de la entidad financiera y lo hacen adaptándose siempre al perfil inversor del cliente, de manera que no asuma más riesgos que los que está dispuesto a correr”, añade la experta.

En este sentido, algunas firmas aconsejan una cesta. Precisamente, algunas gestoras preparan este tipo de producto. Desde Gesconsult, recomiendan al inversor conservados los fondos mixtos conservadores, productos con bajo perfil de riesgo (volatilidades por debajo del 5%) que pueden tener parte de su cartera en Bolsa y que, gestionados de una manera flexible pueden, todavía, obtener retornos en los mercados de renta fija. Uno de los productos que oferta la gestora es el Gesconsult Renta Fija Flexible. “Este fondo tiene una volatilidad inferior al 4%, puede tener hasta un 30% en Bolsa (actualmente es del 22,5%) e intentamos gestionar la renta fija con la flexibilidad suficiente para adecuarnos a distintos tipos de mercado, todo ello nos da una rentabilidad de más del 5% en 2015 y lo mejor del producto es la protección que ofrece al partícipe si cambia drásticamente el entorno del mercado (su peor año fue 2008, donde perdió un 2,98%)”, explica el gestor de Gesconsult, David Ardura.

Normas