Otras vías de inversión con beneficios

Invertir en cine, comprar obras de arte… ¿qué desgrava?

Invertir en cine, comprar obras de arte… ¿qué desgrava?

La rentabilidad de los productos de ahorro más tradicionales como las cuentas remuneradas o los depósitos bancarios está bajo mínimos. De hecho, el Banco Central Europeo (BCE) a través de un comunicado ha puesto en conocimiento de todos que mantiene el precio del dinero oficial en el 0,05%, lo que sigue suponiendo un mazazo al interés de los depósitos, tanto que son casi inexistentes los depósitos bancarios que las entidades ofrecen con rentabilidades por encima del 2% salvo que se establezca una importante vinculación con la entidad, como por ejemplo en el caso de los depósitos Mix del Banco Mediolanum que precisan contratar un producto gestionado por Banco Mediolanum por la misma cantidad como mínimo que la del depósito elegido.

Con los productos tradicionales con tan bajas rentabilidades, es el momento de buscar alternativas de inversión que aporten un atractivo beneficio.

¿Invertir en arte?

En busca de otras alternativas para la inversión, las obras de arte pueden convertirse en una opción. El mercado del arte movió en 2013 en España 336 millones de euros registrado en ventas totales según el informe “El mercado español del arte en 2014” elaborado por la Fundación Arte y Mecenazgo, lo que supone un aumento del 3% de las ventas.

En cuanto a su tratamiento fiscal, la compraventa de objetos de arte está sujeta al 10% de IVA –el Gobierno redujo el IVA del 21% al 10%- salvo si la obra es propiedad de una galería, en cuyo caso está sujeta al 21% de IVA. En caso de producirse una compraventa entre particulares, la operación no está sujeta a IVA, aunque sí habrá que tributar si hubiera un incremento del patrimonio.

¿Es un valor refugio? Un valor refugio es aquel activo que en una situación de incertidumbre económica “aseguran” el valor del capital invertido, de modo que se pueden mantener los beneficios que se obtienen o incluso poder aumentarlos. Son muchos los inversores que entienden el arte como un valor refugio ya que consideran que el valor de las obras no se ve afectado por la incertidumbre de otros mercados, es decir, hay una menor volatilidad en los precios.

Habrá que tener muy en cuenta que el valor de una obra de arte puede llegar a ser muy subjetivo y que cuando se producen las mejores oportunidades de obtener beneficio con la inversión es cuando más ojos se centran en ese tipo de obras de arte, es decir, si están de moda. Otra opción es obtener beneficios a través de las obras de arte gracias a rentarlas para eventos, galerías, exposiciones…

El cine, ¿un activo interesante?

Ahora invertir en proyectos cinematográficos tiene incentivos fiscales. Según los expertos es una inversión segura y además que aporta tasas de rentabilidad interesantes y que superan a las de los productos bancarios que hay hoy día en el mercado. Se realiza a través de la creación de una Agrupación de Interés Económico (AIE) en la que las personas físicas o jurídicas interesadas en el proyecto toman participación y a través de la cual es posible deducirse entre un 18% y un 40% del total del coste del proyecto (según la proporción invertida). Aunque tiene incentivos fiscales, también tiene límites y es que el límite máximo de deducción es de tres millones de euros por producción. Los cambios en la fiscalidad de este tipo de inversiones son una motivación para que haya aún más inversión privada.

Normas