Editorial

BBVA, rumbo a la digitalización

El consejo de administración de BBVA cambió ayer al consejero delegado del banco: Carlos Torres Vila sustituirá a Ángel Cano para liderar la plena transformación digital de la entidad, en un momento en el que han concluido tanto los esfuerzos de recapitalización obligados por la crisis, como la absorción de las entidades menores que el banco ha realizado, y que le han permitido colocarse como primer banco en el territorio nacional. El nombramiento de Torres Vila va acompañado de un cambio radical en el organigrama del banco, en el que toman jerarquía las funciones más volcadas en la digitalización de la actividad bancaria, una auténtica obsesión de los nuevos gestores, sobre todo del presidente, Francisco González, que pretende convertir a BBVA en “el mejor banco universal de la era digital”.

La fórmula bancaria hacia la que se dirige BBVA cambia en buena parte la relación con la clientela, crecientemente digital, pero debe respetar la esencia del negocio bancario tradicional: captar ahorro de la sociedad y devolverlo como crédito con un margen aceptable. Debe interiorizar también el nuevo equipo gestor de BBVA que los cambios en la fórmula del negocio deben ser compatibles con una era mucho más exigente para la banca en la reserva de su reputación.

Normas