La Unacc reclama en el convenio lo mismo que los bancos y las cajas

Las rurales piden horarios de apertura de 8 a 8

La patronal de las cooperativas de crédito –en las que se incluyen las cajas rurales–, la Unacc, reclama para el sector lo mismo que ya han pedido en las últimas semanas los bancos a través de la AEB, y las antiguas cajas de ahorros a través de la Acarl (asociación dependiente de la CECA encargada de discutir los temas laborales del sector). Flexibilidad de horarios y una rebaja salarial con la supresión de las pagas por beneficios y antigüedad.

Las negociaciones para cerrar el convenio de las cooperativas de crédito no han hecho más que empezar, pero parece claro que quieren sumarse a lo que ya han reclamado el resto de las entidades financieras, sobre todo las antiguas cajas de ahorros. Pretenden que se amplíe a la tarde las jornadas laborales de sus empleados, explican fuentes sindicales, que añaden que el planteamiento de la Unacc es similar al que hizo hace unas semanas la AEB, implantar el mismo horario que firmen las excajas de ahorros en su convenio. Aunque las cooperativas sí han hablado de un horario concreto, abrir de 8.00 horas a 20.00 horas.

La Unacc, que representa a casi todo el sector menos a la cooperativa de mayor tamaño, Cajamar, también ha reclamado que se amplíen los kilómetros incluidos en la denominada movilidad geográfica, para pasar de los 25 actuales a los 50, una petición también realizada por la AEB y la Acarl. Además, reivindican una reducción de los costes laborales con la eliminación de las pagas extra recogidas históricamente en los anteriores convenios colectivos, algo en lo que insisten muchos los bancos.

Pero antes de que se llegue a un acuerdo para firmar el convenio, para lo que quedan todavía meses para que se aproximen criterios, la Unacc debe resolver otro frente. Debe llegar a un acuerdo para que Cajamar valide su representación en la mesa de negociación sectorial. El grupo de origen almeriense constituyó a finales de año su propia patronal, Asemecca, con el 33% de representación, pero el reto de las cooperativas no consideran a esta nueva institución una autoridad para discutir el futuro laboral del sector.

En los bancos, mientras, hay división de opiniones sobre la conveniencia o no de ampliar los horarios del sector. Mientras, que el consejero delegado de Sabadell, Jaume Guardiola, defendió hace dos semanas en la presentación de resultados del banco la idea de flexibilizar las jornadas laborales de la plantilla del conjunto de los bancos, su homólogo de BBVA, Ángel Cano, descartó por completo esta medida, ya que lo considera innecesaria. Aunque el presidente de la AEB, José María Roldán, sí defendió una jornada laboral más flexible para el sector.

Las antiguas cajas de ahorros son las más proclives en que se adopte esta ampliación de horarios. La principal defensora de esta medida es Bankia, entidad que ya ha comenzado aplicar jornadas más prolongadas para algunos gestores. Se da la circunstancia de que la presidencia de la Acarl, además, recae sobre este banco. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, incluso ha justificado abrir por las tardes como una vía de supervivencia del sector. CaixaBank también defiende la idea del banco público.

Normas