Desayunos Cinco Días

Egipto, una economía joven que invita a la inversión

El Gobierno del país árabe se esfuerza en solventar los problemas por los que ha atravesado en los últimos años y busca atraer inversores internacionales

De pie, de izquierda a derecha: Nissreen Fathy, de la Embajada de Egipto; Mohamed Hassanein, de Galaxia Group; Tomás Guerrero, de Esade. Sentados: Isidoro Miranda, de Oficemen, Ahmed Ismail Abdel Moeti, Embajador de Egipto; Maged El Menshawy, del Consejo de Negocios Egipcio Español.
De pie, de izquierda a derecha: Nissreen Fathy, de la Embajada de Egipto; Mohamed Hassanein, de Galaxia Group; Tomás Guerrero, de Esade. Sentados: Isidoro Miranda, de Oficemen, Ahmed Ismail Abdel Moeti, Embajador de Egipto; Maged El Menshawy, del Consejo de Negocios Egipcio Español.

La construcción de una ramificación del Canal de Suez, que une el mar Mediterráneo con el océano Índico y por el que pasa alrededor del 10% del comercio marítimo mundial, se ha convertido en el principal proyecto a nivel económico del actual gobierno de Egipto, aunque no es el único. Su presidente, Abdelfatah Al Sisi, que cumple un año en el poder, llegaba ayer a Madrid para realizar su primera visita oficial a nuestro país, una estancia precisamente marcada por la economía. Y es que Egipto, un país con 88 millones de habitantes y un PIB per cápita de 3.300 de dólares (cerca de 3.000 de euros), quiere atraer inversiones extranjeras para que el desarrollo de su joven economía siga por buen camino. Las empresas españolas están en su punto de mira.

“El eje estratégico Egipto-España, que es el que une la salida y la entrada del Mediterráneo ha tenido una gran importancia desde hace cinco siglos”, señaló Ahmed Shafik Ismail Mahmoud Abdelmoeti, embajador de Egipto en Madrid, durante el desayuno de trabajo organizado por CincoDías que reunió ayer a representantes de instituciones y corporaciones de ambos países. Además de recordar la relación cultural que ha existido desde hace tiempo entre los dos Estados, el embajador puso de manifiesto el interés de Egipto en la experiencia de las empresas españolas, especialmente en sectores como infraestructuras o tecnología.

Con la intención de invitar a las compañías extranjeras a invertir allí, el gobierno de Egipto tiene la intención de corregir los problemas que han lastrado su economía en los últimos tiempos. Para Tomás Guerrero, investigador en el centro de la escuela de negocios Esade para la economía global y la geopolítica, la economía egipcia posee un gran potencial pero todavía tiene un cierto grado de planificación.

“En algunos ámbitos, para que el país pueda atraer inversión extrajera directa y beneficiarse del know-how de las empresas españolas o europeas debería llevarse a cabo una política que rompa con las legislaciones proteccionistas”, explicó este experto.

En este sentido, los representantes en la mesa de gobierno y empresas de Egipto señalaron algunos de los avances ya realizados por el ejecutivo de Al Sisi. Maged el Menshawy, presidente del Consejo de Negocios Egipcio Español, señaló medidas como la progresiva reducción de los subsidios en sectores que tradicionalmente habían estado fuertemente subvencionados el Estado, como el energético o el de la agricultura.

El Menshawy también hizo referencia a la legislación que el gobierno del país pretende modificar para favorec er la llegada de capital extranjero, entre ellas la nueva Ley de Inversiones, recientemente aprobada. “Ofrece más protección al inversor”, apuntaba la consejera económica y comercial de la Embajada de Egipto en España, Nissreen Fathy, en referencia a esta norma que también prevé medidas para agilizar los trámites burocráticos.

La seguridad fue otro de los temas de la discusión que los ponentes consideraron clave para que Egipto genere confianza y atraiga inversiones, tanto en el sentido jurídico como en el de la estabilidad social del país. Tomás Guerrero, de Esade, explicó cómo los procesos internacionales de arbitraje en los que se encuentran inmersas actualmente algunas compañías españolas (como Unión Fenosa Gas) para solucionar conflictos con el ejecutivo egipcio han dañado la imagen de Egipto de cara a las inversiones europeas.

Por su parte, Mohamed Hassanein, presidente de la compañía turística Galaxia Tours aseguró que quien más pierde con estas situaciones es el Estado egipcio. “Por desgracia todos los casos de arbitraje los hemos perdido”, señaló, aunque apuntó que el hecho de que haya procesos de este tipo implica que sí existe cierta seguridad jurídica para las corporaciones extranjeras.

Desde la perspectiva de la estabilidad, este empresario afirmó que la recuperación que está viviendo el país está contribuyendo a que mejoren las perspectivas para el turismo. “Más del 80% de los turistas que visitan hoy en día Egipto (casi 10 millones el año pasado) lo hacen a las zonas de costa, pero al turismo cultural que es el de más duración y genera más ingresos le está costando más remontar el vuelo”, aseveró Hassanein que se refirió a España como un gran generador de este último tipo de visitantes.

“Es importante tener en cuenta que nunca se ha atacado al turista, pero aunque ellos no son el objetivo de los ataques que han tenido lugar desde 2011 es cierto que en los últimos años son mucho más reticentes a visitar Egipto”, explicó. El presidente de Galaxia Tours también señaló que, además de recibir viajeros españoles, este sector recibe las inversiones directas de empresas de nuestro país en ámbitos como la gestión hotelera.

Sin embargo, aunque la economía de Egipto siempre se ha relacionado en gran medida con el turismo, también existen otros sectores que ofrecen oportunidades. “A veces nos olvidamos del Egipto industrial”, apuntaba Isidoro Miranda. presidente de la Agrupación de Fabricantes de Cemento de España, Oficemen. “El proceso de privatización que impulsó el gobierno en los años noventa ha permitido modernizar la industria cementera en el país”, expuso Miranda que hizo referencia al potencial que existe en el país para el sector por factores como su creciente población y las necesidades de vivienda de esta.

Igualmente, el presidente de Oficemen se refirió a las oportunidades que representan para esta industria las infraestructuras proyectadas por el ejecutivo egipcio como la línea de alta velocidad, el túnel para conectar el Sinaí o los más de 1.500 kilómetros de carreteras que se construirán próximamente.

El investigador de Esade, Tomás Guerrero, consideró que también hay opciones de inversión en el sector de la alimentación, ya que Egipto todavía necesita importar productos de este tipo para abastecer a su creciente población.

Los expertos apuntaron también durante el debate a otro de los atractivos de Egipto: permite a los inversores acceder a otros mercados. La consejera económica y comercial de la Embajada de Egipto en España, Nissreen Fathy, mencionó, por ejemplo, los acuerdos comerciales firmados con los países de la liga árabe, los del este y sur de África o Turquía.

Volviendo al capítulo de obstáculos para las inversiones de empresas españolas en Egipto, el embajador Ahmed Shafik Ismail Mahmoud Abdelmoeti hizo hincapié en la ausencia de un banco en la zona. “Italia es en la actualidad nuetro mayor socio en Europa gracias a que hace 10 años Sanpaolo se hizo con el control de Banco de Alejandría”, explicó. “Si España quiere acercarse a nuestro país es necesario que haya banca española allí”, opinó el embajador.

“Lo que se ha logrado en alrededor de un año y medio es casi un milagro”, argumentó el representante de Egipto en nuestro país en referencia a los avances realizados para atraer la inversión extranjera.

Avanzando hacia una plataforma logística

El canal de Suez y las posibilidades que brindará su ampliación a la economía centraron gran parte de las intervenciones de los representantes de empresas e instituciones egipcias reunidos por CincoDías. El embajador del país árabe en España, Ahmed Shafik Ismail Mahmoud Abdelmoeti, hizo hincapié en cómo la obra que se está llevando a cabo para doblar el canal permitirá reducir los tiempos de pasaje y, por tanto, los costes asociados al transporte de las importaciones y exportaciones que atraviesan esta infraestructura.

Los expertos señalaron también que gracias a la remodelación de esta infraestructura, Egipto puede convertirse en un importante centro logístico para todo el Mediterráneo. “Si así fuera, se abrirían muchas oportunidades para las industrias”, afirmó Nissreen Fathy, consejera Económica y Comercia de la Embajada de Egipto en nuestro país.

“No cabe duda que la cuenca mediterránea es una realidad de flujos económicos”, explicó el presidente de Oficemen, Isidoro Miranda, al señalar la importancia de Egipto como puente para diversos movimientos comerciales. “Hay que recordar que el canal constituye una barrera para muchas empresas por los costes que implican las tasas de utilización, pero no lo es para las compañías egipcias”, recordó.

“Por ello, cuando se invierte en Egipto se abren de forma muy clara las posibilidades de inversión en otras zonas como el mar Rojo, las penínsulas arábigas y países de gran crecimiento como Pakistán o los de la costa este de África como Kenia”, aseveró Miranda, que concluyó señalando que aunque se suele ver el mar Mediterráneo como un callejón sin salida, sí que la tiene a través del canal de Suez y, por tanto, a través de Egipto.

Normas
Entra en El País para participar