Es una nueva normativa de la Unión Europea
Todos los coches tendrán que tener un sistema automático de llamada al 112 a partir de 2018

Todos los coches tendrán que tener un sistema automático de llamada al 112 a partir de 2018

Antes de que nadie se eche las manos a la cabeza pensando que tendrá que pasar por el taller, podemos tranquilizarlos porque la nueva normativa obliga a los fabricantes de automóviles a que todos los modelos que saquen al mercado vengan equipados con un sistema automático que se ponga en contacto con el 112 si tienen una accidente y envíe su posición a los servicios de emergencias.

Esto es algo que algunos fabricantes llevan haciendo tiempo y en otros países como EE.UU. es una práctica bastante extendida, por lo que ha sido una medida aplaudida por el sector automovilístico europeo que, en palabras de Erik Konnaert, secretario general de la Asociación Europea de Fabricantes, es algo que se llevaba pidiendo por la industria desde 2004.

No todo el mundo ve que servirá para reducir accidentes

Como en todos los aspectos, hay quien no está tan de acuerdo e indican que la medida, en realidad, aunque beneficiosa, no servirá para reducir los accidentes o prevenirlos, algo que es más importante, y se llevará buena parte del presupuesto de seguridad vial hasta ese año.

En concreto, en 2014, 25.700 personas se dejaron la vida en las carreteras europeas, como se informa desde Reuters, y este nuevo sistema hará que cuando ocurra un accidente, no antes, se contacte con el 112, como ya hemos comentado, a través de lo que se ha llamado una eCall que será el único momento en el que las autoridades conocerán datos como la posición del vehículo, la hora del accidente o los ocupantes que llevaba a bordo. El sistema, por otra parte, no sólo funcioanará con algún accidente, sino también a petición del usuario, ya que se podrá integrar un botón para iniciar la llamada automáticamente en el habitáculo del vehículo.

Dudas ante la privacidad de los datos

En ningún momento, se ha asegurado, va a rastrearse la posición de los coches o compartirse los datos con terceros, incluso con los propios fabricantes, sin el consentimiento explícito del conductor. Este punto también ha sido criticado ya que se ve como una invasión de la privacidad de las personas. Sea como fuere, lo cierto es que la fecha está puesta y parece que esta iniciativa comunitaria, a diferencia de otras como el roaming, si que va a salir adelante ya que hay bastantes más intereses puestos en ella que en la otra.

Normas