La industria categoriza a los clientes para adaptarse a sus gustos

Del viajero por obligación al exhibicionista, ¿Qué tipo de turista eres?

Turistas en el museo del Louvre.
Turistas en el museo del Louvre. Getty Images

¿Eres de los viajeros que van con su palo de selfies y que cada vez que encuentra wifi sube fotos a las redes sociales, o de los puristas que buscan una inmersión absoluta en las regiones que visita? Son dos estereotipos de viajeros, pero que ejemplifican la necesidad de la industria turística de segmentar a los clientes por sus gustos e intereses para ofrecerles productos diferenciados y específicos.

Las previsiones de la OMT apuntan que el número de turistas globales se incrementará desde los 1.100 millones de 2014 hasta los 1.800 millones en 2030 gracias a la incorporación de mercados emisores como China y otros países emergentes. Países como España, tercer país en recepción de visitantes extranjeros y segundo por gasto de los turistas, tienen como asignatura pendiente diversificar su tracicional oferta -más allá del sol y playa en el caso nacional- y han apostado por segregar su oferta con propuestas gastronómicas, culturales, de shopping...

Un informe de Amadeus, elaborado por Future Foundation, realiza una clasificación del turista de 2030 basada en seis categorías, denominadas tribus. Categorías que ya se aprecian hoy en día pero que según la empresa irán evolucionando en los próximos años. “Cuanto mejor entendamos al viajero mejor trazaremos el futuro del ecosistema mundial de los viajes”, aseguró Fernando Cuesta, responsable comercial de Amadeus en España. Por su parte, el vicepresidente de estrategia corporativa de Amadeus, Alex Luzarraga, afirma que "son grupos que ya existe, pero hay que saber cómo de masivos van a ser en los próximos años.

Buscador de capial social. El exhibicionista que comparte con todos sus amigos y conocidos su viaje en las redes sociales, antes, durante y después, y que busca consejo en ellas a la hora de elegir un destino o un hotel. Ese que hace que consultores afirmaran la semana pasada a los directivos del sector reunidos en la cumbre mundial del turismo celebrada en Madrid que debían destinar todo su dinero de publicidad a Facebook.

Purista cultural. Aquel viajero que disfruta con la autenticidad y que no quiere versiones edulcoradas de los destinos que elige. Son aquellos que se decantan por la incomodidad para disfrutar de una experiencia auténtica.

El amante de la comodidad. Aquel que quiere comodidades y prefiere que se lo den todo hecho en función de sus necesidades y gustos. Dentro de él estarían, por ejemplo, los active seniors, viajeros que en España están englobados dentro de viajes del Inmserso, pero que según apuntan desde Amades, fuera de España son un segmento de alto poder adquisitivo y que destina altos presupuestos a los viajes.

El viajero por obligación, sea por trabajo, familia... Es aquel que viaja con una agenda muy cerrada y tiene poco tiempo libre. Según el vicepresidente de estrategia corporativa de Amadeus, Alex Luzarraga, es un cliente que ansía recibir ofertas ajustas a sus gustos para disfrutar de ese tiempo libre, sin importar el precio.

El trotamundos comprometido: es el viajero que "compagina el placer" con el cumplimiento de principios éticos, como la reducción de emisiones de CO2, y que está sensibilizado con la sostenibilidad de los destinos a largo plazo.

El cazador del lujo, que entiende un viaje como una experiencia o un premio para el que no pone límites y que "busca experiencias extraordinarias", según Luzarraga. El estudio apunta a viajeros urbanos y sin pareja, que supondrán un 20% de las casas de todo el mundo en 2030, según datos de Euromonitor.

Si aún no te has encontrado, descubre qué tribu eres.

 

 

Normas