La teleco deberá abrir sus canales premium

La CNMC autoriza a Telefónica a controlar Canal+

Podrá comprar el 56% del capital de Canal+ que está en manos de PRISA

El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada.
El presidente de la CNMC, José María Marín Quemada. ACN

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha acordado la aprobación de la concentración de Telefónica y DTS (matriz de Canal+) en segunda fase con compromisos sometidos a vigilancia, que tendrán una vigencia de cinco años desde que la resolución del expediente sea firme en vía administrativa, prorrogables tres años más.

De esta forma, Telefónica se hará con el control del 100% de DTS, mediante la compra del 56% del capital social que está en manos del grupo PRISA (editora de Cinco Días), que se sumaría al 44% ya controlado por la adquirente. La decisión adoptada por el consejo de la CNMC será firme en vía administrativa en el plazo de 15 días hábiles, salvo que el ministro de Economía y Competitividad, de forma excepcional, decida elevarlo al Consejo de Ministros para analizar la operación en términos ajenos a la competencia.

En un comunicado, la CNMC señala que la aprobación incluye una serie de compromisos propuestos por Telefónica. Así, la operadora pondrá a disposición de otros operadores de televisión de pago una oferta mayorista de canales Premium, es decir, aquellos que cuenten con contenido de estreno en exclusiva de las llamadas majors o eventos deportivos en directo de la Liga de Primera División de fútbol, Copa del Rey de fútbol, Champions League, Europa League, Campeonato del Mundo de Fútbol, Campeonato Mundial de Baloncesto, Fórmula 1, Moto GP y Juegos Olímpicos.

En este sentido, cada operador de televisión de pago podrá acceder a un máximo del 50% de los canales que integran la oferta mayorista y tendrán libertad de elegir cómo componen su elección dentro de esta oferta mayorista. “Los precios de la oferta mayorista asegurarán la replicabilidad de la oferta minorista de Telefónica y prevendrán situaciones de estrechamiento de márgenes”, precisa la autoridad reguladora.

Por otra parte, según indica la CNMC, la explotación en exclusiva de los contenidos que adquiera Telefónica queda limitada a dos años y a determinados tipos de ventanas de emisión, mientras que otras ventanas, como las emisiones en vídeo bajo demanda de películas y series de catálogo, la entidad resultante no podrá adquirir contenidos en exclusiva.

Asimismo, por norma general Telefónica no podrá adquirir derechos exclusivos de emisión que no vaya a explotar. Además, la entidad resultante deberá limitar a tres años la duración de sus contratos de adquisición de contenidos y renunciar a los derechos de adquisición preferente de contenidos. No obstante, los compromisos anteriores no serán de aplicación a las producciones propias de la entidad resultante.

Al mismo tiempo, la teleco se ha comprometido a no entorpecer la movilidad de sus clientes actuales y futuros de televisión de pago con el establecimiento de limitaciones a las políticas de permanencia y retención de clientes. “Concretamente, tramitará las solicitudes de baja de sus clientes en un período máximo de 15 días, renunciará a la exigencia y aplicación de cláusulas de permanencia bajo determinadas circunstancias, y no realizará prácticas de recuperación de determinados tipos de usuarios durante un periodo mínimo de dos meses desde la solicitud de baja”, ha indicado la CNMC.

Además, Telefónica se obliga a asegurar el mantenimiento y cumplimiento íntegro de los contratos vigentes de Canal+ con otros operadores de comunicaciones electrónicas para que distribuyan su oferta de televisión por satélite, hasta que finalice la vigencia de los actuales contratos. “Una vez vencido el término del contrato deberá prorrogar este servicio durante un plazo de seis meses, renunciando también a realizar ventas activas a los clientes que contrataron este servicio con operadores intermediarios”, señala la CNMC.

Asimismo, en relación al acceso a la red de internet de Telefónica en España, la CNMC ha señalado que loa compromisos aprobados deberán permitir a los operadores de televisión de pago por internet el acceso a los clientes de banda ancha de Telefónica en condiciones que les permitan competir eficazmente.

En este sentido, la teleco se ha comprometido a prestar un servicio de acceso a su red de internet con capacidad y garantías de calidad suficientes a terceros operadores. “Telefónica garantizará al menos tres rutas de acceso a su red de internet cuya congestión no podrá superar el 80%”, explica la CNMC, que añade también que Telefónica se ha comprometido a no llevar a cabo técnicas de gestión de red y tráfico en España que puedan degradar de forma discriminatoria el flujo de datos de video o similar de terceros a través de su red de Internet.

En términos generales, la autoridad reguladora ha indicado que la entidad resultante podrá solicitar motivadamente el cambio de los compromisos ofrecidos si se produce una modificación relevante en la estructura o regulación de los mercados considerados.

Según el regulador, en el marco de la tramitación Telefónica ha ido modificando su propuesta inicial, hasta que el 14 de abril de 2015 ha presentado la cuarta versión definitiva, que la CNMC ha considerado adecuada para autorizar la concentración.

Normas