Breakingviews

Thiam tiene que pensar en grande

El designado como próximo consejero delegado, Tidjane Thiam, tiene posibilidades de llevar a cabo una acción radical en Credit Suisse cuando se una en julio. El primer trimestre del banco suizo muestra que el jefe saliente de Prudential heredará una mezcla. El beneficio neto subió un 23% a 1.050 millones de francos suizos (unos 1.025 millones de euros) respecto al mismo periodo del año anterior, gracias a la recuperación de su actividad comercial y la gestión de patrimonios. Pero el progreso en los débiles ratios de capital no fue tan alentador.

La buena noticia para Thiam es que Credit Suisse ha ido incrementando su negocio de gestión de patrimonios y banca de inversión en Asia Pacífico. Thiam ha visto cómo la misma región ha llegado a representar gran parte de la reciente expansión de la aseguradora británica. En Credit Suisse ahora constituye el 16% de los ingresos del grupo (hace un año era el 13%).

El apalancamiento también cae. El banco recortó 47.000 millones de francos suizos de activos relevantes en los tres meses hasta marzo para llegar a un ratio de apalancamiento de Basilea del 3,6%. Eso lo deja mucho más en línea con los rivales que hace un año y deja a Credit Suisse de camino a alcanzar su propio objetivo de un 4% a finales de 2015. Pero alcanzar incluso este objetivo podría no ser suficiente.

La banca de inversión es la principal culpable. Los activos ponderados por riesgo por valor de 149.000 millones de francos suizos de la división son más del doble de los de la banca de inversión de su rival UBS. La rentabilidad recientemente ha sido desigual. Credit Suisse perdió cuota de mercado en la suscripción y el asesoramiento en el primer trimestre, aunque lo hizo mejor que el promedio de los bancos de Wall Street en operaciones de renta fija.

Tidjane Thiam debería concluir que, para prosperar, Credit Suisse necesita más capital. Y menos banca de inversión.

Normas
Entra en El País para participar