Como mínimo un año y medio
Sede de CatalunyaCaixa en Barcelona
Sede de CatalunyaCaixa en Barcelona ACN

BBVA decide mantener la marca CatalalunyaCaixa

BBVA tiene previsto formalizar la semana que viene la compra de Catalunya Banc, una vez que el fondo estadounidense Blackstone cerrase el miércoles la adquisición de la cartera hipotecaria problemática de la entidad catalana por un importe de 4.123 millones de euros.

Catalunya Banc, de hecho, espera que sea el próximo lunes cuando BBVA desembarque ya como dueño y se produzca la salida oficial del FROB, tras obtener la autorización del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), único paso burocrático que queda pendiente.

En esta ocasión, la autorización europea ha tardado más de lo previsto al vincular la venta y autorización de la entidad financiera con la de su cartera de hipotecas tóxicas, pese a que ambas operaciones fueron realizadas por separado por el FROB en un intento de optimizar más la subasta de Catalunya Banc. La aprobación de la compra de Unnim por parte de BBVA en marzo de 2012 fue mucho más ágil, recuerdan fuentes financieras. Catalunya Banc, que opera con la marca comercial CatalunyaCaixa (CX), ya lleva tiempo gestionada por BBVA, banco que adquirió esta firma en julio de 2014, tras una subasta competitiva en la que participaron también Santander y CaixaBank, aunque todavía sigue bajo el paraguas del FROB.

Tras el desembarco oficinal de BBVA, la entidad que preside Francisco González iniciará un exahustivo estudio de la duplicidad de oficinas existente y, sobre todo, de la rentabilidad de cada sucursal para comprobar de qué locales prescinde, ya que no todos los cierres tienen que ser de la marca CX. Los tiempos que maneja el banco es tener en junio una proyección de la red a cerrar y del ajuste de personal a realizar para iniciar las negociaciones con los sindicatos.

BBVA ya tiene algún número de cierres en la cabeza, pero sin afinar. Considera que el sobrante podría rondar las 280 agencias. En estos momentos, Catalunya Banc cuenta con 716 sucursales en Cataluña una vez que la Comisión Europea le obligó a cerrar toda su red fuera de la comunidad autónoma tras haber recibido ayudas públicas por 12.000 millones de euros.

El banco llevará a cabo el ajuste de CX de acuerdo con los sindicatos, ya que pretende que las bajas se produzcan mediante un plan de prejubilaciones y de bajas voluntarias, lo mismo que hizo en Unnim. De momento, el nuevo dueño de la firma catalana tiene previsto mantener la marca CatalunyaCaixa como mínimo un año y medio. Los estudios que ha realizado dan como resultado que a diferencia de Unnim, la marca CX está muy arraigada en Cataluña y sus clientes, pese al escalabro de la entidad con sus gestores antes de su nacionalización, son muy fieles. La razón es que CatalunyaCaixa es una marca tradicional, mientras que Unnim era muy reciente, al ser fruto de la fusión en 2010 de tres pequeñas cajas regionales (Caixa Manlleu, Caixa Sabadell y Caixa Terrassa). Será tras ese periodo cuando el banco vuelva a realizar un estudio de mercado para comprobar la conveniencia o no de unificar la marca a BBVA, como hizo con Unnim.

El banco presidido por Francisco González se ha sorprendido gratamente ya que ha comprobado que la fuga de clientes en CX ha sido muy inferior a la que tenía prevista. Consideraban que la salida de usuarios llegaría como mínimo al 10% en dos años, pero no se ha llegado a este porcentaje, y ya desde hace algunos meses se han estabilizado las fugas. La estrategia puesta en marcha por Santander en Cataluña para atraer clientes a sus oficinas ofreciendo una rentabilidad del 1,76% en cuentas corrientes parece que no ha tenido relevancia en CX. Fuentes financieras, de hecho, aseguran que lo que ha ocurrido es que varios clientes han dividido parte de sus ahorros entre su entidad principal y Santander, pero sin ánimo de irse de su primer banco.

BBVA tiene previsto celebrar entre octubre y noviembre de este año una junta para aprobar la integración de CX, y operar ya completamente como parte del grupo a principios de 2016, fecha en la que se espera también la unión tecnológica.

Para la entidad presidida por González integrar CX le permitirá convertirse en uno de los principales competidores en Cataluña, con una cuota de mercado del 24% (11% corresponde a la firma catalana). Pisará los talones a CaixaBank, que cuenta con una cuota cercana al 33%. Además, se situará como el segundo banco por número de sucursales en este mercado, con una red de 1.425 oficinas, a las que, eso sí habrá que restar las correspondientes al ajuste que llevará a cabo. CaixaBank tiene en Cataluña 1.550 oficinas.

Según los últimos datos del FROB, BBVA ofreció 1.165 millones de euros por el 98,4% de CX. Esta operación, a la que hay que sumar la venta de la cartera de hipotecas tóxicas a Blackstone arroja un valor positivo neto, tras considerar el valor de las garantías otorgadas, de 328 millones de euros, lo que supone unas pérdidas finales para el FROB por CX de 11.672 millones.

Normas
Entra en EL PAÍS