Prevé vender a Criteria un 9,4% de Repsol y sacar al Bolsa el holding en un futuro

CaixaBank agiliza su plan para bajar el peso de sus participadas

El presidente de CaixaBank, Isidro Fainé. EFEArchivo
El presidente de CaixaBank, Isidro Fainé. EFE/Archivo EFE

CaixaBank tiene bajo su lupa reducir lo antes posible el peso de su cartera de participadas sobre su capital con el objetivo de optimizar el consumo de sus recursos propios. Aunque en su plan estratégico 2015 a 2018 prevé recortar el consumo de capital de su cartera de participadas (bancarias e industriales, con el 11,9% de Repsol y el 5% de Telefónica) en un tercio, para pasar del 16% actual a menos del 10% en cuatro años, en la cabeza de su presidente, Isidro Fainé, está conseguir este objetivo lo antes posible, aunque todavía no se ha aprobado en el consejo ninguna medida para ello.

La idea más avanzada es vender una participación más o menos importante de Repsol a Criteria, el holding del que cuelga el resto de las participaciones industriales del grupo La Caixa, salvo la petrolera y el 5,25% de Telefónica, pero del que también cuelga CaixaBank. Caixabank tiene que retener una participación del 2,5% en Repsol al contar con emisión de deuda convertible en acciones de la petrolera por esa cantidad realizada en 2013. Por ello, lo más lógico es que venda el 9,4% restante a Criteria, paquete que tiene un valor de mercado de 2.400 millones de euros, con lo que mantendría la mayoría en la petrolera y podría ingresar fondos en el banco.

Fainé, aseguró el viernes al Financial Times que “podemos decidir vender la participación en Repsol”, y calificó esa participación como “un activo sólido y líquido, que suministra ingresos y diversificación”, pero declaró que “no es estratégica” para el grupo. La cartera industrial de La Caixa es la mayor de España, al incluir un 34% de participación en Gas Natural, un 19% en Abertis, así como participaciones en Suez de Francia y varias pequeñas compañías españolas. Otra idea, pero parece que incluso menos avanzada es la colocación en Bolsa de este holding industrial. Esta operación, no obstante, no influiría directamente en el capital del banco.

El objetivo de la entidad recogido en su plan estratégico es contar con un ratio CET1 fully loaded del 12%, frente al 11,5% en el que estaba al cierre del pasado ejercicio. De hecho, el plan especifica que si en 2017 se supera este 12% se repartiría un dividendo extraordinario y/o se llevaría a cabo un programa de recompra de acciones. La ratio de capital se mantendrá por encima del 11%, nivel “muy superior al mínimo regulatorio”, explica la entidad. Otra vía para reducir el peso de la cartera de participadas en el capital del banco es aumentando el negocio bancario, algo que está también previsto en la entidad, como es lógico.

En la actualidad las participaciones bancarias incluidas en el balance de CaixaBank representan el 11% del capital. De ellas, las internacionales son el 44,1% del portugués BPI, el 20,5% de Boursorama, el 9% de GF Inbursa, el 18,7% de The Bank of East Asia y el 9,9% de ErsteGroup Bank. En la parte industrial, en la que solo están Repsol y Telefónica, tienen un peso dentro del capital del 5%. La cartera de participadas generaron en 2014 un 37% del beneficio, al sumar 227 millones, de los 620 millones de ganancias que obtuvo CaixaBank.

El plan estratégico incluye la posibilidad de hacer más compras en España, a lo que también se refirió Fainé en el periódico británico. “Soy como el gato esperando fuera de la ratonera, todo es posible”, dijo, “creo que el sistema español se simplificará, como los otros. Ahora hay 14 bancos, pero creo que quedarán seis o siete”. Estas declaraciones ratifican lo expuesto en el plan estratégico del banco explicado en Londres en marzo. Entonces el banco argumentó que valorará “nuevas oportunidades de consolidación con jugadores locales en regiones con menor penetración de clientes”. Si se observa el mapa en España esas zonas son Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Extremadura, Murcia, Castilla La Mancha, La Rioja y en Madrid, región ésta en la que ya suma una cuota de penetración del 20,4% con Barclays, pero cree que debe subir más su peso. CaixaBank compró en la crisis Banco Valencia, Banca Cívica, Caixa Girona y Barclays España.

Normas