Tribuna

Blockchain pondrá a prueba el sector financiero

El sector financiero, posiblemente el más afectado, ha pasado por varios estados. La desconfianza inicial dio pasó a la intriga y finalmente se ha consolidado la idea de la oportunidad que significa. Su futuro es tan prometedor que, por parte de algunos, ya comienza a considerarse como la próxima revolución financiera. Y no es para menos, sobre todo cuando se habla de la tecnología del bitcoin.

Esta tecnología se basa en el Blockchain, que es un libro contable descentralizado donde se registran todos los intercambios de una unidad de cuenta o bitcoin. Este registro es compartido por todos los ordenadores que participan en la red, utilizando una red P2P (peer to peer). De esta forma se permite, por un lado, solucionar el problema del doble gasto en un sistema de pagos descentralizados, asegurando que nadie utilice el mismo dinero digital dos veces y, por otro lado, se elimina la necesidad de tener una entidad central que controle todas las transacciones. Por tanto, la genialidad del registro Blockchain radica en que puede verificar, actualizar y mantener todos los datos de la red de forma descentralizada e independiente.

Esto puede conllevar mejoras de costes, servicio y eficiencia, si bien requiere cambios realmente muy profundos para cualquier sector, en particular para el financiero. Sobre todo cuando la tecnología utilizada en el sistema de pagos actual apenas ha evolucionado en los últimos 30 años. Esto es lo que principalmente está generando interés por las monedas virtuales y el motivo para que cada día se apueste más por ellas en todo el mundo.

El Gobierno de Reino Unido anunciaba hace unos días la creación de un fondo de 10 millones de libras para la investigación del Blockchain. Por otro lado, Rusia, a través de su mayor banco, el Sberbank, acaba de crear un fondo de capital riesgo de 100 millones de dólares enfocado en invertir en diferentes innovaciones financieras, entre las que destacan las monedas virtuales.

La Comisión Europea, que hasta hace poco no había mostrado reacción alguna, acaba de organizar un taller de trabajo sobre Blockchain en Bruselas, contando además con varios expertos españoles. Esto también demuestra el interés europeo por no quedarse atrás frente al centro financiero que representa Reino Unido. Existen también otros países europeos que han puesto el foco en esta tecnología, entre los que destaca Holanda, donde su Banco central y sus tres principales entidades, ABN Amro, ING y Rabobank, están trabajando en los posibles usos del bitcoin para mejorar sus sistemas de pago.

Al otro lado del charco, el Wall Street Journal se hacía eco recientemente del interés de las empresas estadounidenses en explorar las divisas digitales para diferentes unos corporativos innovadores. Y cada día más compañías privadas también se unen a la apuesta por estas monedas. La última ha sido Rakuten, una de las principales compañías del mundo en servicios por internet, que ha estado en el top 20 de empresas más innovadoras del mundo desde 2012. Acaba de permitir que sus clientes puedan pagar con bitcoins desde Estados Unidos, Alemania y Australia. Su iniciativa se basa en ofrecer a los consumidores una mayor seguridad, privacidad y comodidad incluyendo el alcance global, instantáneo y sin cargos que ofrece esta moneda.

La gran pregunta es: ¿hasta qué punto la tecnología de Blockchain podría acabar en un futuro con el sistema actual que utilizan alrededor de 10.000 bancos para transferir sus fondos?

Dar respuesta a esta cuestión no es en absoluto sencillo. Por eso encuentros como el Digital Currency Summit, que tendrá lugar en Madrid el próximo 23 de abril, son muy importantes para esclarecer de la mano de los mayores expertos del mundo cómo puede afectar hoy y en el futuro esta nueva tecnología al sector financiero.

Rodrigo García de la Cruz es Director del programa de Innovación y Tecnología Financiera del IEB

Normas
Entra en El País para participar