Es el desvío acumulado en las previsiones de recaudación entre 2008 y 2014

Las comunidades ingresan 48.500 millones menos de lo presupuestado

Las autonomías estimaron 2.680 millones en 2014 por venta de patrimonio y lograron 826 millones

Los errores en las previsiones de ingresos explican los incumplimientos del objetivo de déficit

Los ingresos de las comunidades autónomas Ampliar foto

Cumplir el objetivo de estabilidad sobre el papel resulta sencillo. Basta poner en relación los ingresos y los gastos con el objetivo de déficit público. El problema llega cuando la realidad se desvía de lo apuntado en los presupuestos. Y, durante la crisis económica, las autonomías han errado de forma sistemática sus previsiones de ingresos. Es decir, han recaudado menos de lo que indicaron en sus presupuestos. Si ello no se enmienda con una corrección a la baja del gasto público previsto, el incumplimiento del objetivo de déficit público es inevitable.

Los últimos datos publicados por el Ministerio de Hacienda reflejan que, entre 2008 y 2014, las autonomías ingresaron 48.473 millones menos de lo previsto. Es decir, un desvío medio anual de casi 7.000 millones. En 2014, por ejemplo, las comunidades habían presupuestado ingresar 128.902 millones y, finalmente, lograron 122.433 millones, un desfase de 6.468 millones. Sin ese error, las autonomías –que cerraron 2014 con un déficit del 1,7% del PIB– hubieran cumplido prácticamente el objetivo de estabilidad del 1%. De hecho, por el lado de los gastos, las autonomías no agotaron los recursos presupuestados.

Los fallos en las previsiones de ingresos se justificaron en un primer momento en el hecho de que nadie podía prever el grado de virulencia de la crisis económica. El desplome del sector inmobiliario fue especialmente dramático para las arcas públicas, que vieron cómo una importe fuente de financiación como era el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados se reducía drásticamente. Sin embargo, los desvíos más importantes se produjeron en 2010 y 2011, años en los que los ingresos fueron más de 10.000 millones inferiores a los presupuestados.

Las comunidades que más afinaron en sus previsiones de ingresos son las que cumplieron el objetivo de déficit en 2014

Siete años consecutivos incumpliendo el presupuesto de recaudación no impide que los Gobiernos autonómicos sigan sobreestimando los ingresos públicos. Así lo cree la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que en un informe advierte que resulta muy improbable que, en 2015, las comunidades logren cumplir el objetivo de déficit, fijado en el 0,7% del PIB. El organismo alega que las autonomías han sobrevalorado los ingresos presupuestados para 2015 “en relación a los recursos del sistema de financiación, a la previsión de ingresos derivados del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados y del impuesto sobre sucesiones y donaciones”. También, alerta de la “incertidumbre en la materialización de ingresos por enajenación de inversiones reales”.

Precisamente, este es uno de los capítulos presupuestarios donde los desvíos alcanzan mayores proporciones. La enajenación de inversiones reales contempla la venta de inmuebles y patrimonio en poder de las autonomías. Con la caída de la recaudación fiscal esta fuente de financiación ganó peso. Sin embargo, una cosa es presupuestar los ingresos derivados de la venta de un edificio y otra muy distinta es lograr ese dinero. Por ejemplo, en 2014, las comunidades habían previsto obtener 2.680 millones con la enajenación de inversiones reales y solo ingresaron 826 millones, el 30,8%. Presupuestar la venta de inmuebles que no encuentran comprador es un mecanismo para cuadrar las cuentas sobre el papel. Algo parecido sucede con el capítulo de ingresos patrimoniales, que incluye recursos obtenidos por concesiones administrativas. En 2014, se presupuestaron 2.045 millones y se lograron 628 millones. Mucho menos de la mitad.

El año pasado, solo Canarias y País Vasco lograron que sus ingresos totales superaran el 100% de lo presupuestado. Y precisamente son dos de las cuatro comunidades que cumplieron el objetivo de déficit. Galicia, prácticamente recaudó lo previsto (el grado de ejecución fue del 99,9%) y también mantuvo bajo control sus números rojos. Los mayores errores en la previsión de ingresos se registraron en Extremadura y Comunidad Valenciana, que se quedaron a más de diez puntos de su previsión. También, son dos de las comunidades que acumularon mayor déficit.

Normas