Editorial

El IRPF, la foto de la recuperación

La campaña de la renta de 2014 que comenzó ayer es la nítida fotografía de la recuperación económica. Las previsiones de la Agencia Tributaria son consistentes con la evolución del PIB. Los ingresos por IRPF, el principal tributo en la financiación pública, alcanzaron en 2014 un nuevo máximo histórico al aportar el erario 72.655 millones, el 6,86% del PIB. Este hito se logró porque la remuneración total de los asalariados aumentó, pero también por la subida de impuestos aprobada en 2012, que supuso hasta siete puntos más de IRPF. De hecho, han crecido las declaraciones positivas y descienden las a devolver. La reforma en vigor desde el 1 de enero de 2015 ha anulado el incremento fiscal y tendrá un impacto directo en los ingresos, pero es previsible, como considera el Ejecutivo, que la mayor actividad compense totalmente esa rebaja. Eso de cara el futuro, pero la actual campaña ya registra el cambio de tendencia frente a los últimos ejercicios, con crecimiento en el número de declaraciones (de 19,25 millones a 19,27 millones, en una estimación conservadora), de la mano de la subida del PIB y del empleo. Son buenas noticias para Hacienda, que aún debe ajustar más la brecha de fondos que le adelantan los ciudadanos: esta campaña todavía deberá devolver 10.550 millones, solo un 0,95% menos que un año antes, a 14,25 millones de contribuyentes.

Normas