El precio del petróleo, de nuevo a la baja

Valores que ganan y pierden en el nuevo mapa del crudo

Los mínimos del petróleo Brent del pasado enero a 46 dólares por barril pueden volver a estar a tiro. Los movimientos geopolíticos se alinean en contra del precio del oro negro, después del rebote que lo llevó a superar los 60 dólares a finales de febrero. La última noticia llegó el jueves, cuando Irán y las potenciales occidentales, junto con China, anunciaron un principio de acuerdo sobre el programa nuclear de Irán.

En el preacuerdo se incluye el compromiso de aquel país de suspender dos tercios de su enriquecimiento de uranio. A cambio se levantarían las sanciones sobre el país, que podría volver a exportar petróleo sin las restricciones actuales.

En los últimos dos años y medio, Irán ha conservado petróleo que no podía vender a causa de las sanciones. De hecho, el país exporta ahora en torno a un millón de barriles de crudo al día, desde los 2,5 millones que exportaba a mediados de 2012.

El exceso de crudo en el mercado, que algunas fuentes cifran en torno a dos millones de barriles de petróleo al día, se vería agrandado por esta noticia. El precio del barril de Brent retrocedió el jueves -el viernes no hubo mercado- un 3,8%, hasta 54,95 dólares por barril, y el de West Texas cedió un 1,9%, hasta los 49,14 dólares.

Evolución de los precios

La posibilidad de una recuperación del precio del crudo pierde fuerza tras este principio de acuerdo que, eso sí, debe ser ratificado en junio. La batalla entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de la que forma parte Irán, y el crudo obtenido a través de fracking (técnica de extracción de petróleo a través de la fracturación hidráulica), principalmente en Estados Unidos, provocaron que el precio del petróleo entrara en barrena a mediados del año pasado.

El objetivo de la OPEP –en el que también está presente Venezuela y que mantiene una lucha interna por reducir la producción del cartel con el objetivo de que suban los precios– es no perder cuota de mercado mundial. De ahí que esté en una posición tan beligerante y no dé su brazo a torcer en rebajar el nivel de producción.

El 5 de junio puede ser un día clave para los mercados. Los delegados de los doce países de la (OPEP se reúnen en Viena en esa fecha para decidir sobre su producción de crudo. En noviembre del año pasado, el grupo alimentó el desplome del precio del oro negro porque los países del Golfo Pérsico que forman parte del cártel impusieron su postura sobre los otros Estados y decidieron que la OPEP mantuviera su producción en 30 millones de barriles al día. ¿Cambiará de estrategia la OPEP? La mayoría de los expertos consultados cree que no.

El peligro de una desaceleración del crecimiento en Europa, ya muy mitigado gracias al plan de compras del BCE y a la caída del euro frente al dólar, también contribuyó a la espiral bajista del crudo. De los más de 115 dólares por barril de Brent que se pagaban en junio del año pasado, la cota se sitúa ahora claramente por debajo de los 60 dólares. El propio Irán vaticinó a inicios de año un precio en el entorno de los 25 dólares el barril.

En Bolsa

“Las acciones de empresas vinculadas a compañías propulsadas por el consumo son, de entrada, una idea muy obvia para invertir. La duda está en el sector energético. No esperamos que el precio del petróleo vuelva a los 80 dólares el barril en el futuro inmediato, a menos que haya un problema en Oriente Medio, y en ese caso la cuestión de qué comprar sería irrelevante”, explicó Ewen Cameron, estratega jefe del Instituto de Inversión BlackRock, en una entrevista publicada en Cinco Días el pasado 7 de marzo.

“El precio del crudo es un arma de doble filo, ya que el bajo precio beneficia a algunas compañías, pero perjudica a otras”, advierte Victoria Torre de Self Bank. “Así, por ejemplo, las petroleras o las compañías que obtienen ingresos derivados del negocio del crudo, seguirán teniendo que estar muy pendientes del rumbo que tome el crudo, por el impacto que podría tener en sus cuentas.

En el Dow Jones Stoxx 600 los sectores que peor se comportan son el de utilities, con un alza del 2,9% –frente a la subida del 16,1% del índice–, el de recursos básicos (empresas dedicadas a la extracción de materias primas, esencialmente), con un ascenso del 4,1%, y el de energía (petróleo y gas), con una escalada del 7,7%.

Compañías en el Ibex

IAG

El grupo de aerolíneas, pese a los recortes de las últimas sesiones tras la tragedia del vuelo de Germanwings, es uno de los valores ganadores de la Bolsa española en lo que va de año, con un alza del 31,8%. A comienzos de año, Banco Sabadell le revisó al alza estimaciones tras la fuerte caída del petróleo. “El fuel supone aproximadamente el 25% de los costes de IAG y al darse la caída sin grandes cambios a nivel macro en sus principales mercados (Reino Unido, España y EE UU), el impacto positivo es aún mayor”, sentenciaba Francisco Rodríguez, autor del informe. El repunte del turismo y de las economías europea y española son claros catalizadores del grupo que integra, entre otras, a las aerolíneas Iberia y a British Airways.

Inditex

Junto a las aerolíneas, cuya rentabilidad depende del precio del fuel (pese a que en muchos casos, tienen los precios fijos durante periodos de tiempo amplios debido a operaciones de cobertura), las empresas de consumo serán las grandes beneficiadas de la caída del precio del petróleo. “Al fin y al cabo, es una transferencia directa de riqueza desde los países productores a los no productores”, señala un analista. Inditex cotiza en máximos históricos, tras avanzar un 28,8% en lo que va de 2014, pero los expertos continúan siendo optimistas con el grupo controlado por Amancio Ortega; prevén un crecimiento para este año del 12% y del neto del 16%. El 55% de ellos aconseja mantener las acciones; el 27,5%, comprar; y el 17,5%, vender.

Mediaset

Otro ejemplo de compañía vinculada a la evolución del PIB español y, de rebote, liagada al precio del petróleo, que tiene un efecto directo en la mejora económica, es Mediaset. El grupo de comunicación sube un 11,8% en el año, aunque todavía está lejos de sus máximos históricos de 14,67 euros por acción alcanzados en junio de 2007; sus títulos concluyeron el jueves a 11,83. El consenso de mercado recopilado por Bloomberg prevé que este año Mediaset casi triplique su beneficio neto, hasta los 173 millones, desde los 59,5 millones de 2014. El 33% de los expertos aconseja comprar; el 35%, mantener; y el 32%, vender.

Dia

Al igual que Mediaset, la cadena de supermercados está íntimamente ligada a la evolución del consumo. Los expertos son muy partidarios de Dia: un 61% de ellos tiene encima del tapete una recomendación de comprar; un 29%, de mantener, y solo un 10%, de vender.

Repsol, Gamesa, Arcelor y Abengoa

La senda bajista del petróleo puede resultar perjudicial para las empresas dedicadas a las energías alternativas como Abengoa y Gamesa, señalan varios expertos. Ambos valores han sido, en cualquier caso, los líderes del Ibex en lo que va de año, con respectivas subidas del 86,5% y del 57,6%.

Repsol sube un 12,8% en Bolsa en el año y es una de las petroleras preferidas por Barclays, que en un reciente informe recomienda sobreponderar el valor y le asigna un precio objetivo de 24 euros por acción, frente a los 17,5 a los que finalizó el jueves. Barclays considera que, pese a los bajos precios del crudo, las compañías europeas integradas, como la que preside Antonio Brufau, tienen margen para hacerlo bien en Bolsa.

Las cuentas de Arcelor Mittal no acaban de despegar, pese a la mejora económica. Su activo es el precio del acero y este se ve dañado por la caída del petróleo. Es, de hecho, uno de los peores valores dentro del sector de recursos básicos del Stoxx 600, con un descenso del 4,7%. Con todo, los analistas confían en que este año deje atrás los números rojos, de 1.086 millones de euros, de 2014, para obtener un beneficio neto de más de 920 millones este ejercicio. El 54% de los analistas que cubren el valor son partidarios de comprar; el 30% de mantener; y el 16%, de vender.

Normas