Medio millón de trabajadores se emplearon con estas empresas

La contratación a través de ETT se disparó un 20% el pasado año

Un operario, en la cadena de montaje del Opel Meriva en la planta de General Motors en Figueruelas.
Un operario, en la cadena de montaje del Opel Meriva en la planta de General Motors en Figueruelas.

El pasado año la economía española creó empleo en términos netos por primera vez desde que empezó la crisis en 2008. En concreto, los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) contabilizaron 433.900 nuevos ocupados en 2014. Pero más allá de estas cifras oficiales, hay otras que también muestran claramente la reactivación del mercado laboral. Es el caso del incremento de actividad registrado por las empresas de trabajo temporal (ETT).

Según el registro que lleva el Ministerio de Empleo de las operaciones de este tipo de compañías, el pasado año realizaron 2.662.170 contratos de puesta a disposición (contrataciones por una ETT para que presten servicios en otra empresa usuaria). Así, el pasado año se registraron 429.521 contratos más de este tipo, lo que supuso un incremento del 20%. De esta forma, en 2014 fue el segundo año consecutivo en la crisis en el que aumentaron los contratos hechos por ETT. En 2013 ya anotaron un incremento pero éste fue menor, del 10%.

De hecho, el número total de contratos registrados el año pasado por estas compañías fue el mayor desde 2007, año en el que las ETT batieron su récord desde que se regularon en 1994, con 2.705.043 contrataciones.

Consecuentemente, en el pasado ejercicio también fueron más los trabajadores cedidos a empresas a través de una ETT. Casi medio millón de empleados estuvieron contratados por esta vía (495.675), lo que también representó un importante aumento del 17%.

Estos datos indican asimismo que las ETT hicieron el pasado año el 16% de todos los contratos que se registraron en el Servicio Público de Empleo. Este porcentaje –que se eleva al 17% si solo se tienen en cuenta los contratos temporales registrados el pasado año– es mucho mayor que la tasa de intermediación entre ofertas y demandas que lograron las oficinas públicas de empleo de las comunidades autónomas, que no llega al 2% del total de contrataciones que se registran.

“Lejos de precarizar el mercado laboral, los trabajadores contratados por una ETT para ser cedido a otras empresas están más formados, porque la ley les obliga a ello;y también por norma, ganan los mismo que sus compañeros de plantilla de la empresa usuaria”, insiste un directivo del sector. Además, este responsable argumenta que prueba de la especialización de muchos de estos trabajadores es que es el sector industrial el que más usa a las ETT en la actualidad. Así lo corroboran los datos del pasado año, cuando uno de cada cuatro contratos hechos por estas compañías fue para empresas usuarias de la industria manufacturera.

Sin embargo, aún se desconoce la efectividad de las ETT cuando actúan como agencias privadas de colocación en colaboración con las oficinas públicas de empleo. De hecho, en contra de lo que se preveía, las grandes ETT no han logrado alzarse con una parte importante de las adjudicaciones de esta nueva colaboración público privada en la intermediación laboral, vigente desde el pasado año. Por ello, aún habrá que esperar a nuevas convocatorias para saber si en este terreno son o no más eficientes que los servicios públicos.

Creciente presencia de los mayores de 35 años

Casi la mitad de los trabajadores que fueron contratados el pasado año a través de una ETT tenía más de 35 años (el 45%). Es más, este colectivo creció un 26% de media en 2014 frente a un incremento medio del 14% de los empleados menores de esa edad que también fueron contratados por una ETT.

Además, casi ocho de cada diez trabajadores que lograron un empleo con estas empresas fueron de nacionalidad española y el 60% de todos ellos, eran hombres, según los datos del Ministerio de Empleo.

La industria fue el sector que más utilizó ETT para sus contrataciones (723.278 contratos en 2014), seguido de la hostelería (400.224) y el comercio (336.204).

Sin embargo, las actividades donde más crecieron las contrataciones con ETT fueron las del sector inmobiliario donde aumentaron un 104% en 2014. Seguidamente, la educación experimentó también un fuerte aumento del 68% y la sanidad, del 37%. Las Administraciones Públicas, –donde las ETT pueden operar solo desde septiembre de 2010– también registraron un importante avance de contrataciones por ETT del 68,3%.

En cuanto a su implantación territorial, Cataluña es la comunidad donde más contratos hicieron estas compañías (483.313).Mientras que fueron Aragón y Cantabria, donde más aumentaron las contrataciones (un 39% y un 37%, respectivamente)

En 2014 continuó el proceso de fusiones y adquisiciones (también cierres) de empresas en el sector. A finales de 2014 había registradas 251 ETT, 20 menos que en 2013. En el año 1998, tres años después de su regulación legal, llegó a haber 435 ETT, por lo que desde entonces se ha producido una disminución del 42% de este tipo de empresas.

Normas