Entrevista con Juan Luis Goujon (MOA BPI Group)

“El mercado laboral español ha dejado de ser paternalista”

Juan Luis Goujon, durante un momento de la entrevista con Cinco Días.
Juan Luis Goujon, durante un momento de la entrevista con Cinco Días.

Juan Luis Goujon (Madrid, 1956) vive en Chicago, pero es muy probable que empiece la semana en Barcelona y la termine en Moscú. Es el CEO y responsable de Desarrollo Internacional de la multinacional de origen francés MOA BPI Group, dedicada a la gestión y consultoría de recursos humanos y especializada en proyectos de recolocación tras despidos colectivos.

Pregunta. Usted tiene una perspectiva mundial del funcionamiento del empleo: ¿Qué incertidumbres se encuentran ahora los operadores del mercado laboral?

Respuesta. El nivel de incertidumbre va añadiendo capas. A la situación actual, por ejemplo, se le suman algunas como la reciente crisis del precio del petróleo. Era impensable hace unos meses que el barril bajara de los 50 dólares... el destope del franco suizo. Y otras cuestiones como la amenaza yihadista o la concentración de la riqueza en unas pocas manos, pueden condicionarlo todo.

P. Para una empresa de recolocación como la suya, la mejora del empleo en España ¿es buena o mala?

r. La realidad es que hay un 58% menos de expedientes de regulación de empleo y en 2014 se despidió a 180.000 trabajadores menos que el año anterior. Es cierto que tenemos menos negocio, pero también que podemos ser más eficaces. De hecho, tardamos menos tiempo en recolocar a las personas. Necesitamos menos de seis meses, que se venía tardando hasta hace poco.

P. ¿En qué sectores se está notando más esta mayor facilidad para las recolocaciones?

r. En servicios a empresas clarísimamente, en hostelería, servicios a las personas. Y en el automóvil dentro del sector industrial. Donde sigue sin haber movimiento es en la construcción.

P. ¿Cómo cree que ha cambiado la crisis el mercado laboral en España?

r. Al margen del evidente cambio normativo que ha supuesto la reforma laboral, lo que sí creo que ha cambiado es la relación de la gente con su puesto de trabajo. Esta relación y, por tanto, el mercado laboral es menos paternalista y más profesional y más maduro. Esto se corresponde también con un tejido productivo de más valor añadido; y donde la oferta y la demanda están más en tensión. La consecuencia de eso va hacia lo que ocurre en Estados Unidos, donde recolocamos a la gente en tres meses.

P. Entonces ¿está la crisis americanizando el mercado laboral español?

r. Es que la palabra americanizado tiene tantas connotaciones negativas que prefiero no usarla...también hay mucha leyenda urbana en torno al mercado nortamericano. Además, es que no nos tenemos que parecer a Estados Unidos.

Pero lo que sí ha ocurrido es que el mercado español ha dejado de ser tan paternalista. Esto se ve también en otros sitios como Brasil, donde los jóvenes ya tienen una relación con el trabajo mucho más madura, abierta y donde están mucho más acostumbrados a relacionarse con la oferta y la demanda.

P. ¿Se refiere a que los españoles nos tenemos que acostumbrar a tener que cambiar de trabajo?

r. Más incluso que a cambiar de trabajo, a cambiar de proyecto; a entender el empleo como una parte del todo, que es tu vida. Pero solo es una parte.

P. ¿Cree que estos cambios operados por la crisis y la reforma laboral son suficientes o haría falta otra vuelta de tuerca a la legislación laboral?

r. Habría que sentarse y mirar con distancia qué está funcionando y qué no y corregir abusos.

P. ¿Qué tipo de abusos?

r. Es una ley muy abierta y quizás habría que reforzar la Inspección de Trabajo, que hiciese que la ley se cumpla de verdad. Alguien dijo que en España no hacía falta cambiar la ley laboral, con que se cumpliera el 80% de las normas, se solucionarían las cosas.

P. Los servicios públicos de empleo apenas intermedian en el 2% de las colocaciones ¿qué hacen mal?

r. Los servicios de empleo tendrían que tener más antenas puestas en los sitios donde es posible recolocar. Y, lo más importante, deben entender que cada vez más tenemos personas con perfil único y el recolocador debe conocer ese perfil porque las personas no se colocan por docenas, centenas o miles. También, colaborar más con el sector privado.

“El parado debe tomarse tiempo para conocerse”

“Cuando una empresa quiere hacer un ERE y nos llama diciendo: tengo un problema de 300 personas, inmediatamente le respondemos, no, tienes 300 problemas”. De esta forma, Juan Luis Goujon hace hincapié en que el éxito en las labores de recolocación de trabajadores afectados por reestructuraciones pasa por conocer los condicionantes de cada candidato. “Como no los conozcas bien vas a fracasar en su inserción laboral, seguro”, añade. Si bien, previamente, para que esta reinserción sea un éxito, Goujon da tres consejos: “el parado debe tomarse un tiempo para conocerse a sí mismo; tiene que buscar una red de apoyo personal y emocional y, finalmente, tener coraje y disciplina en la búsqueda de un puesto de trabajo nuevo”.

Y dentro de esta disciplina, Goujon destaca la necesidad de “hacerse un perfil profesional en las redes sociales”. Se trata de algo “imprescindible” hoy en día. “Si solo sabes hacer bien un curriculum ya no es suficiente”, indica este directivo del mundo de la recolocación. Sobre los errores que cometen los desempleados en la búsqueda de empleo, Goujon dice que “igual que nadie nos enseña a ser padres, nadie te enseña a ser parado”. Partiendo de ello, “el error más común es no tomarse tiempo para enfrentarse al mercado y entender qué le puedes ofrecer siguiendo la regla de oro del marketing:qué es lo que te hace único; a qué precio y en qué sitio te vas a vender.

Normas
Entra en El País para participar