Hay menos marroquíes y más chinos

Casi seis de cada diez extranjeros residentes en España son europeos

Ciudadanos asiáticos en el mercado de San Miguel en Madrid.
Ciudadanos asiáticos en el mercado de San Miguel en Madrid.

La proporción de ciudadanos europeos afincados en España sobre el total de extranjeros con residencia legal en el país no ha parado de crecer durante la crisis económica. Si al cierre de 2008 los comunitarios representaban el 40% del total de la extranjería, a 31 de diciembre de 2014 eran ya el 56,32%.

Según la estadística que elabora el Observatorio Permanente de la Inmigración (OPI) del Ministerio de Empleo, en España residían legalmente al cierre del año pasado 4.925.089 personas tras una reducción del 0,37% que se tradujo en 18.538 residentes menos. Un año antes, la caída fue del 0,55%, atribuída por el OPI al acceso a la nacionalidad española.

De estos 4,9 millones de extranjeros, 2,7 millones son de nacionalidades europeas (56,32%) y el resto, 2,1 millones de personas (43,68%), de otros países. Se reproduce así una inversión de los términos que empezó a notarse a partir de 2008, cuando los comunitarios eran sólo cuatro de cada diez foráneos instalados en el país.

En el año 2009 el peso de los europeos se incrementó seis puntos hasta suponer el 46,53% del total y un año después ya eran el 48,75% de todos los residentes legales en España. En 2011, por primera vez, eran ya más de la mitad, (el 51,65%). La disminución de ciudadanos de terceros países fuera de Europa es atribuible “principalmente al acceso a la nacionalidad española, que son más elevados durante 2013, coincidiendo con el Plan Intensivo de tramitación de expedientes”, indica el OIP.

Según revela la estadística, el 74,06% de los comunitarios residen con carácter temporal en España y un 25,94% lo hacen de forma permanente. La nacionalidad más numerosa entre los europeos es la rumana, con 953.183 residentes en España, el 19,36% del total de extranjeros y se incrementó un 2,69% el año pasado. Le siguen los británicos, 275.817 personas (el 5,60% del total) que aumentaron un 3,87% el año pasado; los italianos, que son 217.524 tras crecer la comunidad un 6,09%; los búlgaros, 183.342 y suben también un 1,79%; los alemanes, 148.644 (3,74% más).

Ninguna de las nacionalidades europeas perdieron residentes en España el pasado año. Pero sí menguaron, por contra, algunas de las mayores comunidades de terceros países. Los marroquíes –la nacionalidad no europea más numerosa– contaba en diciembre con 770.735 personas, un 1,84% menos que en las mismas fechas del año anterior; y los ecuatorianos, la segunda comunidad con más presencia eran 192.404, un 13,94% menos.

No ocurrió lo mismo con los nacionales de China, que ya son la tercera nacionalidad no europea más numerosa en España y la sexta en el ranking total, con 191.078 residentes y un crecimiento del 3,74% en 2014; mientras la comunidad colombiana perdía el 13,81% de sus residentes, que ascienden a 139.952 personas, y la boliviana se dejaba un 12,27%, hasta los 115.202.

 

 

Normas