A partir de ahora penas de cárcel de entre uno y tres años

Alcohol, cuchillas de afeitar y perfumes, lo más robado en el super

Una trabajadora de Mercadona repone productos en las estanterías.
Una trabajadora de Mercadona repone productos en las estanterías.

Las asociaciones empresariales del gran consumo en bloque se han declarado satisfechos con la reforma del código penal en lo que a hurtos comerciales se refiere. En un encuentro celebrado en las oficinas de Aecoc, la patronal del sector, se ha remarcado la importancia de este problema que deja 1.600 millones de euros en pérdidas.

El estudio desgrana por departamentos y tipo de comercios los productos más sustraídos. De esta forma, en en alimentación son las bebidas alcohólicas, seguidas de productos frescos, las conservas y los chocolates y dulces.

En las tiendas de ropa, son las prendas de vestir las que se sitúan muy por delante del resto de productos. Les siguen de lejos los complementos y el calzado. En último lugar aparece la moda deportiva.

La cosmética es otro de los departamentos que se ven más afectados por los hurtos comerciales. Las cuchillas de afeitar y los perfumes empatan en cabeza, seguidos de la cosmética facial y maquillaje y los productos de higiene personal.

En ferretería, las herramientas son las más sustraídas, seguidas por las pilas, los pegamentos y esmaltes. Y por último, en Electrónica, las tablets llevan su moda también a los hurtos, donde se sitúan por delante del resto de los dispositivos.

En concreto, José María Bonmatí, presidente de Aecoc, ha mostrado su satisfacción debido a que la reforma de este código, aprobada el jueves en el Congreso de los Diputados, va contra las bandas organizadas. Estos grupos suponen el 80% de los robos en los supermercados y grandes almacenes. El cambio en la ley se traduce en la eliminación de las faltas y su sustitución por delito leve, siempre que no se rebasen los 400 euros.

Además, esta reforma incluye la creación de un registro de reincidencias. "Nos preocupa la profesionalización de los hurtos", ha afirmado Bonmatí. Este fichero servirá para controlar la repetición de estos delitos. Los reincidentes pueden enfrentarse a penas de cárcel de entre uno y tres años.

En el encuentro han estado presentes los representantes de Stanpa, patronal de los productos de cosmética y perfumería; Fiab, organización de productores de alimentación y bebidas; y las dos patronales de los supermercados, ACES y Asedas. El presidente de esta última, Ignacio García Magarzo, ha afirmado que es una "reforma importante" ya que es un "problema desconocido". Considera que esta reforma será más "práctica y efectiva".

Los llamados "hurtos famélicos" o por necesidad, son la menor parte de los que se producen, "frente a la opinión general" como ha explicado García Magarzo. Los ponentes han considerado que la reforma de la ley va contra la delincuencia organizada y no contra estos hechos que son "testimoniales".

Normas