Nueva escuela de profesiones artísticas

Nace SUR, con el norte puesto en el arte

Nace SUR, con el norte puesto en el arte

Los del norte tienen su mérito, pero los del sur también hemos contribuido al desarrollo artístico y cultural de Europa”. Con esta reflexión justifica Alberto Fesser, vicepresidente del centro cultural La Fábrica, el nacimiento de SUR, una escuela de profesiones artísticas creada el año pasado por la citada organización y el Círculo de Bellas Artes. El objetivo: formar a los profesionales de todas las disciplinas del arte mediante un programa único. “Se trata de un proyecto único, con un perfil heterogéneo, que huye de la especialización como punto de partida, ya que lo importante es conocer el todo y después especializarse, encontrar un lenguaje propio con el que profundizar”, prosigue Fesser.

La primera edición, que arrancó en 2014 –el curso son dos años, 640 horas de clase por curso más las prácticas– con 30 alumnos, cubre una treintena de áreas y mezcla la teoría del arte con la práctica, de manera que un día se sientan las bases de la arquitectura, otro día se habla de una novela y al siguiente, de una composición musical o de un guion de cine. “Lo importante son las ideas, del mismo modo que no se aprende a escribir sin aprender primero a leer. Queremos fomentar el espíritu crítico, enriquecerlo con multitud de referencias y desarrollo de la capacidad analítica”, señala.

Para el próximo curso, que va de octubre a junio, está previsto que se incorpore otra treintena de alumnos que convivirán con los matriculados en la primera edición. El precio es de 6.500 euros al año y las clases se imparten en el Círculo de Bellas Artes, cuyo director, Juan Barja, junto con los ideólogos de La Fábrica, encabezados por su presidente, Alberto Anaut, es el promotor de la iniciativa.

A este proyecto acaba de sumarse Acciona, con una inversión de más de 100.000 euros, que ha creado una cátedra especial, donde ofrece un programa mensual de conferencias de autores y pensadores, entre los que figuran el historiador de arte español Manuel Borja Villel, el ensayista francés Georges Didi-Huberman o el fotógrafo Joan Fontcuberta. La empresa de infraestructuras y energías renovables ha creado unas becas, diez en total, para financiar la formación de alumnos con potencial artístico que hayan pasado las pruebas de admisión. “Queremos ser un referente en formación artística”, concluye Fesser.

Normas