Philip Morris, ¿la puntilla para las franquicias de cigarros electrónicos?

La compañía sacará al mercado un cigarrillo electrónico que se venderá en los estancos, que llevará el nombre de Solaris

Philip Morris, ¿la puntilla para las franquicias de cigarros electrónicos?

Las franquicias de cigarrillo electrónico lo tendrán aún más complicado con el anuncio de Philip Morris de sacar al mercado Solaris, su primer cigarrillo electrónico. Se venderá en la red de estancos de España y según informa la compañía, cuenta con un diseño elegante y compacto, que no produce humo ni ceniza.

En los últimos tiempos el sector había sufrido con dureza los efectos de la crisis, de ahí que sólo sobreviesen un pequeño porcentaje de las franquicias de cigarrillos electrónicos. En nuestro país un millón y medio de personas han probado estos cigarros, aunque el porcentaje de los que continúan vapeando se reduce al 2%.

El director general de Philip Morris Spain, Mario Masseroli, asegura que esto "refleja que existe un gran número de fumadores que buscan alternativas a los cigarrillos tradicionales, pero aún no están satisfechos con los 'e-cig' existentes y esperan un producto de confianza como Solaris, que cumpla con los más altos estándares de calidad". Emplea un líquido de alta calidad que se produce en Estados Unidos y cuenta con la exclusiva tecnología 'FourDraw', que se trata de una innovación única en el mercado.

Solaris ha llegado ya a la red de estancos del país con dos versiones: Tobacco taste y Fresh. En cualquiera de las dos opciones se incluye un cigarrillo electrónico recargable y un cargador USB. Los cartuchos para los cigarrillos se pueden comprar por separado en paquetes de dos unidades.

La venta de los 'e-cig' de Philip Morris en estancos puede suponer el fin de muchas franquicias del sector, ya que posiblemente perderían clientes ante la oferta tan sugerente que presente este gigante de la industria tabaquera.

Durante los últimos meses se había apreciado además un claro descenso en las ventas de este tipo de productos, sin olvarnos de los franquiciados que se han visto obligados a cerrar sus negocios. En unos casos debido a la prohibición de vapear en determinados espacios públicos, mientras que también ha influido de manera decisiva la gran competencia. Fueron muchas las franquicias que se intentaron aprovechar del boom del cigarrillo electrónico, pero quizás no había tanta demanda como se pensaba.

Normas