Propiedad del vicepresidente de Coca-Cola Iberian Partners

Roda invierte siete millones en su bodega de La Horra

Viñedos de la bodega La Horra (Burgos).
Viñedos de la bodega La Horra (Burgos).

Ha pasado más de una década, desde que Bodegas Roda decidiera iniciar un nuevo proyecto fuera de las tierras donde tiene asentado desde 1987, su negocio empresarial, La Rioja. Fue en 2004, cuenta el director de la bodega, Agustín Santolaya, cuando empezaron –él mismo y los propietarios de la bodega, Carmen Daurella y su exmarido, Mario Rotllant, vicepresidente a su vez de la distribuidora Coca-Cola Iberian Partners– a hacer planes para expandir el negocio vinícola a otras zonas de España.

El horizonte estaba despejado, no había nubes ni se barruntaba ninguna crisis económica. “Teníamos un gran conocimiento de la variedad de tempranillo y una buena red de distribución, y comenzamos a estudiar la posibilidad de hacer un nuevo vino en otra zona. Y caímos en Ribera del Duero”. Primero se fijaron en Valladolid, donde están asentadas las principales bodegas de esta denominación de origen, pero más tarde se encaminaron hacia la zona burgalesa, donde están las viñas con más solera, “donde está la finura, la elegancia”. Decidieron asentarse en 2009 en el pueblo de La Horra, donde encontraron viñedos viejos y a dos socios, Pablo y Pedro Balbás, propietarios de más de 40 hectáreas, dispuestos a arrendarles las tierras y ser socios en este proyecto. Los pilares de esta bodega, denominada, como no podía ser de otra manera, La Horra, que estará finalizada en 2018 y en la que se invertirán unos siete millones de euros, ya están asentados.

Las cifras, según aseguró ayer Agustín Santolaya, los avalan:del vino Corimbo elaboran 140.000 botellas, de las cuales 55.000 se vendieron en 2014, y del que esperan despachar en el presente año un 30% más, alrededor de 72.000 unidades. “El año pasado crecimos un 60%, y ya estamos presentes en 35 países, entre ellos, Reino Unido, Suiza, Estados Unidos, Alemania, China y Japón”.

En breve comenzará la construcción del edificio central, rodeado de una finca de 22 hectáreas, que tendrá capacidad para albergar 300.000 botellas. “Nuestro crecimiento está siendo muy tranquilo, y lo más importante es que destinamos el 15% de nuestra actual facturación [300.00 euros] a I+D”, señala Santolaya.

Normas