Empleados de Delphi, Bayer y Nutrisport entre los pasajeros

Empleados de Delphi, Bayer y Nutrisport entre los pasajeros

Cuarenta y cinco personas con apellido español viajaban en el avión de la compañía Germanwings que se ha estrellado esta mañana, con 144 pasajeros y 6 tripulantes, en Los Alpes franceses tras partir de Barcelona en dirección a Dusseldorf (Alemania).

La aeronave siniestrada, un Airbus A320, despegó de la terminal T-2 del aeropuerto del Prat de Barcelona poco antes de las diez de la mañana con destino a Dusseldorf con 150 personas a bordo y según el presidente francés, François Hollande, todo apunta a que no hay supervivientes.

La mayoría de los 144 pasajeros que viajaban en el vuelo de Germanwings, -la compañía de bajo coste de Lufthansa-, que se ha estrellado hoy en los Alpes Haute Provence, cerca de la localidad de Barcelonette, son pasajeros alemanes que regresaban a sus casas tras pasar unos días en Barcelona y Palma de Mallorca.

Fuentes de la aerolínea han calculado que en el aparato viajaban al menos 67 ciudadanos alemanes, mientras que en Sevilla, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha confirmado que entre los pasajeros “hay 45 apellidos españoles”.

A primera hora de la tarde se han ido conociendo algunos detalles de esta lista de pasajeros, aunque todavía no se dispone de casi ningún identidad porque ese listado no se ha hecho público.

Sí se ha confirmado que entre los españoles que viajaban a bordo del A320 figuraba Josep Sabaté Casellas, un exempleado de la firma gallega Inditex que esperaba el nacimiento inminente de cuarto hijo; dos trabajadores de Fira de Barcelona, otros tantos de la multinacional Delphi y al menos un trabajador de Bayer y la esposa de otro empleado de la multinacional química.

Varios trabajadores de la empresa NutriSport, que elabora bebidas y alimentos para deportistas y está ubicada en la localidad barcelonesa de Argentona; una empleada de Desigual y un vecino de Lorca (Murcia) también viajaban en la aeronave siniestrada.

También se ha conocido que un vecino de la localidad de Águilas (Murcia) está en la lista de embarque, según fuentes municipales.

Además, el ayuntamiento de Llinars del Vallèès ha confirmado que 16 alumnos alemanes de cuarto de ESO y dos profesoras que habían realizado un intercambio escolar en un instituto de esta localidad barcelonesa iban en el avión.

Mientras, a las 16:30 horas ha dado inicio la reunión del gabinete de crisis creado por el Gobierno y presidido por su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en el Palacio de la Moncloa con el objetivo de analizar los datos sobre el siniestro.

La Junta de Portavoces del Congreso ha suspendido la mayor parte del pleno de hoy martes y la sesión de control de mañana en la que estaba prevista la comparecencia del jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, por el último Consejo de la UE, en señal de duelo por el accidente de avión.

El Senado ha guardado un minuto de silencio por las víctimas del accidente, que ha provocado la cancelación de numerosos actos oficiales.

En Barcelona, el ejecutivo catalán también ha formalizado una célula de crisis, encabezada por el conseller de Interior, Ramon Espadaler, y la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, para coordinar las acciones desde la terminal 2 del aeropuerto de El Prat.

Allí, en el bloque técnico de esta misma terminal, se ha preparado la atención a los familiares de los pasajeros, que están recibiendo atención psicológica ante el “estado de shock” en el que se encuentran, y que han comenzado a ser trasladados a hoteles cercanos al aeropuerto.

También la Generalitat ha reforzado el servicio del teléfono 012, que centralizará la información a los familiares de los pasajeros y ha decidido fletar tres autocares para trasladar a los familiares de las víctimas hacia la ciudad de Niza en las próximas horas.

El ejecutivo catalán ha puesto a disposición de las autoridades francesas ocho médicos forenses, dos de ellos dentistas, para colaborar en las tareas de identificación de los cadáveres, mientras que el Ministerio del Interior ha ofrecido un equipo de policías de Científica.

Los Reyes han suspendido su viaje de Estado a Francia tras el accidente, del que han estado permanentemente informados desde su llegada a París.

Desde la sala de pantallas de la sede del Ministerio del Interior, Felipe VI y la Reina Leitiza han podido ver imágenes en directo del lugar del siniestro, en una zona de difícil acceso, y han recibido información de última hora procedente de las autoridades francesas.

Normas
Entra en El País para participar